Archivo de la etiqueta: escribir

Yo confieso.

Yo confieso que llevo una temporada en la que no estoy nada inspirado para escribir.

¿Será el trabajo  que ocupa casi todo el tiempo del día y que me deja hecho polvo, y que solo me apetece estar con mi familia cuando llego a casa?.

¿Será este tiempo de mierda que estamos sufriendo por estas latitudes y que nos deja la moral por los suelos?.

¿Será que esto de escribir en un blog ha llegado a un punto en el que me cuesta idear algo decente que ofreceros?.

¿Será que no estoy a la altura de los integrantes del bloguercedario?.

No lo sé.

La verdad es que no quiero dejar esto de escribir por que creo que me enriquece, no solo por pensar e imaginarme post, sino por leeros a vosotros también, que me servis de ejemplo. Aquí hay gente fantástica e increíble que escribe maravillosamente, y es todo un honor pertenecer a este club tan selecto.

Igual es una etapa de esas por la que pasa mucha gente, no sabes a que se debe a ciencia cierta, pero está ahí.

Yo confieso que eso es lo que me pasa, por eso ultimamente no me salen muchas ideas.

Espero que solo sea una etapa y se pase pronto.

9 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Y si sólo fuese en uno….

Eso es lo que ocurre cuando pasa de afición a ser un sustento de vida.

Escribir en un blog es algo personal, altamente gratificante y que, aunque parezca increible, a mi me produce grandes satisfacciones. Esa fui mi forma de pensar desde que me metí ya hace 2 años en el mundo de los blogs.

Pero las circunstancias cambian y como digo yo, son las que hacen cambiar a las personas. Los humanos por nosotros mismos raramente cambiamos, “nos cambian”.

Lo mismo me ha pasado con los blogs.

Yo empecé con un blog personal y un blog de humor que muchos conoceréis, pero las circunstancia me han obligado, como digo yo, a pluriemplearme escribiendo en ya ni me acuero del número de blogs. Y es que e otro día lei un artículo en el periódico El Mundo en el que comentaban que la profesión de ‘blogger’ en los EEUU ya estaba considerada como tal. Aquí todavía no se ha ideado esta figura, pero todo se andará.

Ciertamente cuando lo que te gusta es escribir y compartir experiencias, el blog te da muchas satisfacciones. Pero cuando ya lo conviertes en una forma de vida, la cosa cambia. Viendo las cosas con objetividad, vas a lo práctico y aquello que caracteriza a un blog, que es la personalidad propia, se pierde. La esponteneidad, la originalidad se acaba y empiezan las pautas y la estandarización.

No obstante, siempre es bueno quedarse con tu propio rincón privado que te de satisfacción personal, cosa que yo consigo tanto con mi participación en este ‘Blogguercedario’ como en mi blog propio.

Me gustaría ser más participativo de vez en cuando, pero debéis de comprender que cuando a lo largo del día realizo más de 30 entradas en blogs que no son míos, la cosa acaba pervirtíéndote.

Aún así, creo que el blog será por mucho tiempo una arma de comunicación de masas y siempre es bonito encontrar blogs personales donde cada uno quiere aportar lo mejor de cada uno.

Por eso mi intención de seguir participando y seguir creciendo en este proyecto del cual me siento orgulloso de él y de colaborar con todos vosotros.

Un saludo a todos.

6 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Escribo en un blog

Cuando la noche extiende su manto negro sobre la ciudad, la calma llega a mi casa. Él se duerme y yo, a oscuras y en silencio, me interno con mi ordenador, en el mundo.

Después de todo el día encerrada en un mundo que me oprime, que me asfixia, que no me ofrece ninguna salida, la noche me abre un mundo inmenso de color.

Cada noche pienso donde quiero ir. Incluso hay noches que me arreglo, me maquillo, me pongo mi mejor vestido y mis sandalias, para meterme en la cama y enciendo el portátil para, una vez organizada, desplazarme, con la ayuda de mi proverbial imaginación a visitar el Museo del Hermitage, en San Petersburgo o al MOMA de Nueva York. Hay noches que prefiero ir a disfrutar de Madame Butterfly, en la Ópera de Sidney y otras, simplemente me gusta pasear por los tejados. O, a lo que yo le llamo los tejados en Internet: los blogs.

Me gusta entrar en blogs y seguir la cadena que establecen los amigos. Intentar desentrañar lo que se cuentan. Voy de adelante hacia atrás tratando de pillar el hilo de sus conversaciones para sentirme parte de un grupo.  Incluso me desplazo en la cadena de sus blogs y concateno con otros y así hasta que me siento parte de ellos, parte de algunos, parte de alguien.

Pasan las horas volando y el silencio se llena de letras, de guiños, de sonrisas, de complicidades ajenas que pasan a formar parte de mi mundo.

Me embeleso con los detalles de cada uno de esos blogs. Con qué mimo y cuidado están hechos. Algunos son auténticas obras de arte, y lo digo con cierto conocimiento ya que si paso mucho tiempo leyendo blogs, otros días los paso rodeada de Monet, Manet, Pisarro, Cezanne, etcétera, en cualquier museo del mundo, y, sin ser una especialista en pintura, durante el día vivo rodeada de fealdad, de negrura, de podredumbre y de tiniebla, así que en el contraste de la pintura, me recreo en la belleza y la admiro más y mejor.

Juego a adivinar cómo será tal o cual persona. Qué hará, en qué trabajará o si vivirá en pareja o sola. Por lo que escriben sé si viajan poco o mucho. Comparo sus fotos con el aspecto actual que tiene lo fotografiado y así sé si el viaje fue hace poco o mucho. Así me siento parte de ellos, así me siento parte de alguno de ellos o de ellas.

Elucubro con sus nombres. Los hay sencillos que sospecho responden a su propio nombre (José, Pepe, Carlos o Rosa) otros mucho más elaborados ( Lamadrequeteparió, Lacabradelalegión, LaSantaCompaña, Queparenelmundoquemequierobajar) otros más guasones (ElLerele, Piripi, Líneaseguimosparabingo) y no podían faltar los sexuales (Elbadajodemiprimo, Lachochona, RoccoSiffredi, NachoVidal). Y pasan las horas. Y pasan veloces. Y pasan amenas.

A veces me arrancan sonrisas, en otras ocasiones hasta carcajadas que tengo que amortiguar con la almohada para no despertar a la fiera. Y me debato entre la carcajada y el pánico si oigo algún sonido, normalmente mi propio latir que suele ser tan fuerte que retumba contra lo más recóndito de las paredes de mi habitación, aunque durante el día parece que, tratando de no molestar, se llegue a paralizar casi del todo.

Hay blogs que denuncian y me encogen el corazón. Salgo rápido. Como alma que lleva el diablo. No quiero leerlos. No me gustan. Mis noches son para viajar por mundos bonitos, quiero sonrisas, quiero risas no llantos, aunque alguna lágrima de alegría deje caer, cuando, por casualidad, repita visita, llegando por otro camino y la alegría de encontrar a algún amigo –son mis amigos aunque ellos no lo sepan- tiempo después y reconozca de nuevo su blog, sus escritos, sus amigos……

Poco a poco, he ido aprendiendo y he abierto mi propio blog, no sin muchas dificultades ya que al tener que borrar cada madrugada mis pasos, al volver la noche, olvidaba muchas veces la dirección y tenía que volver a iniciar el camino para abrir otro blog de nuevo.

Es posible que tenga muchos blogs. Mejor dicho, muchos proyectos de blogs a medio hacer. A saber.

Sin embargo, al final, conseguí aprenderme una dirección y ahora escribo en un blog. En mi propio blog. Con mi propio nombre. Mejor dicho, con mi propio seudónimo o Nick.

Con el paso del tiempo, he perfeccionado la técnica y ya comento en otros blogs que visito con más asiduidad.

Hoy he tenido mi primer comentario. Lloré. Me encerré en el baño y lloré. Con lágrimas que ni imaginaba que me quedaban y lloré como no podía pensar que querría llorar. Y al terminar sentí tanta felicidad que no pude parar de reír, con una esponja de ducha en la boca, y volví a llorar de risa.

Mi primer comentario de alguien que se  había fijado en mí. Ya no soy invisible. Ya no soy nadie. Ya soy alguien. Ya tengo un nombre aunque sea un seudónimo. Ya no estoy sola.

Y así, cada noche, abriré el ordenador cuando se duerma la fiera. Me dará igual si tengo un ojo medio cerrado o las manos doloridas de los golpes. Me arreglaré de nuevo para ir al encuentro con mis amigos. Con los únicos amigos. Con los únicos que me hablan. Con las únicas personas que me hablan y no me chillan.

Me visitan por lo que escribo y lo que les comento. Y yo les visito porque son mi vida, mi aliento, mi alimento, mi arrullo y mi paz.

MONTSE

14 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo

Había una vez… un blog

Han pasado casi dos años desde el día en el que me convencieron para escribir un blog. La idea era contar mis vivencias en Italia, y así nació Caffè Latte. Por aquel entonces ni siquiera sabía en qué consistía este mundo de la blogosfera, algo que fui conociendo poco a poco. Descubrí más blogs, y sobre todo, bloguers. Esas personas que se esconden detrás de los artículos, relatos, opiniones, y una gran diversidad de material que entretiene, informa, enseña, hace volar la imaginación…

Así conocí la página de humor de Chusticieros, y tras insistir un poco, por fin los administradores me dejaron colaborar. Desde entonces, cada semana escribo mis noticias en la sección Maldito Lunes, además de alguna que otra intervención espontánea. La experiencia de formar equipo para un proyecto común me gustó y junto con los bloguers más allegados formamos el Proyecto Blog, que el otro día cumplió un año. Pero esta experiencia me trajo más disgustos que alegrías y la falta de inspiración, de tiempo y de ganas me impulsó a dejarlo en manos de los que hoy en día lo administran estupendamente.

El mono de bloguear se apoderó de mí y comencé a colaborar con el desaparecido Tú, Denuncia, junto a Kurt, o como lo conocemos en la oficina del blogguercedario, José Luis. En esas, Logio me abrió las puertas de su casa para que entrara cuando quisiera. Y fue precisamente José Luis el que me habló del Blogguercedario, cuando apenas estaba empezando y la asignación de letras aún no había llegado a la Z. Mi recorrido aquí ya lo conocéis.

Y aquí estoy, estrenando una nueva etapa de este gran proyecto en común, muy agradecida con todos por lo que me aportasteis, me aportáis y me aportaréis.

Por Sara

8 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo