Archivo diario: 28 enero 2010

Tanto medicamento y tanta gaita

Pues yo quiero utilizar el tema semanal para criticar desde el respeto la medicina actual y la forma de concebir las enfermedades en la actualidad y desde hace ya años.

Hemos acostumbrado a toda la gente, no sé quien ha sido, si la publicidad de los grandes laboratorios, los médicos o los farmacéuticos, no lo sé, pero como decía, hemos acostumbrado a la gente a tomarse un medicamento a la mínima e incluso para prevenir, para asegurarse de y por si acaso luego.

Quien no ha visto a un amigo que va a salir de copas y de cenita tomarse un “alquen” antes por si acaso le da ardor, o esa otra que se toma día sí día también la dormidina por si acaso duerme mal. O la que le duele la cabeza, o cree que le está doliendo, o posiblemente me va a empezar a doler y tomarse el termalgin o el spidifen o como se escriba.

Yo por supuesto respeto todo esto, porque soy muy respetuoso la verdad, pero no entiendo como puede haber auténticas farmacias ambulantes que tienen pastillas para cada cosa. Yo soy de los que si me duele la cabeza aguanto un poco, y si veo que va a más o que no me pasa pues me decido a tomar un termalgin, y en 10 minutos curado, porque soy bastante afortunado y no suele dolerme pero también porque nunca he abusado de ningún medicamento y cuando me tomo uno me hace un efecto brutal e inmediato.

Como aquel día que tenía la espalda, concretamente el trapecio, con una tensión terrible que ya no podía aguantar, el masajista no tenía hora hasta después de dos días. Así que me tomé un myolastan, famoso entre los famosos, y me lo tomé acojonado porque sabía que era muy fuerte, y por eso me tomé sólo medio. Qué barbaridad!! en 6 minutos estaba en la cama y no sentía ni las carrilleras con la consiguiente baba cayendo sin cesar por la mejilla sin poder activar los músculos del brazo para que llevasen diligentemente mi mano a limpiar las babas.

Con todo esto quiero pedir a los laboratorios que utilicen el método placebo y que investiguen todavía más sobre ello. Porque recuerdo documentales que aportaban datos en los que cogiendo al azar y eligiendo una muestra representativa de la población con los mismos síntomas, muchas veces gente que era medicada con un efecto placebo (sin que lo supiesen por supuesto) mostraba una recuperación más efectiva que la medicina tradicional, y es que la mente y el cuerpo es muy poderosa y si los ponemos en sintonía, el cuerpo es capaz de generar los mecanismos más naturales e increíbles que necesitamos para eliminar o curar muchos de nuestros males.

8 comentarios

Archivado bajo Codeblue_