Archivo de la etiqueta: tiempo

Bambalinas

Bambalinas

Entre bambalinas como todas las noches desde hace más de 13 años, espero mi hora de salir y hacerles reír, dicen que soy graciosa, las críticas muy buenas, por eso llevamos tanto tiempo representando la misma función. Supongo que pensarán que soy feliz. Alguien que hace reír a los demás debe serlo ¿no?

Pero nadie sabe lo que cuesta, es más duro de lo que todos creen. En muchas ocasiones salir al escenario es jodidamente difícil. Ellos no tienen la culpa de estés hecha una mierda, que te sientas sola con el teatro lleno hasta la bandera, que te sientas perdida, que nos sepas qué va a ser de tu vida fuera del escenario, que se te escape el tiempo entre las manos, que veas como todos avanzan a tu alrededor y tú estás anclada desde aquél día.

¿Cuánto tiempo puede un corazón albergar esperanza? ¿Cuántas noches habré de soñar con algo que no llegará? ¿Cuántas risas puedo ser capaz de simular? ¿Cuántos días más desearé no haber despertado?

No pido demasiado, una vida digna, sin lujos, no necesito gran cosa, sólo algo por lo que desear levantarme cada mañana.

19.30 – Tengo que irme, me toca actuar, pondré mi mejor cara, les haré reír, me colocaré mi mejor máscara; máscara que tapa mis ojeras; ojeras que prueban que el sueño me esquiva por las noches, noches en las que vuelven las sombras del pasado sigilosas y punzantes que me susurran al oído todo lo que jamás seré y tendré.

19.30 – Tengo que irme, me toca actuar, pondré mi mejor cara, les haré reír…

Sandra

 

8 comentarios

Archivado bajo Sandra

¡¡¡9 horas perdidas por un mamarracho!!!

Hay cosas que se detienen. Los coches se detienen, el viento se detiene, incluso las vidas se detienen. Pero lo que nunca deja de marchar es el tiempo, por eso dicen que es un tesoro y debemos saber valorarlo.

dali

El tiempo se aprovecha y se emplea. Pero el tiempo también se puede perder, y hasta te lo pueden robar. La sensación que ambas situaciones te dejan es bastante desesperante, y hay personas que parece que se dedican exclusivamente a robar el tiempo a los demás.

clock_spiralPor ejemplo, hacer un largo viaje en tren para ver a tu chico y darle una sorpresa, y la sorpresa llevártela tú al descubrir que te ha puesto los cuernos. Entonces dices: “¡¡¡9 horas perdidas por un mamarracho!!!” Y te planteas una duda: “¿El tiempo me lo ha robado él, o lo he perdido yo?” Ahí puedes caer en un círculo vicioso de pérdida de tiempo, volviendo por donde has venido tirando a la basura otras 9 horas, o ver el vaso medio lleno y decidir aprovechar el viaje. “Ya que estamos…”

Haces turismo, conoces una nueva ciudad, e incluso tienes tiempo para una dulce venganza. Pongo como ejemplo Barcelona, que está a 9 horas de donde vivo, y además aún no he estado nunca, y así me doy una vueltita. Paseo por la playa, recorro las ramblas, admiro la Sagrada Familia y el Parque Güell, además de visitar la Casa Batló con sus líneas curvas, un edificio que siempre quise conocer.

LaPedrera 

Tras hacerme con la ciudad, me cruzo ‘accidentalmente’ en el camino de mi chico y su nueva acompañante. La cara de él no tiene desperdicio, le planto un morreo, y entonces la cara que no tiene desperdicio es la de ella, cuya mirada asesina se clava en semejante mamarracho. Entonces me voy con una sonrisa, y con el maravilloso sabor de la venganza.

Me ha encantado Barcelona, un placer emplear aquí mi tiempo para vosotros.

Próximo turno para: R – Ariel Shinigami – Activo

10 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

Poco o nada de tiempo nos queda

Así que a disfrutarlo.

Y el tiempo se disfruta con pequeñas cosas. Viendo sonreir a nuestros niños, leyendo un buen libro o viajando sin prisas a la ciudad que nos vio nacer.

La cantidad de tesoros que nos rodea es enorme, encontrar los adecuados es todo un arte que requiere de paciencia, concentración y mucha suerte.

Para un anticonsumista como yo es fácil encontrar el equilibrio en los pequeños placeres de la vida. Lejos del conformismo lo que busco es coleccionar sonrisas, no las mías, la de los demás.

Y es que no hay nada que me haga más feliz que hacer feliz a alguien. No es altruismo, es necesidad.

M – Chapinita – Activo

8 comentarios

Archivado bajo Sara de Lupotac