Archivo de la etiqueta: desilusión

Las nuevas etapas traen nuevas oportunidades.

Sería algo nuevo, un cambio total, algo que quizá le vendría bien. Pero, no podía evitar pensar que aquello podría también ser algo desastroso. Puso su equipaje en el maletero del auto, pensó por un segundo lo que iba a hacer, pero todo estaba ya decidido, no había marcha atrás. Miró de nuevo su casa, en la que había disfrutado con él muchos encuentros eróticos, reñidos, románticos, desastrosos. Un sinfín de recuerdos le venía a la mente. –“Ya”- se dijo para sí misma. Se apresuró a subirse al coche y lo puso en marcha. ¿A dónde iría? No, no lo sabía, podría ser la playa, desde niña le había encantado el mar, de hecho siempre tuvo un sueño, el poder tener una hermosa casa a orillas del océano, ver las gaviotas planear el cielo y ella desde una terraza con un barandal blanco observarlas, escuchar las olas, ese ruido tan hermoso, tan único, tan relajante. Cada que iba a la playa no podía evitar preguntarse, ¿Qué hay detrás de tanta agua? Al otro lado. Obvio lo sabía, dependiendo del lugar donde fuese ya que había estudiado geografía y sabía muy bien donde se encontraban las orillas de los océanos. Pero aun así le gustaba pensar que el mar era infinito, embarcarse un día y no llegar a ningún lado.  Aunque mejor era quedarse en la orilla, sentir la arena en los pies descalzos. Ya lo había hecho un sinfín de veces, con Ricardo, de hecho su luna de miel había sido en un maravilloso lugar cerca del Caribe, donde se había entregado por vez primera al que recordaría como el amor de su vida. Lástima, ahora huía de él, si no la hubiera traicionado, si no le hubiera hecho eso, aun seguirían juntos amándose como aquel primer día.

Las lagrimas caían en su mejilla, con su mano derecha las retiró casi de inmediato. No debía llorar. ¿Para qué llorar por alguien que no te valora? No vale la pena. Manejaba tranquila, como si su automóvil fuera una capsula, de esas que veía en películas de ciencia ficción donde se transportaba la gente del futuro, selladas sin que nada ni nadie pudiera irrumpir en ese espacio, tan suyo. Su mente seguía viajando en los recuerdos. También muy de ella.

Lucía, esa mujer que ahora se encontraba al borde del colapso, la cual nunca pensó verse inmersa en ese dolor que ahora la carcomía por dentro, un día fue feliz. La felicidad era tal que imagino que duraría para siempre. Hacía apenas tres años que había contraído matrimonio con Ricardo, un hombre amable, pero a la vez muy serio, pero guapo y simpático mas con ella que con los demás. Eso le gustó de él, desde aquel día que se enamoró. Fue un día de lluvia, acababa de salir de la escuela de Geografía y esperaba el autobús  que la llevaría a su casa. Se había refugiado debajo de un anuncio luminoso para que las gotas no mojaran su uniforme, cuidaba mucho su presentación, pero como estaba a la orilla de la calle, un coche pasó por encima de un charco y la salpicó toda. Por suerte, el chofer era caballeroso y después que le pidió disculpas se ofreció a llevarla. Desde ahí, empezaron a salir. Ricardo, siempre fue cariñoso con ella y duraron de novios dos años, hasta que decidieron unir sus vidas para siempre. Enamorados, se les veía, con esa sonrisa de oreja a oreja, felices, ese día tan maravilloso en el que llegaron al altar. Los mejores años de su vida los pasó a su lado.

No recuerda exactamente, cuando empezó a distanciarse. Pero cuando lo haya hecho ella lo había notado, empezó a ser más frio, más agresivo y se perdieron el respeto. Aquella tarde había sido la última vez  que él le ponía una mano encima. ¿Por qué? Solo porque le pidió un vaso con agua y ella no lo escuchó. Pero antes el se servía lo que deseaba, no necesitaba de sus servicios. Además era su esposa no su criada. ¿Qué lo había hecho cambiar tanto? ¿La seguridad de que ella lo amaba demasiado? Eso sería quizá, muchas veces cuando uno se siente seguro de algo y piensa que lo tendrá siempre ni siquiera lo apreciamos. Podría ser que eso le sucedió a él. Pero que tonto, ¿Por qué mejor no aprovechar ese amor que sentía ella por él para amarse más que nunca? Muchas personas desean ser amadas como ella lo amaba. Con esa intensidad. Tal vez, se entrego demasiado, podría haberse puesto renuente alguna ocasión, o darle muestras de que no lo quería tanto. Pero ¿para qué fingir algo que no sientes? Siempre se decía para sí que no entendía el porqué de que muchas personas se hicieran sufrir si se amaban, eso de darse tiempos, eso de querer extrañar a la otra persona cuando la tienes en frente, ¿para qué querer alejarse para luego volver?

Sintió ganas por un momento de regresar, probablemente  se le hubiera pasado el coraje. Pero recapacitó. – “A lo mejor se estará diciendo en estos momentos que me arrepentiré, que como lo amo demasiado no seré capaz de dejarlo. No. Esta vez ya está decidido. Me iré para siempre. Será un nuevo comienzo, las nuevas etapas traen nuevas oportunidades.

Aceleró su marcha. Había ya manejado mucho, tenía cerca de cuatro horas de carretera. Miró a lo lejos un camino de terracería y pensó que tomar ese camino podría abrirle las puertas a su nueva vida. Giró a la derecha y se adentró en medio de un espeso bosque, la brecha era angosta pero su auto cabía a la perfección. Bajo el vidrio de su ventana y respiró el aire fresco. Olor a pino, a naturaleza. ¡Qué paz se respira aquí! Detuvo su auto un momento. Se bajó y empezó a caminar por debajo de los arboles, se recargó al pie de uno, fue tanto su relajamiento, el cansancio la venció y se quedó dormida.

2 comentarios

Archivado bajo W - Cuauhtémoc

Los famosos también tenemos sentimientos.

Por Gorio

Los famosos también tenemos sentimientos, y sino que me lo digan a mi. ¿Y quién soy?, os estareis preguntando.

Yo soy Gorio, sí sí, ese que asaltan por la calle todas las mujeres. Por suerte tengo unos gorilas bien entrenados que me abren el camino (y de paso van apuntando los números de teléfono y los nombres de sus correspondientes dueñas). Soy ese, cuya canción, que es el numero uno del top ten mundial, suena cada mañana en tu despertador, en tu coche, en tu oficina, mientras haces el amor, en tu mp3, en tu ordenador, en cualquiera de los diales de la radio, y a cualquier hora del día.

Y me lo he ganado a pulso, porque hasta donde he llegado, yo solo me lo he currado. Cuanto trabajo, cuantos obstáculos, cuantas uñas rotas (por eso mi gran éxito se titula “Uñas rotas”). Esa canción la compuse en un momento de furia, porque a mi novia la estaban seduciendo por internet, y la pasión con la que rasgaba las cuerdas de mi guitarra provocó la ruptura de mis uñas, símbolo de lo que estaba ocurriendo con mi corazón (por eso ahora gasto tanto en manicuras).

Mientras componía me venía a la cabeza que nuestro amor pudiera quebrarse y me sentía impotente ante el hecho de que ella se dejara seducir por otro hombre. Estaba fuera de mi; versos y notas surgían inmisericordes liberando la tormenta que había en mi interior.

Y es que la vida es así, cuando una puerta se cierra se abren ventanas. Estaba perdiendo lo más bello de mi vida y a cambio obtenía lo que profesionalmente había anhelado, tal cual fuese un trato con el diablo. Si pudiese dar marcha atrás, cambiaría todo lo que logré con mi sudor, por estar aún a su lado.

La fama y la gloria son damas ladinas que pueden cegarte a las pérdidas del camino. Pero soy humano, simplemente humano. El dinero (y tengo mucho), a pesar de lo que creais, no da la felicidad. Cada noche, una sirena distinta intenta hipnotizarme con su canto, pero mi cama sigue añorando su cuerpo y mi alma llorando su ausencia.

Los famosos también tenemos sentimientos y si por alguna casualidad del destino tú, mi amada, estás leyendo estas palabras, te suplico que retornes a mi lado, y volvamos a ser uno, como antes de que las uñas se me rompieran.

Turno para W – Cuauhtémoc – Activo

16 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo