Archivo de la etiqueta: lengua

La lengua se utilice adecuadamente

Y no hay mas ramificaciones que las que le queramos dar y yo como soy puñetera os voy a relatar otra rama distinta; aunque puedo destacar que hay lenguas viperinas harpías y de distinto costal. Pero eso lo dejo para otro dia que hoy  vamos servidos de verdad.

Que después las aplicaremos del modo que mas nos guste o la vestimos para la ocasión. Un dato curioso que me llama mucho la atención son esas lenguas que cuando se comen una cuentan como que se comieron cien.

O véase el caso igualmente de estas otras lenguas trovadoras mas dadas ente el sector masculino dónde la suelen emplear para llevar al huerto alguna damisela que caiga rendida entre su lengua y algo más. Rendida caerá pero raras veces comprobara que no son trovadores los que realmente la saben emplear. Porque dicen en mi pueblo que de hablar no se consigue na. Si hablas y no sabes actuar de nada te valdrá tenerla como la tengas porque aquí lo que vale es saberla emplear.

Y que decir de los pulpos declarado animal de compañía; Tenemos el pulpo acaparador que ligado a su gran lengua hace el completo con sus tocamientos. Intentando llegar al conjunto sin dejar nada atrás. Y muchas veces da la impresión que tienes enfrente a un perro que al igual que con el resto a la hora de la verdad todo queda en agua de borrajas porque el perro solo ladra y no hay na de na. Quedándote con cara de imbecil porque comienzas a pensar tanta verborrea y cortejo  para que a la hora de la verdad se vaya como las regaderas y el jardín se quede sin regar.

Y ahí esta mi gran pregunta de quien domina el cotarro entre líos y tocamientos disfrutes y distraimientos. Que ellos tienen la fama y otros cardan la lana de ser los que dominan pero a la hora de la verdad no tienen ni zorra idea y si saben del agujero es porque existen los donuts. Y es que tengo que decir; ya para terminar que no es solo tener buena lengua, herramientas y tentáculos Ni tener reglas de dibujante o metros de carpintero. Si el material no es bueno ni tiene calidad: Con el tiempo terminaras. Machacando la nuez y metiéndola en un ladrillo.

G – Gaby – Fin de Semana

15 comentarios

Archivado bajo Rosma

…que la lengua se utilice adecuadamente

…que la lengua se utilice adecuadamente cuando se practica sexo oral es lo que aconsejan los sexólogos. El sexo oral es una práctica sexual milenaria que con más o menos intensidades, todas las sociedades lo han practicado. Esta práctica, no es más que otra forma de tener sexo entre las múltiples que existen.
El sexo oral: felación para los hombres y cunilingüis en las mujeres, ha sido sujeto de perversas asociaciones a lo largo de la historia, calificándolo como una mala práctica sexual, sucia o subyugante. Estas opiniones, no son más que el resultado de inhibiciones estrictamente culturales y que provienen principalmente de las religiones que a lo largo de los tiempos las han prohibido. Afortunadamente, hoy el sexo oral no está mal visto y aunque en España aún no se llega al grado de libertad como en el resto de Europa, vamos por buen camino.
Otras de las creencias comunes es que en la mayoría de los casos es la mujer la que se resiste a practicar el sexo oral, siendo más bien todo lo contrario, el hombre es más reacio, en parte porque las características anatómicas femeninas tienden a confundirlo y a no saber muy bien como hacerlo. En definitiva, ¡no saben donde poner la lengua!
Los genitales femeninos están hacia adentro y el clítoris no está a simple vista, muchas veces hay que buscarlo y en cada mujer es distinto. En cambio en los hombres el estímulo es más fácil, el pene y su erección es evidente y una de sus realizaciones es la erección.

Si los dos éstán de acuerdo ¡adelante!

Si los dos éstán de acuerdo ¡adelante!

Y yo me pregunto, ¿por qué una práctica sexual tan mal vista y condenada históricamente, resulta tan atractiva?
Quizás parte de la explicación está en las facultades de estimulación de la boca y las características propias de cada sexo. Chupar, apretar o succionar el sexo del otr@ con tu boca, es un placer. La boca, es uno de los órganos más activos y sensibles dentro de la estimulación erótica, pude ser también la protagonista de un orgasmo y del preámbulo amatorio. También tiene terminaciones nerviosas que provocan placer y por cierto, los labios y la lengua están en el ranking de la sensibilidad.
Según los sexólogos, el sexo oral es atractivo porque sale de lo clásico y porque «el contacto con la mucosa bucal a una temperatura agradable es más excitante». En el caso de los hombres, indican que, la boca tiene mucha más capacidad de apretar el pene en distintas zonas y con diferentes intensidades que en una vagina.
Felación se refiere al miembro masculino como sujeto de succión o estimulación bucal. La conjugación de la lengua y los labios en contacto con el pene resulta extremadamente excitante para los hombres porque la estimulación es múltiple y variada, hay tantas formas de hacer esto como personas lo practiquen.
La «oralidad» recibe el nombre de cunnilingus cuando el sujeto de succión es la vagina o el clítoris. La palabra proviene del latín ‘cunnus’, que significa vulva, y «lingere», que significa lamer. Esta práctica en las mujeres puede ser aún más importante que en el hombre. Los sexólogos nos aportan otro dato importante: «Más de la mitad de las mujeres no alcanzan el orgasmo a través de la penetración, básicamente porque el lugar más sensible es el clítoris, lleno de terminaciones nerviosas, ubicado a la entrada de la vagina y en el caso de una relación sexual con penetración la estimulación es más bien por frotación que por una acción directa. En cambio, con el sexo oral se va directamente al punto sensible: el clítoris».
La boca vuelve a ofrecer una multiplicidad de forma de estímulo, con ritmos, intensidades y frecuencias distintas. Boca, lengua, labios y también dedos al servicio de la zona más erógena de la mujer.
En cada mujer, la sensibilidad de la vulva y el clítoris es distinta y eso determinará el tipo de estimulación que más le guste.

 D – Rosma – Activo

11 comentarios

Archivado bajo Sandra

Las cercanas fechas de la Navidad

Se acerca la Navidad, y como todos los años ya estamos pensando en el atracón de dulces, comidas y cenas que nos vamos a meter entre pecho y espalda en el mes de Diciembre. Pero eso sí, ya tenemos escrita la carta a los Reyes Magos y lo que es más importante, hemos elaborado nuestra lista de propósitos para Año Nuevo. Y además este año, aparte de dejar de fumar, meternos en gimnasios, y hacer el amor con más frecuencia (vagos que sois unos vagos) está de moda un nuevo propósito que me tiene tremendamente confuso. Y es ni más ni menos que intentar hablar en castellano pero sin tintes machistas. Como el famoso miembra de la Ministra de Igualdad.

Como todos habréis oído alguna vez, el lenguaje español o castellano es profundamente machista, lo vemos todos los días en el lenguaje coloquial. Sin ir más lejos los atributos masculinos son sinónimo de algo positivo: «esto es cojonudo«, «tuve más polla que nadie ganando la lotería»  y sin embargo cuando hablamos de los genitales femeninos o incluso de su ropa interior lo hacemos aplicando un sentido negativo: «vaya coñazo de día», «vaya braga de ordenador que me he comprado».

Tenemos otros ejemplos como atribuir cualidades utilizando un animal masculino: «mi abuelo es un zorro que no veas» – dónde zorro es sinónimo de listo y astuto, pero os imagináis si utilizamos el femenino de este mismo animal: «mi abuela es más zorra que nadie».

Luego hay expresiones tópicas como «De dónde viene el hombre?» haciendo referencia con la palabra hombre al ser humano (también masculino), es decir, incluimos a hombres y mujeres pero utilizamos sólo la palabra hombre.

Y por supuesto, cuando nos referimos a un grupo de personas dónde hay hombres y mujeres, siendo la proporción completamente indiferente, basta con que haya un hombre que entonces ya hablaremos del grupo en masculino. Para que lo entendáis, si están jugando en un parque Miguelito con sus 5 primas Lola, Pili, Mary, Sonia y Berta, los llamaremos a todos con la expresión: «Niñoooos, la merienda…»

Sin embargo, cuando decidí hablar de este fenómeno, y me refiero a los tintes machistas del castellano, me documenté un poco y leí algún artículo que me hizo dudar de mi posicionamiento. Me explico. La Real Academia de la Lengua explica una y otra vez que es un error muy frecuente confundir el género de las palabras con el sexo de las personas, y así explica que «la persona» y «el ser» son exactamente lo mismo, siendo una de ellas de género femenino y otra masculino, y no por ello se refieren necesariamente sólo a mujeres o sólo a hombres. Además, al no existir un género neutro con el que nos podamos refirir a un grupo, la norma en el castellano es que lo hagamos con el género masculino (posiblemente se eligio en su día el masculino porque entonces si la sociedad era tremendamente machista) pero no hay que volverse locos y en los tiempos actuales no se debe malinterpretar, y OJO, que no digo que no se tenga que cambiar, pero no a la velocidad que algunos proponen ya que el lenguaje debe evolucionar de forma lenta para que se consolide.

Creo una vez más, que estamos poniendo énfasis y preocupación en algo que obviamente hay que cambiar poco a poco, no me entiendan mal, yo SÍ pienso que es demasiado machista el lenguaje, pero que no veo prioritario. Me preocupa mucho más la incidencia del lenguaje SMS o el maldito Messenger. A veces me escribe alguien o me envían un mensaje al móvil y no tengo ni la más remota idea de lo que me dicen, y no soy precisamente de los que le gusta tener que hacer un gasto extra a las empresas que considero más abusivas como son las de telefonía móvil. Yo soy de los que le gusta que la lengua se utilice adecuadamente.

B – Suki – Activo salta turno a:

C – 08sandra – Activo

15 comentarios

Archivado bajo Codeblue_