Archivo de la etiqueta: navidad

Mil historias en la cabeza

Por Sara

Queridos compañeros del Blogguercedario: Feliz año. (por si no os lo había dicho). La verdad es que no me gustan las Navidades, ya que se supone que son días de reunión familiar, fiestas, bondad… blabla.

Mi familia no vive en España, cada año faltan más seres queridos, y para colmo de los males, apenas puedo salir porque hace 6 meses me destrocé una pierna mientras me tomaba un descanso escribiendo para este mismo blog.

Se supone que este nuevo año va a ser bueno, al menos eso señala la intuición de los que me rodean. Creo que peor no puede ser, pero no voy a hablar muy alto.

El caso es que, aunque no participe en las celebraciones, las navidades me trastornan. Todo se revoluciona, y ya no sé si vivo en sábado, domingo o jueves. Así que claro, llega el lunes y se me echa encima el tema del Blogguercedario. Y mientras hago planes para cuando me den el alta de una puñetera vez, intento llevar el máster al día, atender a todos mis amigos que están pasando por aquí las vacaciones, va el jefe y plantea el tema: Genio y figura. Que me recuerda al programa de chistes que había en la tele hace muchos años que lanzó a la fama a varios graciosillos de la farándula española.

Pues me vais a perdonar que no haga la reflexión pertinente, pero quiero centrarme en el regalo que quiero haceros. No tengo ni idea de qué hacer, y menos desde el triunfo de Gorio con su canción, creo que ese regalo es insuperable. Así que no esperéis gran cosa de mi parte, ni un vídeo haciendo capoeira porque soy muy tímida. Disculpadme si el regalo llega tarde… pero agarrándome al refranero español, “más vale tarde que nunca” y una vez más, me paso el tema semanal por el forro y escribo lo que quiero. Ya sabéis, “genio y figura hasta la sepultura”.

Saludos a todos y feliz 2010.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

Post del día de Navidad, je…

Tenía varias ideas en la cabeza para este post, cosa que por suerte, suele ocurrirme. La que más me gustaba era aquella en la que versionaba “Cuento de Navidad” y los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras visitaban a Sito… para convencerlo de que nos diese una cesta de navidad, je. Sin embargo, tras leer todos vuestros post, he decidido pasar de la ficción y escribir un post hablando de por qué me gusta la Navidad… con lo cual, aquellos que no sois fans de estas fechas casi es mejor que dejeis de leer 😀

MOTIVOS POR LOS QUE ME GUSTA LA NAVIDAD (el orden no va en relación a la importancia):

1º/ Por la ilusión de los niños. Porque todavía sigue aquí esa niña que cree en la magia. Esa niña que sonríe feliz cuandos en sus ojos se reflejan las luces de los adornos navideños. Esa niña que tararea villancicos… El otro dia, en mi estudio de pintura, viví un momento precioso al final del cual todos acabamos partiéndonos de risa. La cosa comenzó con una de mis alumnas pequeñas, de 5 años… dijo que había aprendido un nuevo villancico y de ese villancico solo sabía el comienzo “Campana sobre campana” y cantó el comienzo, yo la acompañé y poco a poco las voces comenzaron a sumarse hasta que todos los alumnos, también adultos, y yo, acabamos cantando el villancico. Cuando finalizamos se me escapó un comentario: “esto ya parece una película musical“… y todos acabamos riendonos a carcajadas. Pero la verdad es que fue un momento precioso, digno de la Navidad.

Otro momento típico de mis navidades es aquel en que algún alumno “sabidillo” de 9 ó 10 años le dice a los pequeños que ni Papa Nöel ni los Reyes Magos existen. Y ahí salta la Sonvak que defiende apasionadamente cualquier causa que le parezca adecuada, y desde luego, mantener la ilusión de los peques es la mejor de las causas, con lo cual acabo dando un discurso que gira alrededor de que el creer no se hace con la cabeza sino con el corazón, y que si uno en su corazón siente que Papa Nöel existe (o SSMM los Reyes Magos) pues entonces así es. Y lo finalizo diciendo que desde luego yo sí creo en Papa Nöel y los Reyes Magos, con una cara muy seria, je. Al final, el alumno “sabidillo” se queda dudando de sus propias palabras o incluso cediendo, y los peques con su ilusión intacta. Y yo me siento bien y con la misión cumplida.

2º/ Los adornos navideños: me encantaaaaaaaan, porque sino la Navidad no parecería tal. La ambientación siempre es importante. Eso sí, a poder ser, con cierto gusto.

3º/ Las sonrisas de la gente. Están ahí todo el año, pero en Navidad parecen intensificarse.

4º/ ¿Espíritu consumista?. Odio ir de compras y sin embargo me entusiasmo buscando el regalo perfecto para cada persona, poniendo todo el cariño en el empeño. No es que sea tarea fácil pues hay que adecuarla al bolsillo, pero aún así vale la pena.

5º/ La lotería… Lo curioso es que no suelo jugar, pero me encanta oir su retransmisión el día 22 y pensar en la cantidad de gente que se sentirá aliviada económicamente.

6º/ Compartir estas fechas con la familia. Eso me colma el corazón. Soy persona de visitar todas las semanas a la familia, para mi lo más importante, y en esta época del año es como si festejara la existencia de mi familia, como si diera gracias especialmente por tenerlos ahí. También es cierto que las ausencias se sienten más presentes de lo habitual y que hay momentos en que los ojos se te empañan por la triste emoción. Pero me siento a la mesa, los contemplo a todos, añoro a los que no puedo contemplar, y me siento rebosante de amor hacia ellos, mi familia, y doy gracias.

CONCLUSIÓN: Seguro se me quedan cosas en el tintero, pero para mi la Navidad es una tradición digna de ser conservada. Son unas fechas de agradecimiento, de amor y de magia. Unas fechas de buenos sentimientos.

Así que hoy es viernes, 25 de diciembre y con una sonrisa en la cara y mucho cariño yo os deseo FELIZ NAVIDAD!!! 😀

8 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

¿Blanca Navidad?

¿Blanca Navidad?

Desde hace ya varios años, por motivos personales No celebro la Navidad, es más es la peor época del año, tanto que cuando se va acercando me pongo enferma y estoy deseando que llegue el 6 de enero por la noche. Es entonces cuando respiro más tranquila…
La Navidad era fabulosa, al menos para mí, cuando nos reuníamos todos los hermanos con mis padres y compartíamos los buenos platos que mi madre se esmeraba en preparar. Había cariño, unión y felicidad, pero las cosas cambian y ya no hay na de na, así que aunque no quería dejar de participar en el tema de la semana, no puedo ni deseo hablar de lo que llaman “la blanca Navidad”, ni blanca ni de cualquier otro color, para mí son unos días muy tristes. Sin embargo respeto a todos los que quieren y pueden celebrarla y por eso os dejo un vídeo que espero os guste. Y por supuesto que os deseo una Feliz Navidad a tod@s , una cosa no quita la otra…

SANDRA

 

9 comentarios

Archivado bajo Sandra

El regalo de Gorio

11 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Navidad versus Primavera

En Navidad  el tiempo es de fiar. Sales de casa por la mañana y hace frío y con un poco de suerte nieva y hay una niebla chulísima. Cuando vuelves a casa por la tarde seguirá haciendo frío y es posible que durante todo el día no haya parado de jarrear.
En primavera hace un calor asqueroso, pero no te puedes confiar. Lo mismo hace calor por la mañana y cuando vuelves por la tarde ha caído la mundial de lluvia, se ha levantado un viento huracanado y llegas a casa con una tiritona.
 
En Navidad sabes qué ropa tienes que ponerte: toda la que haya en el armario. Calcetines chulos de colorines, botas guays resistentes al agua, un abrigo gordo con el que pareces un muñeco michelín, unos guantes preciosos, bufanda y además todos mis gorros. Todo el mundo va igual: forrado. 
En primavera llega el confusionismo estilístico. ¿ Qué te pones? ¿Manga corta con medias? ¿ Manga larga sin calcetines? ¿ Tirantes será demasiado? Mejor botas no, pero sandalias tampoco, ¡Dios mio! necesito zapatos de entretiempo..pero..¿qué coño es entretiempo? Un stress. Sales a la calle y te das cuenta de que no solo tú no sabes que ponerte, en 20 metros de acera ves a gente con botas y forro polar y otros con sandalias y tirantes.
En Navidad estoy pletórica de energía. Nada me da pereza. Quiero hacer cosas, salir de compras, ver amigos, ver a mi familia, ver incluso a mi familia política, ir al cine, a exposiciones, a ver las luces de Navidad, a pasear forrado de ropa. Soy actividad permanente.
En primavera no quiero hacer nada, no quiero comer, no quiero levantarme de la cama, todo el mundo me cae mal, mi trabajo me horroriza, mi familia me da pereza, mis amigos son plastas, no quiero salir de casa, no quiero pasear, no quiero hacer nada, mas que estar en mi sofá leyendo y esperar a que llegue el otoño o a que me toque la lotería y poder irme a vivir a algún sitio sin primavera. Si me dejaran hibernaria.
 
En Navidad hay regalos. Para hacer y para recibir. Me gustan los regalos, comprarlos y darlos. Me da igual que sea materialista, que sea consumista, que sea un invento de los grandes almacenes y desde luego no tolero eso de: mejor te lo compro la semana que viene que empiezan las rebajas. ¡cutre!
En primavera en los escaparates no hay más que ropa de verano que no puedes ponerte y con la que además te visualizas y dices: ¡ dios mio!…este año a la montaña.
En Navidad estoy más guapa, me favorecen los gorros.
En primavera quiero ser invisible, no me favorecen los bikinis.
 
En Navidad la ciudad está preciosa, me encantan las luces de colores, los adornos y los árboles. Los escaparates están decorados y los dulces de navidad son apetitosos aunque yo jamás coma ninguno.
En primavera la ciudad se instala en un calor asqueroso que te va a aplastando contra el suelo y a tu alrededor millones de partículas de polen vuelan haciéndote estornudar, rascarte el paladar con la lengua y tener los ojos rojos como dos tomates.
Navidad es en diciembre siempre. No hay cambios. Diciembre es un mes chulo y de confianza.
Primavera es cuando le apetece, desde marzo hasta junio, se concentra en mayo. Un mes feo y que me cae mal.
En Navidad está de moda decir: que pereza de Navidad. Yo digo: ¡ ole, ole, Navidad! 
En primavera la gente dice: que ilusión…la primavera. Yo digo: putaprimaveradeloscojones….
En Navidad estoy más feliz que una perdiz.
En primavera soy horriblemente desgraciada, desagradable y hostil.
 
Adoro la Navidad.
Odio la primavera.

 

8 comentarios

Archivado bajo molinos

Blanca Navidad

Bueno, no me negareis que está simpático el video.

¡¡FELICIDADES A TODAS!!

¡¡Y A TODOS TAMBIEN!!

7 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Invierno en la montaña

24 inviernos sufriendo lo que popularmente se conoce como Blanca Navidad. 24 inviernos con incomunicaciones continuas, frío, días y días sin salir de casa, sin poder hacer planes para Nochevieja porque lo más seguro es que la carretera esté cortada.

Porque aquí nieva sobre nevado, hiela sobre helado, y a pesar de todo, odio la Navidad. He llegado a pasar un invierno en los Alpes preguntándome para qué coño busco más montaña. El único año de mi vida que no he visto la nieve fue cuando vivía en Lisboa y os puedo asegurar que no la eché de menos en absoluto. Soy capaz de vender mi alma al diablo por otro invierno sin nieve.

Ya sé, ya sé que a vosotros os encanta la nieve, que adoráis cuando nieva y os emocionáis sólo de pensarlo. Así que nada, si queréis un poquito, os abro la ventana de mi habitación para que cojáis todo lo que queráis.

PC170247

8 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo