Archivo de la etiqueta: aventura

Una aventura que definirá nuestras vidas

No lo pensamos mucho. Teníamos ganas de viajar, y nuestra relación estaba en auge. Unas vacaciones en el norte de Italia serían divertidas, y una buena oportunidad para estar solos. Aterrizamos en Roma con ganas de comernos el mundo. Visitamos el Colisseo, el Vaticano, la Fontana de Trevi…

Entre pizzas, pasta y helados, disfrutábamos el uno del otro como si nadie más en el mundo existiera, saltando de ciudad en ciudad. Subimos a las torres de Bologna, admiramos el arte de Florencia… En Verona, entramos a la Arena, evitando llegar a la casa de Julieta, pues nuestro objetivo era evitar todo romanticismo en una aventura que definiría nuestras vidas.

Venecia, Pádova, Bérgamo, Milán… un sinfín de calles, de monumentos, de personas amables y personas antipáticas, según la percepción que tuvieran de los ibéricos. Carlos organizó un fin de semana en la nieve, en un pequeño pueblecito al pie de los Alpes, llamado Pinzolo. Por el día subíamos a la estación de esquí, y por las noches nos divertíamos en un local de conciertos. Fue una de esas noches, cuando regresamos a casa con el típico calentón que había que calmar de alguna forma.

Al regresar a España, todavía me retumbaban en los oídos esas palabras de que la aventura definiría nuestras vidas. Carlos esperaba con impaciencia a que saliera del baño. El Predictor decía que sí.

Próximo turno para  P – Montserratita

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

¿Qué voy a hacer sin ti?

Hoy hacía seis meses que había estado en aquella playa paridisíaca. En Los Cayos de Florida. No podía olvidarlo por mucho que quisiera. Sin embargo era capaz de buscar algo de trabajo que la permitiera relegarlo a ese compartimento estanco en el que guardaba  momentos mágicos. Y aquél era mucho más que mágico. Además tenía nombre: Oswaldo.

Si se lo hubieran dicho antes de ir, con lo mal que le había sentado en pleno mes de Diciembre, con las Navidades en puertas,  marchar a Miami a aquellas reuniones que le parecían tediosas, en las que se hablaba sin parar de las excelencias de la empresa y su expansión, tal vez habría preparado algo más su viaje, pero ni por asomo podría suponer algo tan inusual. 

Hizo la maleta sin ganas. Su compañera Marita le había dicho que llevara algo para el tiempo libre del que iban a disponer. Ella quería ir a Los Cayos y no había quién la apeara del burro. Porque cuando Marita fijaba una idea en su mente, no había barreras para que la consiguiera.

Al final optó por incluir, además de los consabidos trajes de chaqueta, un biquini y un short y camiseta, blancos.

Pero de eso hacía seis meses y ahora tenía que concentrarse en la nueva campaña. Los creativos la estaban volviendo loca con sus campañas extravagantes y su jefe exigiéndole resultados para ayer. Nada nuevo bajo el sol, solía pensar ella. Era una frase muy suya.

Eran las 9 de la noche y se fue a casa. En el buzón había un sobre de color marrón y con remite de Miami. Mientras subía en el ascensor le sudaban las manos, el cuerpo y hasta los pendientes. No quería ni pensar que habría allí dentro. Por más que palpaba sólo notaba el odioso plástico de bolitas que tanto le gusta a la gente “explotar”. Cuentan que es desestresante pero a ella le ponía de los nervios.

Se ducho, se cambió y se sentó en el sofá con el sobre enfrente. Mientras lo cogía, notó un temblor en todo el cuerpo al tiempo que miles de imágenes se agolpaban en su cabeza. Imágenes con Oswaldo en aquella playa, que pasaban a velocidad  de vértigo. Recordaba cada momento cuando, en su barco, le hizo el amor de mil y una maneras distintas. Fueron dos días y medio de ensueño. Sin embargo un día, aprovechando una parada en aquella playa, ella bajó, con la excusa de comprar cigarrillos, y ya no volvió. Aún recordaba como él, a pesar de sus constantes negativas, a cada rato quería fotografiarla, sin embargo no le consintió que lo hiciera.

Y ahora aquel sobre.

Lo abrió y dentro venía una nota junto a un DVD. La nota ponía: Pon el DVD, por favor, y llámame. Te necesito más que al aire que respiro y no imaginé que aquello fuera sólo una aventura. Te dejo el número de mi celular.

Qué recuerdos sólo con esa palabra. Celular.

Tomó el DVD como si le quemara en los dedos, se sirvió una copa de vino, encendió un cigarro y pulsó el “play”.

Al terminar la canción, retiró el DVD y se dio cuenta que lo estaba mojando con sus lágrimas. Se había salido con la suya y le había hecho una foto. De espaldas, con aquel conjunto blanco que metió en la maleta refunfuñando.

El cuerpo le pedía que cogiera el teléfono y llamara pero su mente no se lo permitía. Le recordaba constantemente su trabajo, sus obligaciones, su vida perfecta pero insulsa.

Llamó a Marita y, después de tantos meses, se sinceró con ella y le contó lo que sucedió durante aquellos dos días y medio que desapareció.

Veinte minutos más tarde, entraba como una exhalación por la puerta de su casa, con los ojos desorbitados y con una botella de Raimat tinto en la mano.

– ¡Pon ese DVD ya mismo!

Volvió a verlo y al terminar, Marita le puso el teléfono en la mano y gritó: ¡¡¡¡LLAMAAAAA!!!!

Q – Sara – Activo

11 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo

¿Tendré que divorciarme si se entera?

¿Tendré que divorciarme si se entera? Pues realmente no lo sé pero el tiempo lo dirá, y muy pronto, porque hay cosas que corren como bólidos aunque preferiría que fueran a paso de tortuga.

Llevábamos mucho tiempo casados y, que nuestros hijos no se parecieran a él, tampoco fue algo que le extrañara. El era tirando a horrible y los chicos eran preciosos, así que mirando fotos antiguas, no me costó trabajo convencerle que un tatarabuelo suyo era un “Rodolfo Valentino” en potencia y esencia, por lo tanto, qué mejor que los chicos hubieran heredado aquel gen familiar.

En carácter, tampoco se parecían ni dormidos. El era algo taciturno y bastante previsible, pero por encima de todo, vivía por y para nosotros. Nunca hubo nada grave que me hiciera replantearme nuestro matrimonio. Los chicos, además de guapos y buenas personas, eran auténticos “cascabeles” que habían colmado de alegría nuestro hogar.

Pero aquel hogar tenía un componente más aunque no estuviera “fijo” en plantilla. En nuestro matrimonio faltaba emoción y no me costó encontrarla. Era un desahogo ocasional  y no me exigió unas medidas extremas para camuflarlo. Algo tan sencillo como unas clases de yoga alejadas de casa, y a las que asistía “oficialmente” después de mi trabajo, fueron la tapadera perfecta.

Habíamos estado mucho tiempo esperando tener críos pero se resistían y en una ausencia por motivos de trabajo, ocurrió el milagro. Carlos, que así se llamaba “el otro”, consiguió en una semana lo que Javier había intentado algunos años.

Ni qué decir tiene que fue tal la alegría que jamás se puso a “echar cuentas” y nuestra vida discurrió con absoluta normalidad. El con su trabajo y sus viajes, yo con el mío y mis “posturas de yoga”. San Google me ayudó enormemente con las asanas (posturas de yoga) ya que algo tenía que contar, aunque no creo que me prestara mucha atención. Su único interés era que no me bebiera ninguna tisana en las clases, no me fueran a drogar para que firmara un cheque en blanco. Y así lo hice, jamás me bebí una tisana. Me comí a un hombre por los pies pero a “palo seco”.

la-biblia-del-yoga1

Me compré “La Biblia del Yoga” de Christina Brown y conseguí hacer bastantes asanas sin descoyuntarme y creedme que no fue sencillo. Pasaba del “vulgar” pero archiconocido “a cuatro patas” a la postura del perro. Es más, llegué a ponerlas en práctica con Carlos para llevarlas a casa ya “aprendidas”.

postura-del-perro1

Todos estos años mi vida fue un carrusel divertido de sensaciones. A uno le quería y del otro estaba pillada. Sin embargo en ningún momento sentí que aquello se me fuera de las manos.

Tuvimos los tres, otros dos hijos más. Y, cuando digo los tres, es porque uno me los fabricaba y el otro me los reconocía. Un arreglo del que ninguno era consciente y que yo manejaba perfectamente ante ambos. Carlos siempre pensó que tenía un punto de morbo enorme, tener una aventura con una mujer que se embarazaba de su marido pero practicaba el “partner yoga” con él. Bueno, y no sólo el partner yoga, también estuvimos a punto de doctorarnos en contorsionismo pero eso pertenece al “secreto de sumario”.

Hará poco más de cuatro meses, Javier, para evitar que un mal cálculo (siempre fue un acérrimo seguidor de Ogino) me dejara embarazada de nuevo, optó por pasar por un urólogo que le practicó una vasectomía. Si él hubiera sabido que sus “bichitos” no servían ni para practicar el tiro al blanco con ellos, se hubiera ahorrado el agobio de pensar en la posibilidad de perder uno de sus bienes más preciados. Estaba convencido que la belleza de sus espermatozoides era inversamente proporcional a la suya. No tenía sentido contarle que si alguno de ellos hubiera servido, habría habido que aplicarle cualquier mecanismo a “aire comprimido”, por ejemplo, para que tomara posesión de mi óvulo. Pero estos pequeños detalles no me parecieron esenciales para nuestra armonía conyugal, así que preferí que fuera feliz pensando que era un semental de categoría extra.

El mes pasado, Javier lo pasó en Arabia Saudí, en el campo petrolífero de Ghawar, por su trabajo para una petrolera nacional, y se fue tan encantado por poder participar en nuevas perforaciones en el campo más grande del planeta, que estuvo prácticamente “perdido” en el desierto lo que me proporcionó tiempo extra para mis “paseos por el filo de la navaja”. Y nunca mejor dicho, porque quedarme de nuevo embarazada, ha resultado un desastre de tal dimensión que me encuentro en una disyuntiva peliaguda.

No me va a resultar fácil abortar sin que Javier, que ha conseguido gracias a su buen hacer en Arabia tres meses de vacaciones, se entere de todo este barullo. Y ni me planteo tenerlo porque convencerle de la reproducción por esporas se me antoja tarea harto complicada. Es algo elemental en algunas cosas pero nunca ha sido rematadamente estúpido, así que esta segunda opción queda descartada.

Cabría la posibilidad de convencerle, o al menos intentarlo, que la intervención no fue efectiva pero con lo mirado que es para el dinero, seguro que iría a protestar al urólogo  y ni pensar quiero en las consecuencias que derivarían de todo ello. No ansío ser protagonista de una noticia en la página de sucesos.

He tenido todo tipo de ideas peregrinas: ataque de gases, embarazo psicológico, obesidad mórbida localizada, pero acabar dentro de ocho meses con un bebé en los brazos, desbarataría todo lo anterior.

 Entonces ¿qué hago con el “bombo”?

Q – Sara – Activo

14 comentarios

Archivado bajo P - Montserratita - Activo