Archivo de la etiqueta: Pensamientos

De nuevo por aquí…

 Bien, que solo luce esto, el silencio es inquietante. Desde hace casi un año este maravilloso blog no tiene una entrada nueva. Pero veo con mucho entusiasmo que las visitas siguen, que a las personas que les gusta la buena lectura nos dejan sus comentarios alabando cada una de las maravillosas entradas. Esto me motiva.

Mi nombre es Cuauhtémoc y un día me tocó la suerte de poder pertenecer a un equipo de escritores maravilloso y entusiasta, el cual poco a poco con su ingenio y dedicación fue llenando este blog. Hoy regreso, después mucho tiempo de ausencia, para toparme con que esto está abandonado. Compañeros: ¡Regresen por favor! el publico los aclama. Los necesita. Las ideas fluyen en sus mentes eso lo se, así que tenemos mucho que dar todavía.

Me atreví pedir autorización a Sito para poder empezar de nuevo a publicar  y él, muy amablemente  me abrió las puertas de este blog, que si bien es cierto ya es de todos, de los que escribimos alguna vez aquí y de todos nuestros lectores.

 Sí, gracias a ustedes que han leído cada uno de los post aquí publicados, porque ustedes nos dan la fuerza para seguir cosechando ideas.

Ahora aquí está la invitación, aquí está el primer post después de las larguísimas vacaciones que se tomó el blogguercedario para continuar. He aquí me he tomado la libertad de escribirlo, con la finalidad de invitarlos a que sigan visitando, a que sigan leyendo, porque aquí siempre habrá alguien que esté escribiendo.

Y bueno, como introducción y primer post creo que ya es algo, así que aquí les dejare mi ultima frase, espero que haya alguien que la siga y publique un nuevo post con esa frase, si no es así estaré visitando y claro si no hay nadie mas que publique, lo haré, pero obvio que me encantaría que alguien mas estuviera por aquí ya. Porque las nuevas etapas traen nuevas oportunidades.

5 comentarios

Archivado bajo W - Cuauhtémoc

Mi Efecto Placebo

Saboreo cada minuto desde que sé que va a ocurrir.

Rezo para que nada estropee ese momento.

Intento no pensarlo para no emocionarme demasiado y llevarme un chasco enorme si se jode el plan.

Cuando por fin llega el día, no me importa ir a trabajar, voy con otro talante. Curro y vuelvo a casa como si me fuera la vida en ello.

Llego a casa. Abro la puerta. Silencio.

Voy a cambiarme de ropa. Silencio. Decido qué para qué. Estoy sola en casa, puedo pasearme desnuda.

Enciendo una luz, sólo una que me alumbre lo justo. Silencio.

Voy a la cocina y me preparo una bandeja con todo lo que he comprado en la gasolinera: derivados del petróleo debidamente saborizados, un sándwich, una copita de vino y de postre lo mejor de la noche: una tarrina entera de Strawberry Cheese Cake.

Me arrellano en el sofá y le doy al play.

Sé que solo será una noche. Los 3 se han ido y yo estoy sola. Puedo imaginar que soy soltera, independiente y tengo toda la casa para mi.

Mi tiempo es mío.

Comienzo a comer el helado despacito..para que me dure toda la película.

¿Qué peli veo?

Siempre la misma. Amo a Woody Allen y amo más Nueva York.

6 comentarios

Archivado bajo molinos

En ocasiones veo injusticias

Sí, en ocasiones veo injusticias, como todos ustedes. ¿Ejemplos?, millones, pero todos las conocemos y el que no lo crea que ponga el telediario y se eche a llorar. Creo (luego existo) que lo principal, igual que con todo en esta vida, es poner de nuestra parte, hasta donde podamos llegar claro. Me explico, claro que podemos cambiar el mundo, existen millones de mundos igual que existen millones de personas, alrededor nuestra esta nuestro mundo y en ese si podemos intervenir. No grandes metas, nada de pajaritos en la cabeza y mucho menos malgastar nuestro tiempo en batallas demagógicas, como dicen por aquí “a poquito a poco” o “piano piano” como dicen por allí. Sócrates decía que quien se dispone a efectuar grandes obras procede con lentitud y Beethoven confesaba que su genio se componía del 2% de talento y del 98% de perseverante aplicación, y ambos cambiaron su mundo. Igual que el 1% de quinientos no es lo mismo que el 1% de mil, yo a lo mejor no voy a poder llegar a donde tú llegas pero igualmente aquel nunca llegara a donde llego yo.  Hay quien dirá que es cuestión de principios pero yo creo que es más fácil aún, ya nos lo decía nuestra mama… “se bueno niñ@, se buenoooo..” y el que piense a estas alturas que hablo de dar una limosna que empiece de nuevo por el principio. Sí, en ocasiones veo injusticias,  ¿pero quién soy yo para cambiarlas?, terrible error compañer@, darle a cada uno lo que se merece (en el más amplio de los sentidos) no creo que sea jugar a ser Dios ni mucho menos, entre otras cosas porque no conozco a ese Dios, ni se le espera. ¿Sacar provecho de tu ayuda?, a nadie le amarga un dulce pero que ese dulce no sea la base de tu alimentación y además como ya sabemos, el dulce en exceso es malo je je. Esto no es una secta y yo no soy su líder pero si uno sólo de vosotros, a raíz de esto, reflexiona un poco y para bien, esa sera mi recompensa y no sera un dulce porque yo nunca lo sabré. Pero sí, en ocasiones veo injusticias.

6 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo

Sala de confesiones

Yo confieso. Sí, confieso, pero que conste en acta que no me arrepiento.

He sido malo, muy malo pero es mi función. Yo no se hacer otra cosa porque nací para esto, y tú ¿sabes tú función?. La vida es dura y sin mí lo sería mucho más. Sin mí no estarías preparado para ella y sin mí quizás no merecieras vivirla y quizás no sería necesario que lo hicieras. Todo bien, todo correcto, todo normal….eso no es vida es otra cosa, un camino de rosas, flores que nunca nos ayudan a madurar, evolucionar, adaptarse y sobrevivir, la misma palabra lo dice, eso sí es vida, la de cada uno, la que cada uno se merezca. Yo estoy ahí siempre, a tu lado y hay veces que gano y otras no, pero siempre trabajo para mí aunque a veces te favorezca. Normalmente no gano porque hay muchos como tú, hay muchos habitats donde me adapto porque no soy uno más, soy el que decide hasta donde llego y hasta donde llegas tú, no tengo límites y tú sí, es mi virtud y paradójicamente también la tuya. No soy más que tú pero soy mejor, tengo mi función y un poco de la tuya, soy necesario para ti y para ellos, bueno ellos, ellos no se merecen nada si me eligen a mí, pero mientras lo hacen o no, tienen derecho a vivir, son las reglas del juego y las acepto. Ellos no pueden vivir sin ti pero tampoco sin mí, yo les enseño y tu los malcrías, conmigo aprenden, aprenden a elegirte a ti. Pero por eso mismo soy necesario, no como el arrepentimiento. El arrepentimiento es necesario en la confesión porque si bien es dogma de fe que cuando dios perdona, perdona de verdad, también lo es que no puede perdonar a quien no se arrepiente.

 Pero de eso sabes tu más que yo, querido angelito, yo como diablillo se más que tu en todo lo demás.

6 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo

Yo confieso

Que soy estupenda y maravillosa.

Que tengo una mala leche acojonante.

Que mi cabeza funciona demasiado deprisa para lo que está bien visto.

Que mi lengua, la mayoría de las veces, se convierte en un enemigo de mi misma. Tiene vida propia y aunque juro controlarla, es imposible. La parte buena es que muchas veces la gente no capta la terrible maldad que acabo de expresar.

Que soy capaz de tener pensamientos tan retorcidos que si alguna vez los verbalizara, a más de uno se le helaría la sangre.

Que ahora a mis 36 años, estoy a gusto con mi cuerpo.

Que tengo unos pies preciosos.

Que soy muy divertida.

Que soy mucho más sensible de lo que a mí me gustaría y de lo que nadie imagina.

Que puedo ser una completa cabrona si me lo propongo.

La verdad es que molo mucho.

10 comentarios

Archivado bajo molinos

Un día en mi vida vale mucho dinero

¿Un día en mi vida?, no creo aquello de que todos lo días sean iguales. Cierto es, que es costumbre extendida tal aseveración, pero yo no la comparto. Tengo en el recuerdo, en mi vida de estudiante imberbe, de haber pensado en ese sentido sobre mi vida pero entonces era así. Me levantaba, iba a clase, volvía, comía y para clase otra vez, después volvía, barrio sésamo y poco mas, a la cama. No podía hacer nada mas, no tenia dinero, no había Internet, ni play ni nada de lo que hay ahora.

Los tiempos cambian y la gente cambia, por la vida y por nosotros mismos, es mi caso. Gracias a Dios, me exijo mucho, no permitiría caer en la pasividad mental de pensar que hoy es igual que mañana y que pasado mañana será igual que ayer, no me lo puedo permitir, por salud mental.

¿Qué hacer para no caer en la monotonía?, es algo muy subjetivo pero depende donde pongas el listón de cada concepto: diversión, relax, trabajo, familia….. yo personalmente pongo los listones altos y así y solo así llegare al termino medio, donde evidentemente radica la virtud, esa gran desconocida. Seguro que hay algún familiar al que hace mucho tiempo que no llamas o una película que hace mucho tiempo que querías ver o una empresa donde siempre quisiste trabajar y nunca te atreviste a mandar curriculum, etc., y millones de etc., etc.,…

Puedo pecar de ignorante para algunos o de vanidoso para otros pero raramente me importa lo que piense la gente, mientras no me lo digan están en su derecho de pensar lo que cada uno quiera, ahora eso si, yo también tengo mi manera de pensar y nada ni nadie lo va a cambiar, o quizás si. Si me contradicen encantado, puede que les de parte de razón, hoy en día con una jornada de mañana y tarde en la oficina poco diferente pueden ser los días, pues estáis equivocados todo esta en nuestra cabeza. Ayer leí que se había suicidado el portero de la selección alemana de fútbol con 32 años, había sido portero del FC Barcelona entre otros, se tiro a las vías de un tren, ¿creen ustedes que se puede tener razones para suicidarse con tu vida y la de toda tu familia solucionada?. Por eso les digo… ¿un día en mi vida?…un día en mi vida vale mucho dinero.

8 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo

La relatividad de la vida

Año 2050, todos estaremos muertos.

El agua es el bien mas preciado y hace varios años que se acabo. No hubo tercera guerra mundial, fue la guerra definitiva. No hubo división por raza ni por religión, unos tenían agua y otros la necesitaban.

Nos remontamos diez años atrás, las reservas se agotaron y mientras unos procuraban encontrar agua por sus propios medios, con sus propias manos, otros esperaban con impaciencia para quitársela, armados hasta los dientes, para eso habían sido las grandes potencias mundiales durante varios siglos.

Los primeros la encontraron y se desato una guerra que nadie años atrás podía haberse imaginado, sangrienta, injusta, desproporcionada, lanzas contra armas sofisticadas, hombres contra maquinas. Fueron millones de personas las que murieron tantas que murieron todas las que tenían agua, ironías de la vida.

Año 2050, todos estaremos muertos, pero….¿a  eso podemos llamarle vida?.

9 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo