Archivo de la etiqueta: juventud

El lado oscuro de Internet.

Eran ya las siete, aunque habían quedado a las cinco de la tarde, y él no se había presentado en el parque.

Atrás habían quedado los nervios, el ¿qué pensara de mí? Y las mil y una excusas que pensaba contar para justificarse ante el chico… pues de eso se trataba. Después de seis meses de tratarse por chat y msn por fin iba a conocer a Adan16.

Cierto que no pesaba los treinta y cinco kilos que le había dicho, sino más bien cincuenta y tres y que su metro setenta del msn se quedaba reducido a un metro sesenta y cinco… hoy que llevaba tacones.

Cuidadosamente había dejado las zapatillas en la taquilla de gimnasio, al salir del instituto, y se había puesto unos zapatos de tacón de su hermana mayor. Le estaban un poco estrechos, pero pensaba que solo seria una hora o así… y al final llevaba ya dos horas de plantón. Menos mal que era en un banco del parque.

 

Cansada ya de esperar se levanto y volvió al gimnasio… por suerte la recepcionista estaría hablando por teléfono, así que se subiría a los vestuarios se cambiaria y se iría a casa… alegando que tenia prisa, con la ropa del aeróbic puesta, pues ya estarían acabando la clase.

 

Efectivamente la recepcionista estaba hablando… pero con un par de policías, en lugar de por teléfono. Subió discretamente pasando por detrás de ellos y entro en el vestuario. Rápidamente se cambio. Estaba en ello cuando subieron sus compañeras de aeróbic… la miraron de forma rara. Bajo por la otra escalera, la que daba a la sala de gimnasia y salió por el pasillo a la recepción. Allí estaba su monitora de aeróbic, la recepcionista y tres policías.

 

– Hola Eva – le dijo su profesora ¿dónde vas con tanta prisa?

– A casa – respondió ella – tengo prisa.

– Mas de lo que supones jovencita – dijo uno de los policías – pero me temo que tendrás que explicarle a tus padres y algunos compañeros míos por qué no has ido a tu clase de aeróbic.

– Pero… – empezó titubeante

– Hace rato preguntaron por ti en clase – le corto la profesora – y obviamente no estabas.

 

Los policías la llevaron en silencio a su casa. Allí la esperaban nerviosos, sus padres, su hermana y otros dos policías, estos vestidos de paisano. Entraron al salón.

 

– No estaba – informo uno de los uniformados – en el gimnasio. Por eso nos hemos entretenido más… pero reapareció misteriosamente al final de la clase.

– Bien – acepto uno de los policías no uniformados, cuya placa colgaba del cinturón – eso es todo. Ahora ya es cosa nuestra y de sus padres.

 

– ¡Ahora nos explicaras donde has ido jovencita! – le riño serio su padre una vez hubieron salido los policías de uniforme.

– Yo… yo… – titubeo Eva antes de echarse a llorar.

 

– Será mejor que nos deje a nosotros – dijo uno de los policías impaciente – Dime niña ¿Has hablado con Adan16?

– Yo… Yo…

– ¿Qué es eso de Adan16? – pregunto la madre – ¿un robot?

– Un nick – respondió la hija mayor – ¡huy!

– Exacto – confirmo un policía – un nick, un alias de Internet.

– Pero si las niñas solo usan Internet para los trabajos de la escuela – dijo la madre.

– ¿Esta usted segura? – pregunto escéptico el policía.

– Sí – repuso rotunda la madre aunque luego cambio dubitativa – bueno.. eso dicen ellas.

– ¿Y tu? – se giró el policía a la hermana mayor mientras Eva seguía llorando – lo has reconocido muy pronto ¿de qué te suena?

– Mi hermana y otras de su clase hablaban en el recreo. Por lo visto es un chico del MSN que les decía cosas bonitas…

– ¿Y tu y tus amigas no? – insistió el policía.

– Hablamos un par de veces… me copie el mail del PC de mi hermana… pero no nos convenció era un crío.

– Sí – confirmo el policía – eso quería parecer. Vosotras buscabais alguien más maduro ¿no?

– Yo … bueno… – se defendió la hermana – a él aun le gustaba Prety Cure… mas que Buffy.

– Entiendo.

– Es sensible y romántico – dijo Eva, ya recuperada de sus lloros.

– Y hoy lo ibas a ver ¿no? – pregunto un policía.

– Sí – admitió al final – nos íbamos a ver por primera vez en el parque.

– ¿Qué? – pregunto más que exclamo su madre.

– ¡Si no lo conocías! – le riño su padre.

– ¡Nunca conoces a alguien… HASTA QUE LO CONOCES! – se defendió gritando Eva.

– ¡Pero…! ¡Si era un completo extraño! – insistió su padre.

– ¡Por eso! – chillo Eva – ¡Todos saben que soy gorda!… ¡Él NO!… además decía que el físico no importaba… demasiado.

– Si claro – le corto el policía – ¿E importaba?

– No lo sé – acepto Eva lloriqueando – ¡no vino!

– Mejor – repuso el otro policía – eso quiere decir que lo pillamos antes.

– ¿Pillamos?

– Sí – le espeto el policía – Adan16, en realidad, se llama Roberto Gómez Pérez y trabaja en una agencia de viajes… tiene treinta y un años, y no los dieciséis que dice en Internet.

– ¡Oh!

– Tenia dos nombres apuntados en su agenda… El de su hija y otra chica. Sin hora. Lo detuvimos a las cuatro mientras enterraba su cadáver.

 Eva se desmayo.

– Hay que saber lo que hacen nuestros hijos – le dijo el policía a los padres de Eva – Esta vez no le ha pasado nada… a ella. Pero la próxima vez…

– Nosotros no queríamos coartar su libertad – se excuso su madre.

– Recuerde – le replico el policía – Libertad sin seguridad no es libertad.

Próximo turno para : I – Volvoreta – Activo

Salta turno a: H – Jose Luis – Activo

14 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Todo un ejemplo para la juventud

Tengo 24 años y creo que aún me puedo incluir en aquello que llamamos juventud.

Pertenezco a esa juventud del botellón, de las drogas, del fracaso escolar. Pertenezco a la juventud “que no sabe divertirse”, “a la que todo se le permite”, según dicen… esa juventud que no sabe lo que quiere, la juventud improductiva, “la Generación Y”, la que “tiene todo”, “la que se pasa todo el día entre el MSN y el tuenti“, la juventud “a la que lo único que se le pide es estudiar y ni siquiera eso sabe hacer”… ¿os suena? Seguramente la lista se haría interminable.

Pertenezco a la juventud “que no se involucra”, “que no tiene ideas propias”, la juventud del S.XXI…

Cuando tenía 4 años empecé mi educación formal, en Parvulitos, toda ilusionada y feliz. Seguí estudiando en la EGB y de pronto ya no se llamaba EGB, ahora era “Primaria”.

Sin saber muy bien y sin que nos lo explicaran del todo, en 1º ESO (lo que antes era 7ºEGB) nos pasaron al instituto. Fui la primera generación que se escolarizó con sus apenas 12 años en el Instituto, un sitio del que todo lo que se decía era malo y giraba en torno a una palabra: Novatadas. Fui la primera generación de “conejillos de indias de la famosa LOGSE”.

Pasé cuatro años sin saber muy bien como desenvolverme en esa nueva realidad, sufriendo (sin yo saberlo) lo que llaman ahora “bullyng” psicológico y casi físico, yendo a botellones y bebiendo porque si no lo hacías eras aún más “bicho raro” y estando hasta las tantas sin saber qué pintaba allí con mis 13-15 años…

A los 16 años murió mi padre y definitivamente tiré todos los Cuentos de Hadas a la basura, porque me di cuenta que la realidad es muy distinta a todo eso que nos venden: no todo es comer perdices y ser felices…

Seguí estudiando, hice una carrera universitaria y luego otra, porque estos jóvenes “que lo tenemos todo” necesitamos más formación, experiencia, idiomas, ofimática… y currículum inmenso para empezar a trabajar, porque esa generación “a la que todo se lo permite” y que resulta “improductiva” engrosaba ya las filas del paro antes de la actual crisis.

Es cierto: No sé lo que es vivir en una guerra ni en una postguerra. Es cierto: no sé lo que es vivir sin luz ni medicinas. Es cierto: no sé lo que es ponerse a trabajar a los 12 años como mis padres en lugar de poder estudiar. Es cierto: tuve mucho más juguetes y comodidades que las generaciones anteriores tuvieron. Es cierto: Para las generaciones anteriores la vida tampoco fue fácil.

Actualmente y, a pesar de todo, sigo estudiando unas oposiciones en las que ya sé que aunque saque un 10 no obtendré plaza y trabajando a la vez para poder costearme los gastos que conllevan.

No me quejo, sé que aquí sólo he pintado “lo malo” y ha habido enormes momentos buenos en mi vida también, pero me revienta que se hable de los jóvenes de ahora como se hace cuando esa juventud está llena de casos particulares como éste, en los que te ves conducido por una gran ola y cuando te das cuenta ya te estás ahogando. Y es que ya vimos que generalizar no es buena cosa.

Hay jóvenes que se preocupan por el futuro, hay jóvenes que se preocupan y cuidan el medio ambiente, hay jóvenes voluntarios, solidarios y entregados… pero también hay jóvenes que sin hacer nada que pudiera salir en televisión, son todo un ejemplo para la juventud y también para los que no son juventud…

Hoy rindo mi homenaje a cada joven que lucha por sus ideas propias y por su vida.

Puede que fuera casualidad o que Codeblue, conociéndome como me conoce, me dejara aposta esta frase para tocarme la fibra sensible.

Me pregunto si Codeblue lo hizo aposta

Próximo turno para: C – o8sandra – Activo

11 comentarios

Archivado bajo B - Suki