Archivo de la etiqueta: madre

Acostada en mi cama…

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul.

Mi mente suele navegar por el pasado, por aquellos días felices que han quedado atrás y que son ya tan lejanos, tanto que a veces me pregunto si alguna vez existieron.

Hay un día, un día en particular, que marcó un antes y un después en mi vida; un antes y un después tan diferentes como diferentes pueden ser el cielo y el infierno.

Aquel día me levanté feliz, pues mi boda ya estaba a la vuelta de la esquina. Me fuí a trabajar caminando, como siempre, pues mi trabajo no quedaba demasiado lejos de casa. Había una espesa niebla, pero no se me pasó por la cabeza que aquello pudiese resultar peligroso para mi. Era una carretera estrecha, llena de curvas, que discurría por medio de montes y campos… y aquel coche no me vió. Arrasó conmigo…

Quedé sumida en un coma profundo del que mi madre y mi novio rezaban que despertase. Deseaban que yo no muriese. Y desperté, desperté para encontrarme “atada” a una cama, desperté para encontrarme con que ni tan siquiera podía hablar… Mi mandíbula necesitaba de diversas operaciones para poder balbucear algún sonido. Yo estaba totalmente rota y por mucho que intentasen hacer por mi siempre sería demasiado poco.

El tiempo poco a poco fue borrando cada huella de aquel pasado feliz, llevándose a aquellos que habían formado parte de él, para que continuasen con sus vidas, mientras yo me quedaba parada en la mía. Mi novio, mi adorado novio, no tardó mucho en rehacer su vida con otra mujer. Mis amigas al principio me visitaban a menudo, después esas visitas se fueron espaciando en el tiempo… A veces pienso que venir a visitarme las hacía sentirse mal, quizá culpables por su fortuna y mi falta de ella…

La única que permanece fiel, mi madre. Su sonrisa. Su cariño. Ya han pasado 20 años, 20 años que pesan sobre sus hombros… Veinte años de atenderme contínuamente sin perder nunca la sonrisa. Su dedicación es completa. Quizá yo soy su reto. Yo no dejo de preguntarme qué será de mi el día que ella falte… Me gustaría ser yo la primera en abandonar este mundo, pero por mi misma no puedo quitarme la vida… esta dichosa inmovilidad me lo impide.

Quizá mi reto sea encontrar la forma de suicidarme, teniendo en cuenta que no puedo moverme y por poder ni tan siquiera puedo expresarme, apenas algún que otro balbuceo que la mayoría de las veces entienden mal.

Estoy acostada en mi cama y por la ventana puedo ver el cielo azul…

8 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

Entre llantos y risas…

Por N – Sonvak – Activo

Pareció como si un teatro entero estuviese aplaudiendo, entre llantos y risas“: esta es la frase que me ha tocado (abreviada en el titular por el bien del mismo). Lo primero que esta frase me trajo a la cabeza fue la idea de un homenaje; un homenaje con una cantidad mínima de personas pero con una cantidad tan grande de emoción que trasmite la idea del teatro lleno de gente aplaudiendo entre llantos y risas… Este pensamiento de la mínima cantidad de gente y la máxima cantidad de emoción me llevó a pensar en lo poco que homenajeamos a aquellos que más queremos… Y es que no hace falta ser un Michael Jackson para que a uno le hagan un homenaje ¿no?. Al fin y al cabo, ¿qué es lo realmente importante en la vida, sino aquellas personas a las que amamos?…

Entre esas personas a las que yo amo hay alguien muy especial, alguien que tiene para sí un trozo muy grande de mi corazón: mi madre.

El próximo viernes, 14 de agosto, cumplirá 58 años, de los cuales he compartido 38 (casi 39).

Y aquí es donde me fallan las palabras, pues no soy muy hábil con ellas. Cuando quiero hablar o explicar lo que siento, las palabras siempre me parecen pobres; no hay forma de encerrar en ellas a las maravillosas sensaciones que causan en mi las sonrisas de mi madre, mucho menos sus abrazos, sus besos… o simplemente el mirarla, saber que está ahí.

Si tuviese que definir a mi madre con una sola palabra, esa palabra sería AMOR, pues ella es la esencia del mismo.

La admiro. Siempre la he admirado.

“¿Sabes una cosa, mamá?… Te quiero. Te quiero con un amor tan grande donde cada una de tus lágrimas se convierten en propias. Te quiero con un amor tan inmenso en el que cada una de tus sonrisas se convierten en pequeños diamantes de felicidad. Te quiero con tanta ternura que quisiera protegerte de cualquier mal. Te quiero con tanto agradecimiento que todo me parece poco para ti. Nadie podría quererte más de lo que yo te quiero… y ya ves, aún queriéndote todo lo que te quiero, no consigo escribirte una poesía decente. Es que ya sabes que lo mío, más que las palabras, son las imágenes y, aún así, los sentimientos solo se pueden sentir, no se pueden atrapar, sea en palabras, sea en imágenes. Lo desbordan a uno de tal manera que muchas veces, en vez de inspirarlo, lo bloquean por su inmensidad.

Sé que como familia llevamos una gran pena en el corazón, pero verte ahí, día a día, peleándo por aguantar, me da fuerzas para seguir, pues eres parte de mi aliento… parte de mi motivación… eres mi ejemplo a seguir.

Ojalá sean otros 58, y me parecerán pocos, para poder disfrutar de ti.

Te quiero, mamá.”

Próximo turno para: O – Aspective – Activo

10 comentarios

Archivado bajo Sonvak_