Archivo de la etiqueta: blog

De nuevo por aquí…

 Bien, que solo luce esto, el silencio es inquietante. Desde hace casi un año este maravilloso blog no tiene una entrada nueva. Pero veo con mucho entusiasmo que las visitas siguen, que a las personas que les gusta la buena lectura nos dejan sus comentarios alabando cada una de las maravillosas entradas. Esto me motiva.

Mi nombre es Cuauhtémoc y un día me tocó la suerte de poder pertenecer a un equipo de escritores maravilloso y entusiasta, el cual poco a poco con su ingenio y dedicación fue llenando este blog. Hoy regreso, después mucho tiempo de ausencia, para toparme con que esto está abandonado. Compañeros: ¡Regresen por favor! el publico los aclama. Los necesita. Las ideas fluyen en sus mentes eso lo se, así que tenemos mucho que dar todavía.

Me atreví pedir autorización a Sito para poder empezar de nuevo a publicar  y él, muy amablemente  me abrió las puertas de este blog, que si bien es cierto ya es de todos, de los que escribimos alguna vez aquí y de todos nuestros lectores.

 Sí, gracias a ustedes que han leído cada uno de los post aquí publicados, porque ustedes nos dan la fuerza para seguir cosechando ideas.

Ahora aquí está la invitación, aquí está el primer post después de las larguísimas vacaciones que se tomó el blogguercedario para continuar. He aquí me he tomado la libertad de escribirlo, con la finalidad de invitarlos a que sigan visitando, a que sigan leyendo, porque aquí siempre habrá alguien que esté escribiendo.

Y bueno, como introducción y primer post creo que ya es algo, así que aquí les dejare mi ultima frase, espero que haya alguien que la siga y publique un nuevo post con esa frase, si no es así estaré visitando y claro si no hay nadie mas que publique, lo haré, pero obvio que me encantaría que alguien mas estuviera por aquí ya. Porque las nuevas etapas traen nuevas oportunidades.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo W - Cuauhtémoc

Sala de confesiones

Yo confieso. Sí, confieso, pero que conste en acta que no me arrepiento.

He sido malo, muy malo pero es mi función. Yo no se hacer otra cosa porque nací para esto, y tú ¿sabes tú función?. La vida es dura y sin mí lo sería mucho más. Sin mí no estarías preparado para ella y sin mí quizás no merecieras vivirla y quizás no sería necesario que lo hicieras. Todo bien, todo correcto, todo normal….eso no es vida es otra cosa, un camino de rosas, flores que nunca nos ayudan a madurar, evolucionar, adaptarse y sobrevivir, la misma palabra lo dice, eso sí es vida, la de cada uno, la que cada uno se merezca. Yo estoy ahí siempre, a tu lado y hay veces que gano y otras no, pero siempre trabajo para mí aunque a veces te favorezca. Normalmente no gano porque hay muchos como tú, hay muchos habitats donde me adapto porque no soy uno más, soy el que decide hasta donde llego y hasta donde llegas tú, no tengo límites y tú sí, es mi virtud y paradójicamente también la tuya. No soy más que tú pero soy mejor, tengo mi función y un poco de la tuya, soy necesario para ti y para ellos, bueno ellos, ellos no se merecen nada si me eligen a mí, pero mientras lo hacen o no, tienen derecho a vivir, son las reglas del juego y las acepto. Ellos no pueden vivir sin ti pero tampoco sin mí, yo les enseño y tu los malcrías, conmigo aprenden, aprenden a elegirte a ti. Pero por eso mismo soy necesario, no como el arrepentimiento. El arrepentimiento es necesario en la confesión porque si bien es dogma de fe que cuando dios perdona, perdona de verdad, también lo es que no puede perdonar a quien no se arrepiente.

 Pero de eso sabes tu más que yo, querido angelito, yo como diablillo se más que tu en todo lo demás.

6 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo

Voy a contarles algo…

Dieciocho de marzo de 1993 son las 16:00 h (aprox.) en la ciudad de Sevilla, cuatro chicos de entre 15 y 16 años se reúnen como cualquier otro día para pasar la tarde juntos, entre risas y juegos, entre amigos. Jose, Pedro, Miguel Ángel y Benjamín podrían ser cuatro chicos cualquiera porque en esa época y por estas tierras la gente se reunía en la calle, no había móviles y si no salías a la calle nadie te llamaba, nadie se acordaba de ti. El día se había despertado gris y frió, el tiempo amenazaba lluvia desde por la mañana temprano, bueno, mas que lluvia tempestad y mirando hacia arriba el cielo gris tornaba a rojizo con el paso de las horas, daba la sensación que en breve este se caería sobre ellos. Así las cosas, el chico llamado Jose ofreció bajar a su “cuartillo”, una habitación medianita que tenia cada propietario en los sótanos del edificio, una habitación siniestra en una planta baja deshabitada por completo, y allí buscar algún entretenimiento. Fue comentar eso y escucharse un trueno como nunca antes habían escuchado, primero un estruendo brutal y después un flash inmenso, tanto como el cielo de Sevilla, y en medio un rayo directo desde…. quizás desde el infierno. No dio tiempo a caer la primera gota y los cuatro amigos ya marchaban, porque la tarde empezaba a ponerse fea, Miguel Ángel tomo la iniciativa y nadie tuvo mejor idea- Joder eso ha tenido que caer cerca, vamos abajo-. Una vez en el habitáculo todos se preguntaron a que demonios iban a jugar allí, tres o cuatro metros cuadrados libres y alrededor estanterías con libros viejos de su padre, un astrónomo famoso en el barrio pero con mala reputación en su casa, que desapareció en extrañas circunstancias o mejor dicho nadie supo nunca las circunstancias.

–Ya se a que podemos jugar tío, mira lo que tenía mi padre  aquí – dijo José para intentar pasar la tarde, sin mas.

– Eso es una güija “killo” déjate de rollo que eso es chungo, pudo decir Pedro perfectamente.

– ¿Chungo?, eso no vale para nada yo me rio de eso y de todos ustedes si jugáis a eso, exclamo Benjamín.  

– ¡Venga! pues entonces vamos a jugar y nos reímos, sentencio Miguel Ángel.

Y así fue, los cuatro chicos de rodillas en una habitación con suelo de…. bueno sin suelo, de rodillas en cemento puro, y húmedo, muy húmedo, tanto como el ambiente, casi irrespirable, algo así como el calabozo tetrico de una pelicula terrorifica de serie B . Cada dedo en un vaso, ¿allí había un vaso?, si señores allí había un vaso, inexplicable pero ya saben que la realidad supera siempre a la ficción je je. Primera pregunta. Jose toma la palabra y pregunta…. “¿Papa estas entre nosotros?”. Corazones paralizados, todos habían escuchado hablar de ese rollo pero la situación era totalmente propicia para que sucediera algo malo, muy malo. El vaso se movió y se situó encima de la casilla que contenía en su interior como respuesta “SI”, ya se les podía pinchar y no notaban nada, fríos como el hielo y al borde de gritar un “vasta”, pero nadie se atrevió. Siguieron así unos veinte minutos pero fue una vida entera para ellos, más preguntas y más respuestas, alguna no tenía sentido pero la mayoría tenían un sentido aterrador. Y ya imagínense, cada uno preguntando aquello que creía que podía ser definitivo para saber de verdad si había alguien más allí y alguien que por desgracia no era terrenal. Pero todo se trunco cuando……

– ¡Al carajo con tu padre!, Benjamín le pego un manotazo al tablero y el vaso salio despedido como si hubiera estado cargándose con energía cinética todo ese tiempo, para chocar contra la puerta de la habitación.

Todos sintieron que algo iba mal, que aquello no se había terminado de una manera normal y que ninguno estaba seguro allí. De repente suena la puerta de arriba, la que permite acceder a la planta baja por medio de unas escaleras, se abre y se cierra seguidamente. Los cuatro a la vez abren la puerta del zulo y se dirigen por un pasillo, sin ventanas, solo puertas, un corredor de la muerte, hacia las escaleras sin dirigirse la palabra, en el silencio más absoluto.

Jose iba el primero y de repente se detiene justo delante del primer escalón….

– ¡“Killo” esto no puede ser!, yo no puedo dejarle el marrón este a mi madre aquí esperarse un momento. A nadie le gusto la idea evidentemente pero el chico tenía razón.

 – ¡Y que coño quieres que hagamos, cojones!, dijo cualquiera de los tres.

– Os voy a decir lo que vamos a hacer, voy a por la güija y la voy a traer aquí, ¿veis ese extintor de esa pared?, pues tendrá un numero de serie seguro, vamos a ver si de verdad dejamos alguien aquí o no. Y como no, otra vez como en las películas también apareció un bolígrafo para apuntar el numero que supuestamente iba a contestar…. alguien.

 Bueno, lo de aquella habitación ustedes saben aquello del poder de la mente y todas esas cosas, que yo me las creo a pies juntillas, pero que cada un piense lo que quiera. En cada pregunta al menos uno sabia la respuesta y conscientemente o inconscientemente podía moverla o ayudar a moverla, nunca iban a estar seguros. Pero lo que había propuesto Jose era lo bastante definitivo para que tragaran saliva los cuatro a la vez y asintieran con la cabeza. Jose marcho por el tablón diabólico y lo trajo de nuevo antes ellos junto con el vaso, ese horrible recuerdo volvía ante sus ojos. Se arrodillaron y Jose tomo la palabra.

– Papa, si estas aquí, muéstranos por favor el número de serie de ese extintor.

El vaso se movió bruscamente hacia el 0, después hacia el 1, cada vez mas rápido, prácticamente no daba tiempo ni a apuntarlo, tenían que acordarse entre todos del que había dicho antes, al fin se detuvo y todos se quedaron en silencio mirando el numero, como memorizando, eran muchos números, pero ¿quién iba a comprobarlo?. Decidieron ir todos juntos y fue darle la vuelta al extintor y ……bueno el final pensaba contároslo la siguiente semana que venia muy bien al tema, pero la verdad solo pensar tener en la cabeza ese recuerdo una semana miedo me da.

Imagínense, una pegatina mas grande de lo esperado les sorprendió con un numero exactamente igual que al que habían escrito, patadas en el culo y codazos en la cara para subir el primero por la escalera, no eran personas eran fieras subiendo por una montaña. Y claro como no, la puerta tenia truco y no se abría, hasta que consiguio llegar Jose hasta ella y ….una vez fuera, bueno.. un sol esplendido recibio a los cuatro chavales que incredulos miraban el cielo azul, y una vez mas sin hablarse.

Para terminar dejar claro, por si alguien no se había dado cuenta, que este relato se parece en algo más a una película, de los cuatro chicos tres nombres son reales pero Pedro, ese chico en realidad no se llamaba así….Y desde entonces os puedo jurar algo, yo no creo en dráculas ni hombres lobo ni nada por el estilo, pero en que hay algo mas ahí fuera… eso es seguro.

 

Lino

31 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo

Y si sólo fuese en uno….

Eso es lo que ocurre cuando pasa de afición a ser un sustento de vida.

Escribir en un blog es algo personal, altamente gratificante y que, aunque parezca increible, a mi me produce grandes satisfacciones. Esa fui mi forma de pensar desde que me metí ya hace 2 años en el mundo de los blogs.

Pero las circunstancias cambian y como digo yo, son las que hacen cambiar a las personas. Los humanos por nosotros mismos raramente cambiamos, “nos cambian”.

Lo mismo me ha pasado con los blogs.

Yo empecé con un blog personal y un blog de humor que muchos conoceréis, pero las circunstancia me han obligado, como digo yo, a pluriemplearme escribiendo en ya ni me acuero del número de blogs. Y es que e otro día lei un artículo en el periódico El Mundo en el que comentaban que la profesión de ‘blogger’ en los EEUU ya estaba considerada como tal. Aquí todavía no se ha ideado esta figura, pero todo se andará.

Ciertamente cuando lo que te gusta es escribir y compartir experiencias, el blog te da muchas satisfacciones. Pero cuando ya lo conviertes en una forma de vida, la cosa cambia. Viendo las cosas con objetividad, vas a lo práctico y aquello que caracteriza a un blog, que es la personalidad propia, se pierde. La esponteneidad, la originalidad se acaba y empiezan las pautas y la estandarización.

No obstante, siempre es bueno quedarse con tu propio rincón privado que te de satisfacción personal, cosa que yo consigo tanto con mi participación en este ‘Blogguercedario’ como en mi blog propio.

Me gustaría ser más participativo de vez en cuando, pero debéis de comprender que cuando a lo largo del día realizo más de 30 entradas en blogs que no son míos, la cosa acaba pervirtíéndote.

Aún así, creo que el blog será por mucho tiempo una arma de comunicación de masas y siempre es bonito encontrar blogs personales donde cada uno quiere aportar lo mejor de cada uno.

Por eso mi intención de seguir participando y seguir creciendo en este proyecto del cual me siento orgulloso de él y de colaborar con todos vosotros.

Un saludo a todos.

6 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Escribo en un blog…

 Por El efecto mariposa
 
Escribo en un blog lo que no soy capaz de decirte a la cara.
Escribo y dejo colgados y expuestos al mundo, donde cualquiera pueda robarlos, los trozos de ti que quedan en mi memoria y en mi pecho.
Escribo en un blog y me siento menos humana, más divina, más valiente y menos vulnerable…Y se me van resbalando por los dedos las palabras, y las coloco tan ordenadamente como el dolor me deja, y con ellas rompo con nosotros en cuatro líneas escritas en ningún papel, en ninguna carta, en ningún lugar donde puedas reconocerme al leerlas para que esto se acabe y para siempre, pero sólo a medias.
 
 
El efecto mariposa… εïз
 

18 comentarios

Archivado bajo El efecto mariposa

Escribo en un blog

Dede hace unos meses para aquí, yo ni sabía exactamente lo que era un blog, (me sonaba a chino). Pero alguien me introdujo en este mundillo, y poco a poco fui descubriendo que me encantaba leer a otr@s y escribir para much@s.

Empecé tímidamente, y seguro que algo torpe, pero creo que me fui integrando en un grupo de personas que sentían lo mismo que yo, hasta tal punto , que me enganché a ello.

Cuando llegaba a casa y encendía el ordenador, lo primero que veía era el BLOGGUERCEDARIO. Era una necesidad, como una droga. Pero una droga plenamente satisfactoria. Pero no sólo cuando leía los comentarios que me dejaban en mis post, sino también, en los momentos de lectura que no me parecían pérdidas de tiempo, en el que empleaba deleitándome con las historias geniales y divertidas de l@s demás componentes del Blog.

Enseguida publiqué un blog propio, donde escribía mis inquietudes y demás historias, aunque ahora lo tengo un tanto paradillo a causa de las muchas horas que me quita mi trabajo, y no es algo que me guste la verdad, pero sigo siendo muy fiel al Blogguercedario, eso si que no lo pienso dejar de lado.

En definitiva. Que me alegro de pertenecer a este magnífico club y espero que en esta nueva etapa nos lo pasemos tanto o más que la anterior.

Abrazos para tod@s.

GORIO

6 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Escribo en un blog

Cuando la noche extiende su manto negro sobre la ciudad, la calma llega a mi casa. Él se duerme y yo, a oscuras y en silencio, me interno con mi ordenador, en el mundo.

Después de todo el día encerrada en un mundo que me oprime, que me asfixia, que no me ofrece ninguna salida, la noche me abre un mundo inmenso de color.

Cada noche pienso donde quiero ir. Incluso hay noches que me arreglo, me maquillo, me pongo mi mejor vestido y mis sandalias, para meterme en la cama y enciendo el portátil para, una vez organizada, desplazarme, con la ayuda de mi proverbial imaginación a visitar el Museo del Hermitage, en San Petersburgo o al MOMA de Nueva York. Hay noches que prefiero ir a disfrutar de Madame Butterfly, en la Ópera de Sidney y otras, simplemente me gusta pasear por los tejados. O, a lo que yo le llamo los tejados en Internet: los blogs.

Me gusta entrar en blogs y seguir la cadena que establecen los amigos. Intentar desentrañar lo que se cuentan. Voy de adelante hacia atrás tratando de pillar el hilo de sus conversaciones para sentirme parte de un grupo.  Incluso me desplazo en la cadena de sus blogs y concateno con otros y así hasta que me siento parte de ellos, parte de algunos, parte de alguien.

Pasan las horas volando y el silencio se llena de letras, de guiños, de sonrisas, de complicidades ajenas que pasan a formar parte de mi mundo.

Me embeleso con los detalles de cada uno de esos blogs. Con qué mimo y cuidado están hechos. Algunos son auténticas obras de arte, y lo digo con cierto conocimiento ya que si paso mucho tiempo leyendo blogs, otros días los paso rodeada de Monet, Manet, Pisarro, Cezanne, etcétera, en cualquier museo del mundo, y, sin ser una especialista en pintura, durante el día vivo rodeada de fealdad, de negrura, de podredumbre y de tiniebla, así que en el contraste de la pintura, me recreo en la belleza y la admiro más y mejor.

Juego a adivinar cómo será tal o cual persona. Qué hará, en qué trabajará o si vivirá en pareja o sola. Por lo que escriben sé si viajan poco o mucho. Comparo sus fotos con el aspecto actual que tiene lo fotografiado y así sé si el viaje fue hace poco o mucho. Así me siento parte de ellos, así me siento parte de alguno de ellos o de ellas.

Elucubro con sus nombres. Los hay sencillos que sospecho responden a su propio nombre (José, Pepe, Carlos o Rosa) otros mucho más elaborados ( Lamadrequeteparió, Lacabradelalegión, LaSantaCompaña, Queparenelmundoquemequierobajar) otros más guasones (ElLerele, Piripi, Líneaseguimosparabingo) y no podían faltar los sexuales (Elbadajodemiprimo, Lachochona, RoccoSiffredi, NachoVidal). Y pasan las horas. Y pasan veloces. Y pasan amenas.

A veces me arrancan sonrisas, en otras ocasiones hasta carcajadas que tengo que amortiguar con la almohada para no despertar a la fiera. Y me debato entre la carcajada y el pánico si oigo algún sonido, normalmente mi propio latir que suele ser tan fuerte que retumba contra lo más recóndito de las paredes de mi habitación, aunque durante el día parece que, tratando de no molestar, se llegue a paralizar casi del todo.

Hay blogs que denuncian y me encogen el corazón. Salgo rápido. Como alma que lleva el diablo. No quiero leerlos. No me gustan. Mis noches son para viajar por mundos bonitos, quiero sonrisas, quiero risas no llantos, aunque alguna lágrima de alegría deje caer, cuando, por casualidad, repita visita, llegando por otro camino y la alegría de encontrar a algún amigo –son mis amigos aunque ellos no lo sepan- tiempo después y reconozca de nuevo su blog, sus escritos, sus amigos……

Poco a poco, he ido aprendiendo y he abierto mi propio blog, no sin muchas dificultades ya que al tener que borrar cada madrugada mis pasos, al volver la noche, olvidaba muchas veces la dirección y tenía que volver a iniciar el camino para abrir otro blog de nuevo.

Es posible que tenga muchos blogs. Mejor dicho, muchos proyectos de blogs a medio hacer. A saber.

Sin embargo, al final, conseguí aprenderme una dirección y ahora escribo en un blog. En mi propio blog. Con mi propio nombre. Mejor dicho, con mi propio seudónimo o Nick.

Con el paso del tiempo, he perfeccionado la técnica y ya comento en otros blogs que visito con más asiduidad.

Hoy he tenido mi primer comentario. Lloré. Me encerré en el baño y lloré. Con lágrimas que ni imaginaba que me quedaban y lloré como no podía pensar que querría llorar. Y al terminar sentí tanta felicidad que no pude parar de reír, con una esponja de ducha en la boca, y volví a llorar de risa.

Mi primer comentario de alguien que se  había fijado en mí. Ya no soy invisible. Ya no soy nadie. Ya soy alguien. Ya tengo un nombre aunque sea un seudónimo. Ya no estoy sola.

Y así, cada noche, abriré el ordenador cuando se duerma la fiera. Me dará igual si tengo un ojo medio cerrado o las manos doloridas de los golpes. Me arreglaré de nuevo para ir al encuentro con mis amigos. Con los únicos amigos. Con los únicos que me hablan. Con las únicas personas que me hablan y no me chillan.

Me visitan por lo que escribo y lo que les comento. Y yo les visito porque son mi vida, mi aliento, mi alimento, mi arrullo y mi paz.

MONTSE

14 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo