Archivo diario: 18 enero 2010

Terremoto

Mi experiencia fue hace unos 10 años. Estaba dormido y de repente sentí un frío espantoso y mi cama empezó a moverse.

Fueron unos segundos pero aquella experiencia no se me olvidará jamás. Recuerdo que me quedé dormido enseguida, y a la mañana siguiente fue cuando me enteré de que se había producido un temblor en Lugo que se propagó hasta la zona de Vigo.

Os prometo que sucedió como si de una película de terror se tratase, así lo recuerdo. Quedé acojonado.

El temblor fue tan fuerte que levantó la cama literalmente del suelo y se movía como si estuviera en una montaña rusa. Por aquel entonces vivía en un piso 13, y claro , imaginaos si se llega a derrumbar…

Ahora que ha sucedido lo de Haití, lo he vuelto a vivir en mi memoria y la verdad es que estoy desolado por esa pobre gente. Les toca lo peor de lo peor.

Este es un tema un poco peliagudo por la rabiosa actualidad en la que se encuentra.

Saludos a tod@s.

5 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Tremores

Por Sara

Ya debéis de estar hartos de ver en las noticias la tragedia en Haití, y de hecho me consta que a alguno no le ha gustado nada el tema de esta semana. Lo siento, culpa mía, tuve que improvisar tema bajo  presión… pedidle explicaciones a Sito, como siempre.

Tremor significa ‘temblor’. Utilizo esta palabra portuguesa porque quiero situaros en el escenario de un terremoto. Este escenario es Lisboa. Y como voy a contaros mi experiencia personal, olvidaos del gran seísmo que destruyó la ciudad en 1755, porque no soy más vieja que Matusalén. Más bien nos remontamos al 2007, por aquel entonces yo vivía en la capital portuguesa y ya había escuchado varias historias sobre temblores que habían sacudido la tierra a lo largo de los años. Incluso hay una especie de profecía que vaticina una gran catástrofe en un futuro próximo.

No le di mayor importancia hasta que, una mañana en la que dormía muy bien acompañada, la cama empezó a moverse. Cuando abrimos los ojos, nos llevamos un susto de muerte al ver que la cama se desplazaba por la habitación y las paredes se movían haciendo ondas. En un principio no teníamos claro si era fruto de la pasión, de la resaca, o de la juerga de los vecinos, pero enseguida nos situamos.

De un salto salimos del cuarto y corrimos hacia la terraza del salón mientras diversos objetos caían de los armarios y estanterías. Parecía que el techo de más de 3 metros de altura se nos iba a venir encima, así que lo mejor era salir de casa por la vía rápida. Trepamos por el balcón y saltamos a la calle (menos mal que era un primero), ni siquiera habían pasado 5 minutos y cuando pisamos el asfalto todo dejó de temblar.

Una vez fuera nos encontramos con que no éramos los únicos a los que el terremoto les había sacado de casa, ya que varios vecinos habían tenido la misma idea. Algunos lo contaban como algo “normal”, otros hablaban de posibles réplicas y eso nos acojonó bastante. Nos daba miedo entrar en el edificio, pero cuando pasó un rato y los demás se fueron dispersando ya nos decidimos a subir, que para eso pagábamos el alquiler. Lo primero que se nos ocurrió fue poner la radio, y ya hablaban de que un terremoto de grado 6 en la escala de Richter con epicentro en el Algarve había hecho temblar Lisboa.

Afortunadamente todo quedó en un susto, y como recuerdo, algún objeto roto que había caído al suelo y unas enormes brechas en las paredes.

Así que puedo decir que, a mis 25 años, he sobrevivido a un terremoto.

16 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo