Archivo de la etiqueta: premonición

Soñando con el futuro

Basta que a uno le digan que tiene que escribir sobre sueños estúpidos para que los tenga… de hecho estoy esperando a ver si sueño con la vaca Paca y me inspira el post de la próxima semana, que la cosa está realmente chunguilla y me veo escribiendo versos para niños.

Pero sí… sé que a lo largo de mi vida he tenido sueños de lo más variopinto… sueños que uno no se explica como han ido a parar a su cabeza y se pregunta de qué pueden ser reflejo.

Hay pocos sueños que recuerde vívidamente y los pocos que son, la verdad es que no me parecen estúpidos, quizá porque en su momento acabaron significando algo.

El más estúpido que recuerdo, lo recuerdo porque lo tuve ayer mientras dormía la siesta (no sé que me pasa con esta primavera, que me tiene por los suelos). El caso es que en tan corto lapsus de tiempo pude llegar a soñar que tenía un ombligo en la espalda, y no en el centro sino hacia un lado. En el sueño dudaba de si ello era posible (o sea, despierta tengo claro que no es posible o lo habitual, pero en el sueño no recordaba muy bien si el ombligo debía estar en la espalda o en el abdomen). Cuando me desperté pensé “uff, ya tengo resuelto el post para el blogguercedario” (esto es como cuando tenía un ejercicio complicado de Sistemas de Representación Espacial… acababa dando con la solución en sueños).

Si nos vamos más lejos en el tiempo, cuando yo tenía 22 años, tuve un sueño que al despertar me hizo partirme de risa, pues en un primer momento lo consideré estúpido. De hecho, lo compartí con el que era mi marido por aquel entonces, entre risa y risa. Le conté que había soñado que me despedían del trabajo (esto no era como para reirse). Le conté que al poco había recibido una oferta para trabajar de lo que era mi sueño por aquel entonces y precisamente para lo que estudiaba (combinándolo con el trabajo): diseñadora gráfica (esa parte del sueño bien). Le conté que él y yo nos divorciábamos en mi sueño, justo después de empezar a trabajar yo en mi nuevo trabajo (ahí me partía de risa… me parecía increíble pues estaba muuuuy enamorada). Y por último, le conté que además había soñado que yo ya estaba con otro hombre, del cual no conocía su cara, pero sí su coche con el añadido de la empresa para la que trabajaba dicho hombre (yo ya me desternillaba con esta parte del sueño).

Lo increíble de ese sueño es que una a una, cada una de sus etapas se fueron cumpliendo, y en un breve espacio de tiempo… de hecho comenzaron a convertirse en realidad poco después de tenerlo. Primero me despidieron de mi trabajo por reducción de personal (menuda depre me pillé pues me gustaba aquel trabajo). Tres meses después me ofrecieron trabajo de Diseñadora Gráfica (yo flipaba por colores… no me acordaba de mi sueño todavía). Apenas había comenzado en mi nuevo trabajo cuando mi marido me dejó (todavía es hoy el día que no tengo claro el motivo). Yo seguía sin acordarme de mi sueño… hasta que apareció en mi vida el hombre que conducía un coche con un anagrama de una determinada empresa. Cuando lo conocí lo último que me imaginaba es que aquel hombre era el hombre de mis sueños… normal, lo conocí en fin de semana y el coche de empresa lo usaba solo por la semana. Cuando un día de semana quedamos para tomar algo y me recogió en su coche de trabajo… me quedé alucinada: había conocido a mi segundo ex-marido 😀

Creo que ese es el motivo por el que no tiendo a considerar mis sueños estúpidos. Está claro que la mente es un enigma a resolver, y los sueños que ésta nos regala son pistas de ese enigma. No fue la primera ni tampoco la última vez que tuve sueños que se cumplieron y eso hace que por muy tonto que pueda parecerme uno de mis sueños lo analice preguntándome que esconde detrás.

SONVAK

(Hoy es el cumple de Goyo  y desde aquí quiero desearte que sean muchas risas las que pueblen tu vida y de haber lágrimas que sean de felicidad. Felicidades y a por otros tantos igual de bien llevados!! Besazos).

6 comentarios

Archivado bajo Sonvak_