Archivo de la etiqueta: volver

Va por ti, abuelita Lucía…

Pero es evidente, tristemente, imposible, volver atrás en el tiempo y recuperar a esas personas que se han ido y ya no volverán.

He empezado el año perdiendo a otro de mis seres queridos… mi luchadora abuela Lucía.

Mi abuela Lucía era argentina. Un buen día, dejó atrás su tierra, su familia, para venirse con su marido y sus tres hijos a Galicia. La morriña podía con mi abuelo… la morriña fue la compañera por el resto de vida de mi abuela.

Mi abuela era una mujer fuerte que combinaba el trabajo en el negocio familiar, con las labores del hogar. Mantenía la entereza ante la añoranza de sus padres y hermanos, a quienes fue perdiendo sin poder asistir a sus funerales. La vida no fue fácil para ella.

Ella me hablaba de su tierra. Me contaba preciosas historias de su vida allá. De su familia. Con sus palabras lograba transportarme y hacerme sentir que yo había vivido allí. Que había conocido aquellas praderas, aquel rancho, aquella gente, mi gente. Por ella llevo el anhelo de llegar a conocer algún día Argentina.

Un día le regalé un preciosa libreta encuadernada y con unas 500 páginas, y le pedí que, si tenía tiempo, me escribiera allí sus vivencias, todo lo que ella quisiera… para mi sería el mejor regalo. Desgraciadamente, la enfermedad impidió tal cosa. Primero vino el cáncer al cual logró vencer. Después vino la embolia cerebral que la mantuvo postrada en cama 5 años, con un vaivén de raciocinio y sinrazón.

Siempre que la visitaba, la miraba y sentía que me estaba mirando a mi misma. Que de alguna forma, ella era yo y yo era ella. En sus ojos encontraba sus sueños perdidos que me decían no pierdas tus sueños. En sus ojos encontraba las palabras que se habían perdido y que llegaban a mi corazón en forma de caricia.

Pude despedirme de ella. Pude abrazarla y decirle lo mucho que la quería, y ella comenzó a llorar pues ya no podía hablar. Quería decirme algo y no podía. Yo la miré a sus lindos ojos, a esa mirada tan tierna, y le dije “no te preocupes, yo sé que quieres decirme que tú también me quieres mucho”… y entonces sonrió mientras me miraba con el te quiero más bonito del mundo reflejado en esos ojos que nunca olvidaré. Ella fue una de mis almas gemelas en esta vida.

Va por ti.

6 comentarios

Archivado bajo Sonvak_