Archivo de la etiqueta: boda

Acostada en mi cama…

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul.

Mi mente suele navegar por el pasado, por aquellos días felices que han quedado atrás y que son ya tan lejanos, tanto que a veces me pregunto si alguna vez existieron.

Hay un día, un día en particular, que marcó un antes y un después en mi vida; un antes y un después tan diferentes como diferentes pueden ser el cielo y el infierno.

Aquel día me levanté feliz, pues mi boda ya estaba a la vuelta de la esquina. Me fuí a trabajar caminando, como siempre, pues mi trabajo no quedaba demasiado lejos de casa. Había una espesa niebla, pero no se me pasó por la cabeza que aquello pudiese resultar peligroso para mi. Era una carretera estrecha, llena de curvas, que discurría por medio de montes y campos… y aquel coche no me vió. Arrasó conmigo…

Quedé sumida en un coma profundo del que mi madre y mi novio rezaban que despertase. Deseaban que yo no muriese. Y desperté, desperté para encontrarme “atada” a una cama, desperté para encontrarme con que ni tan siquiera podía hablar… Mi mandíbula necesitaba de diversas operaciones para poder balbucear algún sonido. Yo estaba totalmente rota y por mucho que intentasen hacer por mi siempre sería demasiado poco.

El tiempo poco a poco fue borrando cada huella de aquel pasado feliz, llevándose a aquellos que habían formado parte de él, para que continuasen con sus vidas, mientras yo me quedaba parada en la mía. Mi novio, mi adorado novio, no tardó mucho en rehacer su vida con otra mujer. Mis amigas al principio me visitaban a menudo, después esas visitas se fueron espaciando en el tiempo… A veces pienso que venir a visitarme las hacía sentirse mal, quizá culpables por su fortuna y mi falta de ella…

La única que permanece fiel, mi madre. Su sonrisa. Su cariño. Ya han pasado 20 años, 20 años que pesan sobre sus hombros… Veinte años de atenderme contínuamente sin perder nunca la sonrisa. Su dedicación es completa. Quizá yo soy su reto. Yo no dejo de preguntarme qué será de mi el día que ella falte… Me gustaría ser yo la primera en abandonar este mundo, pero por mi misma no puedo quitarme la vida… esta dichosa inmovilidad me lo impide.

Quizá mi reto sea encontrar la forma de suicidarme, teniendo en cuenta que no puedo moverme y por poder ni tan siquiera puedo expresarme, apenas algún que otro balbuceo que la mayoría de las veces entienden mal.

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul…

8 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

“El Bloggercedario” no será sinónimo de depravación

Por Sara

No quería yo terminar la última ronda por los derroteros de homenaje-despedida al Blogguercedario, pero mi querida amiga Montse me ha dejado una frasecita que se las trae. Como último símbolo de rebeldía en esta etapa, uso la frase de título, y el texto lo hago al margen.

Casi no tengo tiempo, mañana tengo boda, y aunque tengo el vestido, los zapatitos de tacón mínimo no me sirven. Os recuerdo que sólo hace dos meses que me rompí el tobillo por tres sitios, y mis pie necesita pisar sobre plano.

Ojalá estuvieran de moda los tenis con el vestido para acudir a las celebraciones… pero como no lo están, de momento me voy a visitar una zapatería en la que fabriquen el número 38 de los zapatos de mi gusto.

zapatos-tacon

Próximo turno: R-Gorio

6 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

¿Te quieres casar conmigo?

– No. Definitiva y rotundamente, NO. No sé cómo llegó a sus oídos aquella historia ficticia de que quería comprarme con un lazo, pero este chico debía de ser algo cortito y no había captado la ironía del asunto. Y allí estaba, con un lazo de lo más friki, pidiéndome matrimonio. Si me hubiera podido ver la cara, diría que me había quedado blanca como la cal. Por un instante estuve paralizada, pero tras negarme a su propuesta, salí corriendo, como en aquella famosa escena de Julia Roberts en ‘novia a la fuga’.

 

 

¿Casarme yo? Ni pensarlo. Ya llevaba tiempo mosqueándome tanto romanticismo por su parte, pero esto ya era el colmo. Su idea de futuro estaba notablemente alejada de la mía, y no iba a permitir que me atara a sus planes de chico responsable. Aunque sea una frase hecha, fue bonito mientras duró.

No lo volví a ver. Supe, por amigos comunes, que había pasado una semana viviendo su duelo de despechado, pero pronto regresó a las andadas. Otra chica estaba siendo víctima de sus cursilerías y su hechizante sonrisa.

Espera, me llaman por teléfono. Es Montse. Dice que me invita a su boda. Iré a darle el pésame.

Próximo turno paraP – Montserratita.

10 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

Se lanzó hacia el vacío

“¿Por qué todo el mundo me dice que estoy loco? ¿Por que no entienden que todo esto tiene un gran sentido para mí?”

Jorge no podía quitarse de la cabeza la idea “Es como saltar al vacío”.

Pero… ¿así?

Saltar al vacio

Intento no darle demasiadas vueltas a ello, así que hizo lo que tenía que hacer. Se dio una ducha, se vistió, cogió el dinero y las tarjetas de crédito y salió a la calle.

Cogió el bus que iba a la zona de centros comerciales y tiendas de todo tipo y de camino compró el Marca para no seguir pensando en el tema. Sin embargo, hasta en el periódico deportivo salía una foto de alguien en su situación…

“Vaya, ahora a todo el mundo le ha dado por dar el gran salto” Cerró el periódico y se bajó en su parada.

Entró en varias tiendas, compró la ropa necesaria para “lanzarse al vacío”, asunto que resultó complicado al ser un tipo de ropa bastante especializado. Después hizo un par de llamadas para reservar el lugar y el personal.

“Bueno, ya está hecho, mañana será el gran día”

Y así ocurrió… llegó el día y se lanzó hacia el vacío (pinchad en el link para ver la imagen)

Y es que me pregunto… ¿tanto cuesta decir un sí, quiero?

Próximo turno para: C – 08sandra – Activo

10 comentarios

Archivado bajo B - Suki

Casarme con chándal

Diario de Paco Jonado” – un hombre con miedo al compromiso que vive sometido a su novia.

Día 3.028 – me la miras y me troncho:

Hoy lo he vuelto a notar, Laura sigue presionando y haciéndome chantaje. No puede ser una casualidad. Desde el Viernes pasado que fue cuando le dije por enésima vez que todavía no estaba preparado para el paso del matrimonio, he fregado todos los días los platos, he ido de compras con ella, he pasado la aspiradora en casa e incluso hasta he planchado, bueno por llamarlo de alguna forma. Es su forma de castigarme, y como se me ocurra negarme volvemos a tener la charla, y yo no lo puedo soportar, pero el mismo miedo que tengo a casarme lo tengo a volver a vivir solo. Qué voy a hacer yo sin Laura, tengo que aguantar, pero al final me va a obligar a ir al altar, quizá sea la salida menos dolorosa, pero es que no me veo casado, qué horror!!!

Día 2.029 – no la toques que se mueve:

Sigo de amo de casa, Laura ha decidido que ya que no nos casamos, por lo menos se va a dar la vida padre. Sabe que yo soy incapaz de dejarla, así que, ha decidido que voy a tener que elegir entre hacer de chacha o de marido. Y es que no duermo. Sabéis que después de pasar el trapo para quitar el polvo, si no lo haces correctamente enseguida vuelve todo a estar otra vez sucio? es horrorosa la visión de las partículas de polvo cuando las ilumina el maldito rayo de sol que entra por la maldita ventana. Y la asquerosa plancha se ha convertido en la prolongación de mi mano, de la derecha, porque en la izquierda, llevo atada permanentemente un doble palo con escoba y fregona, que se pasaba primero?, ¡JODER! siempre me olvido. Estoy desquiciado !!!

Día 2.047 – si la soplas se resiente:

Hace varios días que no escribo, ya se sabe, las mudanzas es lo que tiene. Y eso que desde antes de ayer ya estoy en mi nuevo piso, otra vez de soltero tras la boda frustrada, pero es que no encontraba el ratón y yo sin ratón no se escribir en mi diario virtual. Pues os cuento, al final claudiqué y me decidí, ¡VALE ME CASO! después de semanas trabajando, aparte de en la oficina, en casa, como un negro, no aguanto más y me decidí a casar. Pero no pude soportarlo, todos los preparativos, la gente felicitándonos, la cara de alegría y los comentarios de Laura: “ya te dije que yo a éste antes o después le apretaba las tuercas”, cada día que pasaba hasta la boda relámpago me ponía un poquito más rojo, se me hinchaba un poco más la venita, total que llegó el esperado día y me presenté de la única forma digna que se me ocurre ir a una boda: borracho como un tornillo sin clavar, con chándal de carrefour, por supuesto de oferta que es sólo para 1 día, lógicamente al ser mi boda me puse fajín, corbata, pajarita y la chaqueta esa de pingüino o como se llame, gorro de cotillón con matasuegras a juego y un sinfín de complementos…   … y aquí estoy, otra vez soltero, viviendo sólo y buscando en el periódico un anuncio de pornochacha, que no estoy dispuesto otra vez a pasar por las miserias del hogar. Vuelvo a estar soltero y vivo.

C – 08sandra – Activo

10 comentarios

Archivado bajo Codeblue_