Experimento casero

Hace un tiempo, basándonos en la interesante teoría del efecto placebo, una amiga y yo nos encargamos de aplicar rigurosamente el método científico visualizando un objetivo puntual: comprobar que la hipótesis tantas veces discutida sobre los efectos del alcohol en ciertos adolescentes son, en ciertos casos, pura y exclusivamente psicológicos.

- Cambiale el vaso- sugerió Virginia, ya bastante entonada. La fiesta había empezado hacía poco más de media hora; pero para Virginia era más que suficiente para haberse bebido ya lo equivalente a seis medidas de whisky, si hablamos de graduaciones.

- ¿Te parece?- pregunté. -Si se entera se re quema.

Virginia se tambaleó y luego me miró con una sonrisa boba estampada en la boca.

- Dale. Así comprobamos. Te juro que esa mina nunca se ha empedado en la vida, nadie se empeda con un vaso de vino. Es todo mente. Vas a ver.

Me sacó el vaso de la mano y comenzó a servir Coca Cola. A eso le agregó Sprite, luego soda y después jugo de lima.

- ¿A qué sabe?-interrogué con curiosidad, observando con la cabeza ladeada la extraña mezcolanza efervescente y amarronada. La chica probó un sorbo y cerró fuerte los ojos. Haciendo una mueca de asco, y sin abrirlos, comentó:

-Está espantoso.

-¿Pero parece que tuviera alcohol?

-No se va a dar cuenta.

Efectivamente, la víctima (o más bien, nuestra viva evidencia) bebió el espantoso menjunje creyendo que estaba vaciando una botella de algo extraño y exótico, que la daría vuelta como una media. Se mareó, dijo estupideces, habló arrastrando las palabras, y hasta vomitó.

Paso a paso, Virgina y yo dejamos todo anotado, con la nomenclatura acorde para la ocasión.

1) Investigación.

Teoría del efecto placebo. Monografía Facultad de Medicina 2008. Estudio de la Universidad de Michigan, “Efecto placebo varía según la forma en que el cerebro anticipa recompensas”,  julio 2007…

2) Observación.

Objeto en observación: Juana Santamarta.

3) Hipótesis:

Juana Santamarta segrega alguna especie de hormona que la hace creer que está borracha, cuando el alcohol apenas roza sus labios.

4) Experimentación:

Se reemplaza la Coca con Fernet por una mezcla de bebidas analcohólicas efervescentes, a efectos de crear un sabor peculiar e irreconocible, para que la observada comience, como sucede comunmente, su segregación de hormonas mentirosas.

5) Resultados

La observada presenta síntomas típicos de la borrachera. Náuseas, mareos, inhibición del sistema nervioso central, respuestas lentas y poco trabajadas, falta de reflejos y coordinación, etc.

6) Conclusiones

Finalizando la investigación, concluimos que dos cosas pueden haber sucedido:

a) La teoría del efecto placebo, y por ende la nuestra, queda comprobada.

b) La mezcla exagerada y repugnante de bebidas analcohólicas le causó a la observada una terrible indigestión, lo que hizo que presentara síntomas de la índole mencionada.

 

Al fin y al cabo, nos pasamos la noche tan entretenidas que nos olvidamos de todo. A Virginia hasta se le olvidó tomar…

About these ads

8 comentarios

Archivado bajo Daniela_

8 Respuestas a “Experimento casero

  1. pero ¿todo esto es verdad? ¿de verdad hicisteis tal experimento???? jajajajajajaja

  2. jajaj nah, ni siquiera tengo una amiga que se llame Virginia xD

  3. Pues me lo había creído.
    Está divertido y como siempre muy bien escrito.
    Cuando tengas una amiga de nombre Virginia, me la presentas. Nunca he conocido a ninguna con ese nombre, y me encanta.
    Enhorabuena Dani.
    Fenomenal

  4. jajajajaja… pues entonces el texto es muy bueno… porque me lo creí :D

  5. yo me lo creí de pe a pa, y estoy completamente de acuerdo con esas terías, todo está en la cabeza y si te crees una cosa de verdad sufrirás las consecuencias de esa creencia.

    De hecho y mi caso sí que es verídico, a un amigo borracho ya al principio de la noche, le estuvimos dando copas sin alcohol, sólo echábamos el refresco cada vez que pedía una copa, y una gota, pero una milésima gota de nada encima del refresco para que el primer sorbo le supiese mínimamente a ron, y su borrachera siguió creciendo como si se tomase copas normales ante nuestro asombro.

  6. Hola Daniela,
    La verdad si yo tuviese que elegir prefiero un buen cosmopolitan o, simplemente ron, que el brebaje ese que relatas.

    Divertido, ciudadana. Un beso

  7. jajajajajaja!!!!, yo creo que nos pasan cosas en la vida diaria que se pueden considerar efecto placebo.

    Besos.

  8. Pingback: How To: Get F’ed Up Down South | Fernet y Coca Will Make You Dance & Breed

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s