Archivo de la etiqueta: JoseLuis

Muchas más cosas de las que creo

Según el diccionario de la Real Academia Española el miedo es la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”.

Con lo cual si etimológicamente depende de una situación interna relacionada con el hecho de que ocurra algún riesgo, querría entenderse que es más bien ‘un temor por lo que pudiese ocurrir’. Si lo vemos, es imposible no tener miedo. Aquel que diga que no le da ‘miedo nada’ probablemente lo que le de es miedo a sentir miedo, y lo primero en estos casos es la negación.

Lo que no entiendo y no entenderé nunca es la idea de negatividad que va a aparejada al miedo. Se ve como tener miedo como algo negativo, cuando por lo contrario, es lo más normal del mundo.

Lo desconocido por definición genera un riesgo, en nuestra mano está tomar una u otra dirección para afrontarlo, con la idea de llegar a controlar nuestros miedos.

Lo malo no es tener miedo, sino el hecho de no saber controlarlo. Eso ya es harina de otro costal.

Es una sensación, un estado de ánimo, una forma de estar y actuar, que es innata en el ser humano. Por lo tanto no tine que estar cargada con una significación negativa.

¡¡Pobre de aquel que no haya sentido miedo alguna vez!!

Posted in José Luis

11 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Ya no me vuelve a gritar

Por Montse

¡Ya no me vuelve a gritar ninguno!  Y, mucho menos, ponerme en apuros.

Menos mal que se acaba esta insufrible etapa en la que he tenido que soportar, con la ayuda de mi equipo médico habitual encabezado por un prestigioso psiquiatra y un psicólogo de renombre, el  devenir de constantes frases malintencionadas para ponerme en un constante aprieto.

A mí, a la mayor de todos ellos, a la respetable, que no respetada por ellos, abuela de “El Bloggercedario”, se me ha involucrado en todo tipo de situaciones embarazosas que me han abocado a tomar derroteros en mi vida que jamás imaginé.

Mis amistades, todas ellas pertenecientes a grandes linajes de toda Europa y América, han tenido que soportar bochornosas escenas en algún cóctel importantísimo, cuando un imprudente y talludo Sr. Aspective, se abalanzó sobre mí, con intenciones poco claras y una líbido extremadamente desaforada, lo que provocó un desasosiego importante en mi salud psíquica, por no hablar de mi reputación, intachable hasta ese momento.

No contenta con este capítulo, la Srta. Sonvak, por llamarla de alguna manera, osó utilizar mi imagen –claro que todo ello se verá en los Tribunales en su debido momento- y buen nombre, para crear una saga en sus únicas novelas publicadas con éxito. Habiéndose atrevido, incluso, a asistir a esos bochornosos programas que trufan la parrilla televisiva de todas las cadenas, privadas y públicas, para debatir en corrillos de vocingleras pseudo periodistas, acerca de mi vida privada.

Para más inri, el que debería haber impuesto respeto a los demás, Don Sito, o Don Codeblue, -permítaseme decir que si casa de dos puertas mala es de guardar, hombre de dos nombres malo es de fiar- se ha auto concedido la licencia de abochornarme abiertamente utilizando mi título en algunos comentarios, vejándolo, cuando mí título: Marquesa del Pan Pringao, es un título que junto con el de Alba, Fernán Núñez, Infantazgo, Medinaceli, etcétera, ostenta Grandeza de España, y, por derecho propio, está representado en el Consejo de la Diputación Permanente de la Grandeza de España, donde hace meses que no puedo aparecer para no verme soliviantada por las simples miradas de los otros representantes, conocedores de toda esta historia,  falsa y burda, montada en torno a mi persona.

En su momento, reuní a mis asesores para ver qué medidas eran más aconsejables para frenar dicha afrenta, ya que el carácter internacional de “El Bloggercedario”, precisaba de una mesa de expertos de varios países que dilucidaran los pasos a seguir para limpiar mi buen nombre, manchado con el único interés de conseguir una efímera y pueril fama. Su primer consejo fue que debía seguir aquí, al pie del cañón para no esconder la cara, demostrando que ante la adversidad y la falacia, yo no iba a doblegarme, al contrario.

Por su parte, ellos intentarían, desde fuera, conseguir que de una vez por todas, se acabaran las historias de Elpidio y Chencho, que por maravillosas, pudieron empañar mi categoría como escritora. ¿Qué pretendía Alejandro Marticorena?  ¡El es un auténtico profesional¡ Seguro que quería hundirme. Debe saber que mis relaciones con Cristina Fernández de Kirchner carecen de fluidez y me castiga por ello.

Apareció Lino, y demostró que tiene talento, y lo que es mejor, juventud y ganas de aprender. Se va Suki, estupenda escritora y aparece uno que quiere comerse el mundo. Y mientras tanto yo aguantando el chaparrón.

José Luis, que ha sido capaz de introducir economía, política y sociedad en clave de humor, con esa socarronería gallega que es inimitable, y sin pedirme permiso.

Daniela, uruguaya que, sin encomendarse ni a dios ni al diablo, no tuvo reparos en “marchar sobre Madrid”. Pudiéndose quedar quietecita en su casa, arremetió en mi ciudad para que la mofa fuera pública y notoria. En la memoria tendré esas imágenes mientras viva.

Y qué decir de Gorio. ¡El súmmum! Publicó en “Diario Bloggero” una supuesta entrevista conmigo, absolutamente falsa –aunque la precisión es obvia pero quiero dejar bien claro que la querella criminal está presentada- en la que incluso se me incrimina en la presunta comisión de otros delitos.

Me ruborizo aún cuando recuerdo la cantidad de veces que tuve que repetir, hasta la saciedad, que no tenía nada que ver con el título de un relato de Lustorgan, “La Tortillera del Año”, llegando a tener que contratar a tres telefonistas para que atendieran múltiples llamadas de todas partes del mundo y a todas las horas del día para desmentir dicho rumor. Bien es sabido que  mi condición sexual nunca se puso en duda hasta que este señor dejó caer ese embuste soez y chabacano.

Quiero dejar claro que en mi vida nadie ha podido ver mi dedo corazón, como aseguró la Srta. Sara, Sarinha para sus conocidos, en alto, enseñándoselo al Sr. Gorio. Mi exquisita educación no me lo permitiría, ni tampoco mi artrosis, para que nos vamos a engañar. A pesar de los múltiples tratamientos a los que me someto para el cuidado de mis maravillosas manos, me es imposible repetir ese gesto, ni aún queriendo, por lo que dicha señorita se verá las caras con el bufete que me representa, en los Tribunales de Justicia, para que no vuelva a lanzar bulos sobre mi persona y la colocación de mis dedos.

Y terminaré este somero repaso con la Srta. 8Sandra que, en ocasiones, para destacar sobre mí y sabiendo mi escaso o nulo interés por escribir en verso, ha aprovechado el vacío que he dejado en ese campo, para publicar alguna que otra poesía, que no voy a catalogar –doctores tiene la Iglesia y muchos más la Seguridad Social- con un único objetivo: sobresalir.

En cuanto al resto de los integrantes, en mayor o menor medida, han contribuido a dicho escarnio con el silencio, con la aquiescencia y el beneplácito que se puede leer en sus comentarios.

Bien, al fin ha llegado el momento. Mi equipo de asesores ha conseguido acabar con esta etapa de “El Bloggercedario”, con no poco esfuerzo y empeño.  Ahora vendrá la siguiente y estaré ojo avizor para que todos estos desaguisados no se vuelvan a repetir.

Quiero prevenirles que no voy a consentir desmanes, ni escritos sublimes, ni poesías espléndidas.  Ni hablar de escándalos en fiestas privadas, ni “deshabillés” en las oficinas de esta casa. Aquí se viene bien vestido y no se desnuda uno. Si hace calor se sube el aire acondicionado. Y, ni  hablar de camas redondas, mesas redondas, o cualquier otro mueble que se pueda redondear para dicho uso. He dicho.

“El Bloggercedario” no será sinónimo de depravación.

Próximo turno: Q – Sara – Activo

10 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo

¡¡Qué jamás se repita!!

Oía esa frase a todas horas… en la radio del coche yendo para el trabajo, en los auriculares que llevaba puestos, a un volumen brutal, la señora de la limpieza de la oficina con su mp3 mientras balanceaba el culo de un lado al otro al son de la fregona.

Bajé a tomar café y ahí estaba otra vez; incluso cuando volvía para la oficina, en el ascensor, el repartidor de SEUR, que no se para que piso iba, estaba con esas palabras en la boca. ¡¡Me persigue!! es lo primero que pensé o quizás es que estoy algo obsesionado.

Me metí en mi despacho y casi me dan ganas de cerrar la puerta. No quería oir más esas palabras. Ufff!!! que tranquilidad me daba el estar allí sentado.

Y llegó la hora de volver a casa. Me monto en el coche y pongo la emisora de las noticias para ver como ha ido el día y ¡¡zaca!! en el primer semáforo se pone a mi altura el típico coche “discoteca ambulante” que no se ni como tiene los cristales enteros de lo alto que le suena el aparato de música y de repente oigo: “¡¡Que jamás se repita!!”.

Diosssssss!!! no puede ser!!! esto debe de ser un castigo por algo que hice en otra vida. Casi arranco con el semáforo en rojo y cada vez que me alejaba oía más lejos y bajito esas palabras.

Llegué a casa y decidimos mi mujer y yo ir a la playa a pasar la tarde y para allí fuimos.

¡¡Qué gusto tumbado al sol!! ¡¡Qué tranquilidad hasta que se pone al lado nuestro un mozalbete con un “radiocasette” con una canción exclusivamente que se reproducía!!  ….  ¡¡Qué jamás se repita!!  No me lo podía creer.

Me levanté, más quemado por la melodía que por el sol, cogí el dichoso aparato y lo lanzé contra un pared hasta que dejó de emitir cualquier sonido perceptible por el oido humano. Acto seguido saque la cartera y gustosamente aboné al jovenzuelo el importe del aparato. Media playa se quedó mirando y mi mujer muerta de vergüenza. No me dirigió la palabra en todo el viaje de vuelta a casa y para acabar la “faena” cuando llegamos a casa me suelta: “No me gustan estos espectáculos ni que des que decir en sitios públicos, ¡¡qué jamás se repita!!”.

Eso ya fue la gota que colmó el vaso; cogí, me dí media vuelta y le dije: “ahí te quedas” y me marché para el bar de al lado de casa a tomar una cerveza. Y  no fue una al final, fueron unas cuantas, tantas que casi me mato al levantarme del taburete a lo cual Paco, gentil dueño del bar me dice “¡¡Como vas hoy amigo, qué jamás se repita!!”.

No tenía ni fuerzas para decirle nada, simplemente me caí al suelo y me desperté a la mañana siguiente encima de un banco del bar con un dolor de cabeza, mientras la mujer de Paco limpiaba el suelo y ponía los hornillos de la cocina a funcionar. Encendió la radio y ahí estaba “¡¡Qué jamás se repita!!”, no podía ser….  Me levanté como pude subí a casa y me puse algo para ir al trabajo.

Encedí la radio, ¡¡lo mismo!!, la señora de la limpieza, ¡¡lo mismo!!…… esto es un “deja vú”. Me dieron ganas de llorar.

Al final todo fue cosa del tiempo y de dejar pasar los días, pero es que cuando lo piensas … ¡¡no veas como son de pesadas las dichosas “canciones del verano” que repiten una y otra vez el dichoso estribillo de marras!!!

La esperanza estaba en que hasta el año que viene no volvería a ocurrir algo semejante.

 

Próximo turno:  K – Alejandro Marticorena – Activo

4 comentarios

Archivado bajo JoseLuis, Uncategorized

En definitiva algo que no me ha dejado indiferente.

Y es que la noticia no es para menos.

Yo casi había visto de todo en esta vida, pero si de algo me alegro es que por mucho que creas que has visto todo, va y pasa algo que siempre te sorprende y te hace creer que algo hay en el mundo que aún te queda por ver.

El acontecimiento o noticia es el siguiente:

“Un hombre de Granada denuncia a una prostituta por dejarle insatisfecho”

Este hombre, panadero para más señas, contrató los servicios de una meretriz, o sea un prostituta, en cierto lugar de alterne de alto standing, donde se cotiza la “limpieza de sable” a unos 160 euros por barba, que en los tiempos que corren es una verdadera “pasta”.

Pues el pobre hombre, dándose cuenta que 160 euros son muchas barras de pan a hacer todos los días, consideró que la “moza” no se los había ganado por los servicios prestados, con lo que , ni corto ni perezoso, acudió a la Oficina del Consumidor para poner la queja por los servicios recibidos en el prostíbulo, no eran los esperados, y que los 160 euros no se los había ganado la fenómena como Dios manda.

Oye!! yo había oido de gente que defiende sus derechos, pero creo que esto se escapaba a mi imaginación. Como no se logró solucionar la insatisfacción del panadero, denunció en la OC y la Junta de Arbitraje trató de mediar entre las partes, pero la prostituta no se presentó a la vista.  

Esto es lo que se dice, “un tío con un par”, y no se bien puestos, pero bien “cargados” si que los tenía, lo que demuestra que el servicio ofrecido por la “señorita de la vida” no había sido el correcto, porque lo que el tiene es “una mala follá”.

En parte tiene razón, porque sentirse estafado en una adquisición, en este caso en una prestación de servicios, merece ser denunciado, pero en este caso, la publicidad del hecho ha alcanzado límites inimaginables.

Me imagino que si el panadero es un hombre casado, la mujer esté bien orgullosa este bien satisfecha y contenta de como el marido defiende sus intereses, en aras de la defesa de la economía familiar. O igual se enfada, cuando si hubiese callado y pagado, “ojos que no ven… corazón que no siente”, y en vez de eso, paga y no calla, con lo que debería de estar llena de orgullo de ver como el esposo deiende sus derechos.

Si es que las mujeres nunca están contentas con nada.

Turno para K – AlejandroMarticorena – Activo

6 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Lo sé, por eso sigo sola hasta que una voz me interrumpa de nuevo.

Es que ya era la cuarta vez que alguien la interrumpía mientras daba su discurso de homenaje por aquel anhelado premio que le habían concedido.

No sabía realmente porque se lo habían concedido a ella, pero ahí estaba, en el “púlpito”. Sabía que en esos menesteres ella no era mala; muchos años de experiencia; de hecho miles de “clientes” habían pasado por su trabajo deleitándose de ese excelente manjar que hoy la había encumbrado.

“Y mamá era la que me había enseñado”, “si estuviese ella aquí para que me viese”, pensó por un momento, con esa pedazo de placa entre sus manos para ella merecidísimo, pero para otras no tanto, a tenor de las veces que ya la llevaban interrumpiendo mientras lanzaba al aire sus frases de agradecimiento por el premio otorgado.

Y es que la envidia es muy mala y levanta muchas ampollas, más cuando hay premios de por medio y dependen de las opiniones subjetivas de un jurado. Pero ella sabía que esta vez se lo merecía. Muchas veces había deseado ese reconocimiento y al fín estaba ahí. Son de esas ocasiones en las que se sentía orgullosa de su saber hacer y años de “tocar huevos” le habían valido la pena.

La ilusión que todos los años tenía, era la primera vez que la sentía en su cuerpo en forma de alegría desbordada. Pero estaba claro que había “gentuza” que no la iban a dejar disfrutar de su momento, por otro lado tan merecido.

Si ya se lo había dicho su marido “como tú no me las ha hecho nunca nadie”. Hasta en una ocasión, durante un verano calurosos de los noventa, las había probado su vecino, que se había quedado solo en casa porque su señora y sus retoños se habían ido a pasar unos días a casa de su suegra y a ella le había dado pena que el pobre hombre quedase desatendido con lo que se armó de valor fue a su casa, cogió sus huevos , et voila!! una obra maestra que el pobre hombre agradeció hasta la eternidad: “nadie me la ha hecho nunca como usted” repetía una y otra vez el hmbrecillo mientras se babeaba con cara de tonto.

Y ella lo sabía, en lo suyo era muy buena, y ahora este reconocimiento así lo decía.

Solo le surgía una duda, ¿cómo le iba a sentar a su marido el tener que poner esa placa en el armario y que todo el mundo la leyese?

Premios del Barrio de la Estación de Chinchilla de Rioseco 2009, rezaba la parte oficial de la placa, mientras que debajo ponía el galadón: “Primer premio a la Tortillera del Año“.

Próximo turno: J – Lustorgan – Activo

6 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Estamos negociando el precio

Que vamos a pedir por el estupendo trabajo que estamos haciendo en pro de los derechos de nuestros votantes y de todos los ciudadanos en general. En eso fíjate tú que si se ponen de acuerdo el PSOE y el PP.

Hijo mío, por favor, de tu blando lecho salta.
Déjame dormir, mamá, que no hace ninguna falta.
Hijo mío, por favor, levántate y desayuna.
Déjame dormir, mamá, que no hace falta ninguna.

Hijo mío, por favor, que traigo el café con leche.
Mamá, deja que en las sábanas un rato más aproveche.
Hijo mío, por favor, que España entera se afana.
¡Que no! ¡Que no me levanto porque no me da la gana!

Hijo mío, por favor, que el sol está ya en lo alto.
Déjame dormir, mamá, no pasa nada si falto.
Hijo mío, por favor, que es la hora del almuerzo.
Déjame, que levantarme me supone mucho esfuerzo.

Hijo mío, por favor, van a llamarte haragán.
Déjame, mamá, que nunca me ha importado el qué dirán.
Hijo mío, por favor, ¿y si tu jefe se enfada?
Que no, mamá, déjame, que no me va pasar nada.

Hijo mío, por favor, que ya has dormido en exceso.
Déjame, mamá, que soy diputado del Congreso
y si falto a las sesiones ni se advierte ni se nota.
Solamente necesito acudir cuando se vota,
que los diputados somos ovejitas de un rebaño
para votar lo que digan y dormir en el escaño.

En serio, mamita mía, yo no sé por qué te inquietas
si por ser culiparlante cobro mi sueldo y mis dietas.
Lo único que preciso, de verdad, mamá, no insistas,
es conseguir otra vez que me pongan en las listas.

Hacer la pelota al líder, ser sumiso, ser amable
y aplaudirle, por supuesto, cuando en la tribuna hable.
Y es que ser parlamentario fatiga mucho y amuerma.
Por eso estoy tan molido. ¡Déjame, mamá, que duerma!

Bueno, te dejo, hijo mío.. Perdóname, lo lamento.
¡Yo no sabía el estrés que produce el Parlamento!

Este ameno pasaje espero que os haga relexionar la próxima vez que haya elecciones de cualquier tipo. Alzamiento contra la partidocracia YA!!!

Turno para   I – Volvoreta – VACACIONES

Salta turno a: J – Lustorgan – Activo

6 comentarios

Archivado bajo JoseLuis

Enviar a Zerolo de embajador en Teherán.

Esto es lo que por donde yo vivo se define como “tener mala follá”.

Aún me acuerdo en la campaña electoral última en un mititn soltó “que estos 4 años no he parado de tener orgasmos, los que me da mi marido y los que me da Zapatero (ojo, orgasmos democráticos estos últimos)”.

Si espeta esto en Teheran, no es que lo dilapiden, es que le ponen “mirando para la Meca” y le dicen lo que de verdad vale un peine o mejor dicho, “vas a saber lo qe son orgasmos de camello”.

Yo es que particularmente creo que los políticos en los mítines se trnasforman: Suben al atril, empieza a ver a la gente, esta, como gilipollas. aplaude todo lo que dice el político. y este por lo tanto, se crece. ¡¡Ahí es cuando el politico se transforma en “gilipollas”!! Se les calienta la boca que es una barbaridad y es que esto es matemático y nunca falla.

Sólo he asistido en mi vida a un mitin politico y no me quedaron ganas de volver a otro. Son como “The Transformers” , pero sin puñetera gracia. Sueltan una salta de tonterías que ni se creen ellos, pero que a la gente les calienta la cabeza y quedan en “un estado de trance” cual rebaño de borregos.

Esta claro que la política es un arte, y el de la “oratoria” otro mucho mas complicado, una cosa no implica la otra, eso es cierto, no todos los grandes oradores son políticos , pero si todos los políticos tiene  que tenr don de habalr en publico.

En España tuvimos un par de ellos que estaban encerrados en una urna que ponía un letrero “solo abrir en campaña electoral”, y…, alaaa!!! cuando empezaban la campaña, los soltaban por los tablaosa enardecer a las masas. El gran maestro para mi ver fue Alfonso Guerra, ¡¡ que gran monologuista se perdió el Club de la Comedia”, y un gran digno sucesor fue Alvarez Cascos, otro que casda vez que abria la boca subia el pan.

 

Pero a lo que ibamos, Zerolo en Teherán es como el dicho antiguo de “írán y no volverán”, y en caso de que si volviese no creo que tuviese muchas ganas de volver. Iba a saber alli bien lo que es “una fusión nuclear”. Como diría aquel personaje de “Esta noche cruzamos el Mississipi” (Crispin Clander) a “Zerolo” le borrarían el “Zerín” en Teherán. Es que es una ciudad y por ende un país no especialmente dedicado a la tolerancia y las buenas constumbres…. ¡¡Perfecto para la Alianza de Civilizaciones de marras!! ¡¡Pero que coño!!  Si aún están por civilizar….

Próximo turno para: F – Saralm – Activo

Salta turno para: E – Ederavenblue – Activo

5 comentarios

Archivado bajo JoseLuis