Archivo de la etiqueta: depresion

Acostada en mi cama…

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul.

Mi mente suele navegar por el pasado, por aquellos días felices que han quedado atrás y que son ya tan lejanos, tanto que a veces me pregunto si alguna vez existieron.

Hay un día, un día en particular, que marcó un antes y un después en mi vida; un antes y un después tan diferentes como diferentes pueden ser el cielo y el infierno.

Aquel día me levanté feliz, pues mi boda ya estaba a la vuelta de la esquina. Me fuí a trabajar caminando, como siempre, pues mi trabajo no quedaba demasiado lejos de casa. Había una espesa niebla, pero no se me pasó por la cabeza que aquello pudiese resultar peligroso para mi. Era una carretera estrecha, llena de curvas, que discurría por medio de montes y campos… y aquel coche no me vió. Arrasó conmigo…

Quedé sumida en un coma profundo del que mi madre y mi novio rezaban que despertase. Deseaban que yo no muriese. Y desperté, desperté para encontrarme “atada” a una cama, desperté para encontrarme con que ni tan siquiera podía hablar… Mi mandíbula necesitaba de diversas operaciones para poder balbucear algún sonido. Yo estaba totalmente rota y por mucho que intentasen hacer por mi siempre sería demasiado poco.

El tiempo poco a poco fue borrando cada huella de aquel pasado feliz, llevándose a aquellos que habían formado parte de él, para que continuasen con sus vidas, mientras yo me quedaba parada en la mía. Mi novio, mi adorado novio, no tardó mucho en rehacer su vida con otra mujer. Mis amigas al principio me visitaban a menudo, después esas visitas se fueron espaciando en el tiempo… A veces pienso que venir a visitarme las hacía sentirse mal, quizá culpables por su fortuna y mi falta de ella…

La única que permanece fiel, mi madre. Su sonrisa. Su cariño. Ya han pasado 20 años, 20 años que pesan sobre sus hombros… Veinte años de atenderme contínuamente sin perder nunca la sonrisa. Su dedicación es completa. Quizá yo soy su reto. Yo no dejo de preguntarme qué será de mi el día que ella falte… Me gustaría ser yo la primera en abandonar este mundo, pero por mi misma no puedo quitarme la vida… esta dichosa inmovilidad me lo impide.

Quizá mi reto sea encontrar la forma de suicidarme, teniendo en cuenta que no puedo moverme y por poder ni tan siquiera puedo expresarme, apenas algún que otro balbuceo que la mayoría de las veces entienden mal.

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul…

8 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

Lo importante es el presente

POR C – 08SANDRA – ACTIVO

Lo importante es el presente, si se tiene presente, Margot tiene un pasado y no me refiero a un pasado oscuro, sino al pasado que tenemos todas las personas cuando vamos creciendo, era una trabajadora nata, una mujer con ilusiones, ambiciones y con ganas, muchas ganas de vivir. Su infancia fue normalita tirando a cutre, la mayor de 5 hermanos siempre le caían las culpas de lo que le pasaba a los más pequeños, tenía que cuidarlos, ayudar en casa, cuidar de su abuela enferma y un montón de cosas más que no eran típicas de su edad, la edad en que los niños/as deben jugar. Años más tarde Margot y porque el destino es caprichoso conoció a un chico, ella sólo tenía 12 años y él 14, pero como digo el destino es caprichoso y se hicieron inseparables y novios. Sus padres no aceptaron nunca esta relación y le hicieron la vida imposible, nada de salir, nada de playa, nada de nada. Los jóvenes tenían que hacer malabares para verse y robar minutos a algún recado que ella hacía para poder estar juntos.

Margot no entendía nada, pasaron los años y el amor de los jóvenes al contrario de ser una cosa pasajera se hizo más y más fuerte. Hasta que un día, el chico decidió hablar con su “suegro” y dejarle claro que se querían y que querían estar juntos por muy jóvenes que fueran. Lo padres a regañadientes admitieron la relación pero con condiciones tan estúpidas como “a las 10 en casa” “salidas con carabina” y todo tipo de artimañas para que Margot y su joven “novio” se aburrieran. Aunque ellos, lejos de aburrirse se hicieron fuertes, soportando todo tipo de imbecilidades que hoy día darían risa.
Los años pasaban y los jóvenes se hicieron mayores, tenían 23 y 25 años cuando por fin dieron “el sí quiero” por la iglesia por supuesto, para no dar disgustos a nadie. Los primeros años de casados pudieron disfrutar dentro de sus posibilidades de un poco más de libertad, pero sólo trabajaba él y tenían el dinero casi justo para gastos y poco para diversión. Pronto Margot, vio que no era eso lo que ella imaginaba, después de una infancia y adolescencia truncada por sus padres. Margot, al poco tiempo encontró trabajo, un trabajo que le gustaba, le apasionaba y sobre todo la hacía independiente, terminaron de amueblar la casa, se compraron algunos caprichos y viajaron que era lo que a ella le entusiasmaba, pero eso no duró mucho, por regulación de empleo ella perdió su trabajo y volvió a las 4 paredes de su casa a ejercer de ama de casa, fueron pasando los años y Margot no tenía trabajo, eso la hizo caer en una depresión crónica y a lamentarse de que la vida era muy injusta con ella. Su marido hacía todo lo posible por animarla y ayudarla, pero cuando una persona cae en eso se aísla de todo y de todos y muchas veces no se deja ayudar todo lo que debiera.

Libertad

Al cabo de un tiempo, los padres de ella, se vieron envueltos en un grave problema económico, recurriendo a sus hijos, todos menos Margot y su marido le dieron la espalda, le ayudaron y perdieron los pocos ahorros que tenían y siguieron ayudándole años y años hasta que lograron salir del inesperado golpe económico. Por posicionarse junto a sus padres la relación entre los hermanos y Margot se deterioró hasta el punto de no hablarse ninguno. Margot se encontró más sola que nunca y se preguntaba qué había hecho mal y cuando le tocaría a ella disfrutar. Ya no es la misma, no le importa las fiestas, se ha metido en su coraza y evita a toda persona que le hace daño, sin darse cuenta que quien más daño le ha podido hacer son sus padres.

Margot vive inmersa en sus recuerdos de los años que trabajaba, la gente que conoció y sobre todo de cuando tenía poder de decisión, ahora tiene que preguntar a su marido si pueden hacer esto o lo otro y eso le puede, piensa que no tiene presente porque está enferma y no ve el momento de salir de esa enfermedad que la mina por dentro. Ella pone de su parte, pero las fuerzas le fallan muchas veces y pasa las noches en vela y sus días no tiene luz, ya no tiene fuerzas para seguir, a pesar de estar con el amor de su vida, no se encuentra realizada.
A veces, recuerda todo lo que pasó de niña y que quizás si hubiera tenido más libertad las cosas hubieran sido de otra manera, hubiera podido salir con sus amigas y disfrutar, cosa que ahora no puede porque aunque tiene más libertad no le quedan ganas de luchar.

Próximo turno para: E – Lino – Activo

8 comentarios

Archivado bajo Sandra

Creo que se van a dar consuelo mutuamente

Creo que se van a dar consuelo mutuamentepudiera ser parecido a la típica frase que todos hemos escuchado eh incluso hecho: “un clavo saca a otro clavo” y algunas otras frases más, pero que tan realmente es cierta la frase? Y el aplicarlo realmente beneficia o perjudica a la persona en cuestión que se plantea esto. Es muy difícil cuando uno decide salirse o nos sacan de una relación en la cual tienes basados tus sueños, esperanzas, ilusiones, crees que el amor y la felicidad lo es todo para ti, todo es maravilloso y nada lo puede opacar, pero en diversas ocasiones de la vida no todo es como uno quisiera que fuera y oh sorpresa! Nos han abandonado por alguien más o simplemente porque no significabas lo mismo para la otra persona y es cuando te sumes en un hoyo y no hay ni quien te saque de ahí porque duele y ah como duele!

Cuando pasan estas situaciones pasamos por etapas muy desgastantes, desde llorar en silencio (que yo creo que es peor, para que nadie te escuche), cuestionarte el porqué, el sentirte culpable, caer en depresión y casi casi que nada más vale en esta vida y te sumes en el dolor; recibes innumerables consejos de todas las personas a tu alrededor pero nada de lo que te dicen hará que te sientas mejor, te sigues sintiendo igual de miserable.

Dentro de la poca lucidez que uno pueda llegar a tener en ese caso empezamos a divagar con uno mismo en posibles soluciones para salir del hoyo en el que estás que puede ser: cambiar de look y pasearte por enfrente y que vea lo que ha perdido, irte de fiesta y alcohol con los amig@s o en casos extremos hasta tu solo, seguir llorando por los rincones y contar la historia una y mil veces más a la gente y llega la de un clavo saca a otro clavo (y si la otra persona pasa por lo mismo) pues surge el “consolarse mutuamente” y ver qué sucede.

Pero desde mi muy particular punto de vista creo que es una de las peores opciones para poder salir de un rompimiento, creo que lo más sano es que uno mismo saque fuerza, coraje  y se diga a sí mismo “next”, llorar? Claro se vale llorar pero decir “hasta este día te lloro porque después ya no”, salir con la familia y amig@s siempre es reconfortante, dedicarse tiempo para actividades que se dejó de hacer o simplemente hacer algo nuevo que pueda ir reanimándonos poco a poco, no quiero decir que en un 2 x 3 estaremos listos para lo que sigue pero si es bueno tener un periodo de duelo entre una relación y otra.

Pero enfocándonos en el “un clavo saca a otro clavo” yo opino que no es conveniente, porque las cicatrices ahí siguen hasta que el tiempo y uno mismo ayude a que sanen y son cosas de la vida y del amor que hay que vivir con ellas y también porque no!, aprender a disfrutarlas y a sacar provecho de estas experiencias, lo que no mata… fortalece! Si estamos en una relación así se estará comparando entre una persona y la otra, estaremos llenando solo la idea de “alguien”, el vacío que dejó esa persona, porque no es fácil aceptarse que de buenas a primeras lo tenías todo (tal vez planes más a futuro) y de repente te ves con las manos vacías. Yo variaría este concepto en que no fuera una relación romántica sino el salir conocer gente nueva y si con el paso del tiempo se da algo y ya está superada la ruptura adelante!

Podremos estar consolándonos mutuamente cuando se trata de que un clavo saque a otro clavo pero mientras no estemos listos…  seguiremos viviendo con telarañas mentales.

Próximo turno para: X – Mosquitovolador – Activo

5 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis

El amor mueve al mundo…

El amor mueve al mundo… pero realmente lo hace? El mundo se compone de gente por lo tanto… el amor mueve a la gente?, Para el mí el amor no existe, es algo que “dicen” que existe pero yo nunca lo he visto, nunca ha llegado a mi puerta, nunca lo tuve y nunca lo tendré, moriré vieja y sola y nadie se dará cuenta cuando muera – Le decía Lisa a Sofía mientras fumaban un cigarrillo después de su comida durante el horario de oficina.

Sofía trato de aclarar sus pensamientos y contar hasta 10 porque ya no sabía en qué número iban las quejas y lamentaciones de Lisa por lo mismo de siempre.

La respuesta de que si el amor mueve a la gente depende de la persona, porque puede ser un SI o NO… -contesto Sofía y siguió explicando… por lo general el amor lo relacionan en primera instancia con la pareja, pero no solamente en él o ella puedes encontrar el amor, ya que el amor se manifiesta y lo encontramos en muchas formas… amor al arte, amor a la familia, amor a los amigos, amor a la cultura, amor al cine, amor a tu pareja, amor a la naturaleza, amor a uno mismo, amor por la vida y así muchas cosas más que hacen que nuestra estancia sea maravillosa mientras andamos por este mundo! – le contestó Sofía de un modo inspirador.

Lisa siempre había sido una mujer un tanto reservada y orgullosa y un tanto desesperante porque cada que podía se lamentaba frente a sus amigos y familia lo desdichada que era porque el amor nunca llegaba, para ella el amor al resto de las personas o las cosas o a la vida no importaba, ella quería una pareja porque para ella el amor es eso! Estar con alguien… no solía hablar mucho de ella o de lo que le acontecía pero cada vez que podía se sentía menos que su grupo de amigas por no tener el amor en su vida diaria. Había tenido relaciones pero ninguna duradera o que dejara algo trascendente… mientras más buscaba el amor más se alejaba de él y terminaba sintiéndose fea, deprimida, con una autocompasión y lástima y cada que podía lo externaba quedando como siempre en el papel de víctima ante el mundo, ya que para ella no había nada bueno.

Terminando el cigarrillo regresaron a la oficina y Lisa por mensaje en el ordenador le pidió a Sofía que le contara como le había ido en su reciente viaje de visita a su abuela, que la veía diferente, con otros aires pero no sabía bien que era.

Sofía dudaba en contarle dada la situación depresiva que pasaba una de sus mejores amigas pero aún así necesitaba compartir con alguien lo que había vivido esa semana, simplemente recordarlo le ocasionaba un hormigueo por su piel y recordaba cada detalle del cuerpo de Max desnudo brindándole calor al de ella, simplemente abrió los ojos, se dio cuenta que sonreía pícaramente y se ruborizó y decidió contarle a Lisa con lujo de detalles lo que pasó después que tanto insistía en que le contara.

…al termino de la historia que le escribió Sofía volviendo a recordarlo todo y logrando excitarse en ese momento, que quería retroceder el tiempo, Lisa solo le respondió un “bien por ti que tienes esas historias que tienes suerte, que puedes hablar de conocer a alguien fantástico en un viaje pero yo? Yo que soy fea, que nadie me voltea a ver, nunca tendré una historia así para contar.

Sofía se sintió culpable por contarle, se decía una y mil veces que mejor no hubiera contado nada a su amiga, que solo le hubiera contado que tomaron un café y ya, pero no que era Max en esos momentos el hombre que le robaba el sueño y que deseaba ver nuevamente.

Simplemente le dijo a Lisa que “no era fea, al contrario en verdad era bonita e inteligente pero que tenía cierta tendencia a estarse auto flagelando ella sola, que la sumía en esa depresión y en esa búsqueda que jamás llegaba, sintiéndose miserable y desgraciada y a la vez sentía coraje y envidia que a ella no le ocurrían cosas como esas.

Sofía trató de calmarla explicándole que en cualquier momento sin que uno lo planea puede llegar alguien especial, que no podía decirle que el primero que cruzara la puerta sería el amor de su vida pero si hacía lo correcto tendría a alguien que dejará huella para la posteridad, que tenía que empezar por dejar de sentir lástima por ella, tenía que empezar a quererse, a elevar su autoestima, aceptarse con sus defectos y virtudes y el día que hiciera eso, lo demás se daría poco a poco. El punto no era buscar desesperadamente porque mientras más buscas… más se esconde…

Lisa la escuchó atentamente pero en su cabeza se repetía una y mil veces “claro para ti es fácil porque eres bonita, delgada, inteligente, rubia, todo se te ha dado en bandeja de plata” pero yo? Que no te llego ni a los talones que me queda? Estar sola sumida en una profunda depresión sin que nadie voltee a verme porque soy una fracasada, soy fea, ni yo misma saldría conmigo para un cafe.

(De repente Lisa comentó “lo dije o lo pensé?”)

… Sofía respondió “lo dijiste” se dio media vuelta y regreso a su lugar de trabajo un tanto agotada, un tanto triste por no poder ayudarle, porque no encontraba de que manera explicarle o plantearle que para las cosas lleguen en justo momento, sentirse bien con ella primero para después hacerlo con el resto del mundo y dejar su autocompasión y lamentación por ella, primero hay que sentir amor por uno mismo.

Próximo turno para:   X – Mosquitovolador – activo

12 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis