Archivo de la etiqueta: cárcel

Me entregué a la policía

Por  R – Gorio-  Activo

Me entregué a la policía porque sabía que ya no podría seguir huyendo sin rumbo. Entré en la comisaría que había muy cerca del campo de fútbol. Me acerqué al mostrador y le espeté a aquel agente que yo era ese a quien estaban buscando.

Se incorporó de la silla y me indicó que me diera la vuelta para a continuación ponerme las esposas y acompañarme hasta el despacho del comisario. Era como el de las series de televisión baratas; rechoncho, con bigote y  mal peinado.

Me estuvieron interrogando durante casi cinco agotadoras horas, hasta que me llevaron a una celda. Allí conocí a Jimeno, un gitano que se dedicaba a pasar heroína y se me hizo más llevadera la estancia en ese lugar el poco tiempo que duró.

A los tres días me trasladaron a la prisión de máxima seguridad. Había oído que los novatos son carne de cañón, pero en esa cárcel, debías ser más cabrón que el mayor de los cabrones, y yo ya iba con un buen currículo.

Fui a parar al módulo siete, el de los que tenían condenas por asesinato. Tuve suerte con mi compañero de celda. Ricardo, se llamaba el tipo. Era casi de mi edad y su caso era muy parecido al mío, se había cargado a su jefe tirándolo por la ventana de un décimo piso, y se hubiera librado sino fuera por que todos los compañeros de la oficina fueron testigos del suceso. Fue una venganza, claro, lo quería despedir después de 20 años en la empresa, para darle su puesto a su cuñado, cosas de la vida cotidiana, pero a él parece que no le sentó muy bien.

Pasaron dos semanas hasta que apareció el abogado de oficio, y me requirió a su presencia. Me dijo que mi caso era muy complicado, pero que lo iba a llevar, por que le gustaban los retos. Me calló bien, aunque era joven, no daba la impresión de ser inexperto.

Ya llevaba tres meses y la verdad es que todo parecía muy tranquilo, nadie se metía conmigo. Pero aquella tranquilidad se iba a terminar muy pronto.

Sucedió en la cola de la comida, se acercaron por detrás y me clavaron un punzón en el costado, me caí al suelo desplomado, porque me atraveso un pulmón. Cuando me desperté, estaba en el hospital, custodiado por dos policías en la puerta de la habitación. Una enfermera me estaba tomando la tensión y cambiando el suero, me sonrió y salió del cuarto.

Por la tarde, después de comer, apareció mi abogado. Me explicó que un tipo de la banda de Leo fue el que me atacó, y que lo metieron en incomunicados, que si quería poner la consiguiente denuncia. Yo le dije que no, que esas cosas se arreglaban dentro…

Al día siguiente, el fiscal que me había acusado,  se acercó a verme para hacerme una proposición.

Próximo turno para W – Cuauhtémoc – Activo

9 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo

Un auténtico guión de Almodovar.

Autor:   R – Gorio

gorioPERIÓDICOx

Después de semanas esperando a que se produjera el tan esperado encuentro entre Sonvak y Gorio, dos de los más polémicos miembros de la oficina del blogguercedario, por fin podemos informar del evento.

sonia y gorio

En la foto se ve a los dos.

No nos fue posible captar sus rostros ya que no optuvimos su permiso explícito por tener derechos de imagen.

La reunión se desarrolló en una cafetería de la ciudad olívica convenida previamente.

Según se desprende de esta entrevista, Sonvak se desplazó a la cárcel municipal donde Gorio estaba recluido por una denuncia, al parecer falsa, de uno de los bloggueros de la oficina, probablemente por envidia, porque quería escuchar su versión de los hechos, para comprobar si era verdad o un bulo, ya que no se fía de nadie.

Después de comprobar que era cierto que Gorio había sido víctima de una burda difamación, accedió a pagar la fianza impuesta por el juez para que saliera en libertad vigilada mientras no se celebre la vista oral.

gorio y sonia

Una patrulla acompañó a Gorio en todo momento del encuentro.

Su abogado nos comentó que lo más probable es que el juicio saliera a su favor, dado que contaban con pruebas más que fiables y contundentes, que demostrarían su inocencia.

En cuanto al difamador, un tal Aspective, siempre según palabras de Gorio:

_Ese elemento que se vaya preparando por que le voy a meter un pleito que se va a cagar por él.

Del encuentro se desprende que este ha sido en total cordialidad, y nos han asegurado que habrá otros en los próximos días.

Averiguamos  por nuestra cuenta que Montse, otra integrante de la oficina, ya había visitado a Gorio con anterioridad en la cárcel.

Uno de los funcionarios nos confesó que los escuchó por casualidad cuando comprobó que el circuito de sonido de los presos aún seguía encendido, y no pudo resistir la tentación de oir lo que decían. Nos pasó la transcripción.

_Hola Gorio.

_Hola Montse, ¿Qué haces tú aquí?.

_Vengo a hacerte una proposición.

_¿Qué tipo de proposición?.

_Escúchame bien, te lo ruego, y después decides, ¿Vale?.

_Lo que tengas que decirme, dilo rápido.

_Bien…He descubierto todas las artimañas de Aspective y quiero darle una lección, para eso necesito que tú te hagas pasar por su amante, todos tienen que pensar que te acuestas con él.

_¡¡ Tú estás loca de atar !!, pero sabes lo que me estás pidiendo, toda mi carrera se puede ir al garete, ni de coña.

_Confía en mi, después de todo este embrollo, serás tú el que salga airoso. Primero publicaré vuestra aventura, y esperaré a su siguiente paso, que es predecible, ese tipo de personas siempre lo son, y después le daré la estocada final para hundirlo en la miseria. Una vez me engañó engatusándome y llevándome al huerto, y yo por ahí no paso, le tengo tantas ganas o más que tú. Quiero venganza, y si tú me ayudas será demoledora. Además, tengo que confesarte que estoy enamorada de Sonvak y no me gusta nada que ese capullo de Asp, la ande rondando con sus comentarios de poeta afeminado.

_Me has convencido. Está bien, te doy permiso para que publiques eso, pero como todo sea una trampa y seas tú la que estás compinchada con él, se lo contaré todo a tu marido, y a Sonvak para que tome medidas.

_No te preocupes, te prometo que no te voy a engañar, le tengo muchas ganas a ese desgraciado de Aspective. Bueno, ahora me tengo que ir, ya tendrás noticias…Espero que salgas pronto de aquí. ¡¡ Cuídate !!. Adiós Gorio.

_ Adiós Montse.

carceles

El culebrón de la oficina sigue su camino implacable hacia algún lugar impredecible. Aunque lo parezca, esto no es un auténtico guión de Almodóvar. ¿Cómo acabará?, ¿Habrá sangre?.

Lo cierto es que este periódico no dejará escapar la oportunidad de seguir informando a sus fieles lectores, a los que  no queremos dejar ni un solo segundo, sin la noticia fresca sobre todo este asunto.

Y de seguro que la oficina al completo estará esperando nuevos acontecimientos.

En ese lugar se cuecen habas.

Próximo turno para:   S – Unsinagawa – Activo

14 comentarios

Archivado bajo R - Gorio - Activo