Archivo de la etiqueta: vicios

El mensaje misterioso

La escasez de sus recursos económicos, aunque cierto es que también lo eran otros muchos distintos a los pecuniarios, habían dejado su teléfono móvil sin operatividad. Apuró, hasta su extremo inferior máximo, la última botella de güisqui que le quedaba sin contar, por supuesto, las que se apilaban desordenadamente y ya totalmente vacías en el cubo de la basura. Su consciencia, como era por otro lado habitual al final de cada noche de todos los viernes –que más valdría decir, ya sábado-, era insensible a cualquier mínimo acto de normalidad. Sobre la mesa del salón el cenicero rebosaba multitud de colillas, en muchos casos mal apagadas, lo que producía que la habitación despidiese un olor asqueroso para todo aquel que, procedente del exterior, quisiera adentrase en ella. Su estado era tan lamentable que, ni siquiera las dos hileras de polvo blanco alineadas en paralelo sobre la misma mesa del salón, podían ser observadas por él mismo. Se encontraba “ciego”, como en muchas ocasiones le habían recriminado tanto sus amigos como su hermano con quién compartía la vivienda.

Habían pasado ya muchos años en los que había disfrutado de las ventajas de ser un “yuppie”, en lo que a diversiones y alto nivel social se refería. Todo comenzó cuando conoció a Michelle, una acaudalada millonaria de edad ya avanzada que se encaprichó de lo que, entonces, era un bello cuerpo de Adonis. Sin quererlo se convirtió en su “gigoló” particular y es así como conoció mundo, disfrutó de caprichos y lujos y se relacionó con personajes de otro entorno. Sació las fantasías sexuales de Michelle sin importarle a ella que tipo de métodos utilizase y hasta logró convencerla que su disfrute sería mayor si el número de personas intervinientes, de ambos sexos, se ampliase. El resultado fue una continua serie de orgías en las que él quedaba más extenuado que Michelle, sobre todo cuando en el caos sexual –que él buscaba con más ahínco- su relación era con otros hombres.

Ahora, cuando encontraba cierta lucidez en su cabeza –que no sobrevenía nunca antes del martes o miércoles-, se lamentaba de todas aquellas acciones. Convivía con un diagnóstico de SIDA, que no quería del todo reconocer. Ya hacía tiempo que había despilfarrado todos sus ahorros al haber sido despedido del importante cargo –aunque figurativo- en el que Michelle le había instalado en una de las empresas del grupo. No podía ser de otra forma pues Michelle falleció, también de SIDA, hacía cinco años e inmediatamente la única hija heredera de toda su fortuna se deshizo de él sin contemplaciones.

Tardó en darse cuenta que su teléfono móvil había emitido el clásico pitido de recepción de un mensaje. Al cogerlo pudo observar torpemente, pues por su estado le costaba centrar la visión, que había varias llamadas perdidas que procedían de su hermano. Imposible responder pues su compañía ya le había cortado la posibilidad de efectuar más llamadas.  Intentó leer el mensaje y, como en otras muchas ocasiones, maldijo a su hermano. ¡Qué manía con escribir en el dichoso lenguaje de “sms”!. Por mucho que lo intentó no supo descifrarlo así que dejó el teléfono sobre la mesa y dejó que su cuerpo reposara sobre el sofá quedándose dormido.

A la mañana siguiente, la policía tocó el timbre de su puerta. No se anduvieron con rodeos tras la obligatoria presentación.

–          Señor Valdivia, su hermano ha fallecido al despeñarse por un barranco junto con otra persona. ¿Conoce Vd. a Gloria Bertrand?.

–          ¡Por Dios, qué me dice!. Sí, por supuesto que la conozco. Es la hija de Michelle Rhode, pero ¿qué tiene que ver con mi hermano y con su muerte?, inquirió él.

–          Todavía no lo sabemos, señor. Hemos llegado hasta aquí al descifrar el mensaje que anoche le envió su hermano-, le respondió el policía.

–          Si, no pude leerlo. Bueno mejor dicho, no pude entenderlo. Siempre he odiado ese tipo de mensajes que se comen todas las palabras.

–          Bueno señor, le tendremos informado y necesitaremos también de su ayuda. Por favor, le rogamos que mañana pase Vd. por comisaría.

Los policías abandonaron su casa quedándose él totalmente desconcertado. ¿De qué conocía su hermano a Gloria?; ¿Por qué se habían suicidado?; y, sobre todo, ¿Qué decía ese mensaje?.

JOSE MANUEL BELTRAN

7 comentarios

Archivado bajo José Manuel Beltrán

Qué vicios!!

Hay vicios que vienen y van y hay vicios que practicamente nacen con uno.

Entre los que vienen y van, por mi parte está el fumar y, últimamente, el juego en red. Llevaba 7 años sin fumar y voy y caigo como una tonta otra vez en el vicio, que ahora mismo abarca las horas que estoy ante el ordenador. El juego… resulta que tenía una cuenta en facebook desde hace no sé cuánto tiempo… y recibo en mi correo una petición de ayuda de un amigo desde el facebook… y entro a ayudarlo. Ahí comenzó todo. El juego Mafia Wars se convirtió en un auténtico vicio hasta que conseguí estar entre los más respetados… el dominio del juego trajo consigo cierto decaimiento del interés… pero apareció otro juego: Yoville. Éste de momento me mantiene todavía enganchada, pero sé que tarde o temprano el interés también decaerá.

Entre los vicios que se podría decir que han nacido conmigo están: el dibujo, la lectura y el sexo.

Desde muy pequeña mi interés por estas tres materias han ido de la mano, de tal forma que, con tan solo 9 años me decantaba por dibujar desnudos y leer literatura para adultos (entre los 9 y los 10 años me leí la colección “El jardín secreto”, los mejores clásicos eróticos, evidentemente, a escondidas de mis padres y, como no, con un diccionario en la mano).

Mi gusto excesivo por el dibujo y la lectura me llevaban a encerrarme en la habitación y no querer salir con mis amigas, cosa que en su momento mis padres consideraron preocupante, con lo cual, y al contrario que otros adolescentes, yo me encontré con que eran mis padres los que me pedían que saliese con mis amigas en vez de pedírselo yo a ellos. 😀

Así como en un éxamen sobre teoría sexual habría sacado un sobresaliente, en la práctica mi nota habría sido un  “cero patatero”… ¿el motivo? los chavales de mi edad no me parecían nada interesantes, y aquellos que sí llamaban mi atención eran demasiado mayores para una adolescente. Con lo cual, tardé en encontrar al hombre adecuado, pero una vez llevada a la práctica todo lo leído, el sexo se convirtió en uno de mis mayores vicios (y, ojo, que soy de las que piensan que el sexo mejora cuántas más veces lo haces con la misma persona, con lo cual, soy de naturaleza monógama… así que, si el sexo es un vicio, eso convierte a mi pareja en otro vicio ;D).

Mi obra artística no ha dejado de girar en torno al sexo y al hombre y con respecto a la lectura, el gusto va variando con la edad, decantándome actualmente por textos relacionados con la psicología en el arte.

Para finalizar, decir que estos tres vicios son capaces de robarme el sueño y el apetito 😀 lo cual indica un gusto desmedido por ellos que viene a ser una de las definiciones de la palabra “vicio”.

SONVAK

PDT.: Feliz Fin de Semana a tod@s!!!!!

9 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

Ricos porque son viciosos

Tu boca se ha vuelto un vicio, Tomás.

Me lo digo todas las noches.

Las sábanas aparentan ser mares quietos pero desaparecen con las olas debajo de tu sombra.

Te sigo buscando como un vicio definitivo.

Ricos fueron los orgasmos que me sembraste.

Hay cuerpos viciosos porque la piel se desgasta, porque el hambre tiene una filosofía extraña y no entiende al amor.

No analizo mi dependencia.

No quiero hacerlo.

Es la sentencia de mis deseos con tu desnudez.

Toma lo que digo y escríbelo en mi cuerpo.

¿O es soledad de vacíos o tus besos son ricos porque son viciosos?

Si muero en mi cama, será por tu política.

Próximo turno: F – LuzGabriela – Activo

Salta turno a: E – Deravenblue – Activo

Salta turno a: D – Rosma – Activo

Salta turno a: C – 08Sandra – Activo

12 comentarios

Archivado bajo Luissiana