Archivo diario: 6 enero 2010

Be water, my friend

Genio y figura es una frase que no me gusta y creo que no se me puede aplicar, al menos ahora. Usualmente la utilizamos de forma extremista, bien para expresar una intensa admiración por alguien, bien la espetamos como explicación  de que una persona volverá a caer en el mismo error una y otra vez porque es incapaz de cambiar.

Ese es el meollo del tema. La capacidad de cambiar la forma de ser, la personalidad…

Se suele decir que la gente no cambia. Que puede modificar temporalmente ciertas facetas de su comportamiento de cara a los demás, pero que el fondo, en la realidad no cambia y tarde o temprano volverá a su antiguo ser. Genio y figura…

Sin embargo no estoy de acuerdo con esta creencia.  Sostengo que, en general, y sobre todo por necesidad, nos adaptamos a nuevas condiciones que se crean en nuestro entorno, sean del  tipo que sean. Y creo que podemos aprender de esta adaptación. Aprender, al menos, a limar esas facetas nuestras, de nuestra forma de ser, que no nos gustan (y que por supuesto, todos tenemos).

Es cierto que si no lo hacemos, si no aprendemos, y las circunstancias fuesen de nuevo las anteriores, volveríamos a comportarnos de igual manera que lo hemos hecho siempre.

 Pero sí, podemos aprender y moldearnos a nosotros mismos, intentando llegar a estar más cerca de aquella forma que nos gustaría ser. Ser más maleables y flexibles, adaptables. Por eso, más que “genio y figura” me gusta la frase del taoísmo, que conocí gracias al anuncio de TV, y que nos decía Bruce Lee: “Be water, my friend”.

8 comentarios

Archivado bajo Aspective_

Genio, figura

Ilustre ibérico con impetuoso impulso.
Iluminador con imán que improvisa con ilusión e ilusiona con imprevisión.
Iluso (que no ilusorio).
Inagotable impulsor de incandescentes incendios imponentes. Impar.
Incontinente incontinuo.
Impermeable a lo impersonal, a la impertinencia y a lo insustancial.
Inconstante, impecablemente impuntual, inaprensible, incompleto,
inapropiadamente indeciso: incorregible, pero en todo, incomparable.
¿Inhabitable? Inhabitable.
Inevitablemente inolvidable.

O blanco o negro contigo, te odio y te quiero  dependiendo de la temporada, con tus luces y con  tus sombras, tú, Amigo,  genio y figura hasta la sepultura.

6 comentarios

Archivado bajo obsidianablack