Archivo de la categoría: T – Carolinagromani – Activo

Posts publicados por Carolinagromani

Atándome a las horas lívidas

AUTORA:  T- CAROLINAGROMANI

Ave Fénix

Atándome a las horas lívidas, en las que como un alma en pena, me quedo esperando tu regreso.

Pierdo el sentido de la realidad, pierdo mi identidad, soy la que tú quieres que sea. Sólo para agradarte, para que no me abandones. Sólo estoy viva cuando estás junto a mí y siento tu aliento; cuando te vas regresan mis horas lívidas, el tiempo no pasa y no tengo alicientes.

Siento que estoy muerta cuando te vas y renazco cuando veo tu rostro sonriente, que te acercas y me saludas con cariño.

Postrada en esta cama, mi cuerpo dejó de seguir a dónde mi cabeza quería ir. Un día una enfermedad se llevó mi libertad, mi cuerpo se quedó, pero mi movilidad desapareció.

No fue fácil el tiempo que pasó después, pero aquí estoy, esperando con ilusión tu visita, amiga, esperando con anhelo los regalos que me haces a través de tu alegría y que me llenas de vida explicándome tus cositas.

Pero, como el ave Fénix  resurgiré de mis propias cenizas para no atarme a las horas lívidas, recompensarte con mi vida y renacer con toda mi gloria para poder volver a volar, volar…

Próximo turno: U- Pitufrapa – Activo

Salta turno a: W – Cuauhtémoc – Activo

8 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Ay, niña, pero qué buena tú estás.

Siempre que voy por la calle oigo esta frase varias veces al día, es que estoy muy buena y es evidente.

Con mi 1’78 de altura y mis 56 quilos de peso nadie se resiste a mirarme. Por si fuera poco suelo utilizar zapatos con un tacón bien alto y que me hacen llegar al 1’83 perfectamente. Y camino a paso firme como si fuera a comerme el mundo y si los tacones hacen mucho ruido mejor que mejor. Qué se note que paso yo!!

Me encanta depilarme a menudo, hacerme limpiezas de cutis y corporales, hacerme la manicura y pedicura y con brillantitos a ser posible, hago mucho deporte, voy semanalmente a la peluquería, soy capaz de comer una manzana en todo el día para no engordarme… todo para estar siempre impecable. Visto con ropa exclusiva italiana, cara y extremada para no encontrarme con otra con la misma ropa que yo.

Sí, soy muy guapa. Tengo más amigos que amigas y no me extraña, porque las mujeres sienten celos de mí, se sienten incómodas sobre todo cuando están con sus parejas. Y para que negarlo a mí me encanta.

Es que lo tengo todo, un físico espectacular, inteligencia, simpatía, estudios, un buen trabajo, cobro un pastón… Ah, porque siempre he sido una perfeccionista en todo, en la “Uni” era la que más buenas sacaba en todo, y la que me aprobé la carrera con matrícula de honor, la que en el trabajo todo lo hago mejor, la más simpática y divertida cuando estoy con varias personas, y eso como comprenderéis crea mucha rabia hasta en mi propia familia.

No puedo hacer nada para evitarlo, soy así.

Con los hombres nada serio, querría tener una relación estable pero me gustan tanto los tíos que sería incapaz de ser fiel a uno. Y es que me basta cruzar dos palabras con alguien para irme a la cama rápido con él. Y no me importa si están casados o solteros, sólo me los imagino desnudos y como debe ser su miembro. Soy una máquina sexual. La única condición que miro es que estén bien buenos, porque con un cardo borriquero no me voy ni a la vuelta de la esquina.

Mi vida es así, yo soy feliz de esta manera. Utilizo a los hombres como se me antoja.

Como hace poco que fuí a limpiarme el coche y le dije al de la gasolinera que no sabía como funcionaba la máquina y el chico con los ojos fuera de sus órbitas mirándome de arriba abajo salió y empezó a decir:

-Ves? Este botón es para el jabón y ves? con esto vas frotando y este es para el aclarado…- y me dejó casi el coche limpio y yo le contesté “por lo que queda ya me lo podrías acabar y así no me ensucio” y el gasolinero todo contento él, me lo acabó de limpiar mientras yo me reía a carcajadas de las tonterías que decía. Y aún salió cuando me iba para regalarme unos peluchitos de propaganda.

Y como esta historia os podría contar un montón pero no acabaría nunca.

No soy creída, ni soy odiosa, quien diga lo contrario es que tiene celos de mí.

Toca escribir a : S – Unsinagawa- Activo

13 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Pon un son de Compay Segundo para animarse el corazón

FELIZ DIA DE LA MADRE!!!

Me alegro que me haya tocado el turno hoy, en el día de la madre. Porque quiero felicitar a todas las mamás del mundo.

A las madres solteras, a las que educan en solitario sea por el motivo que sea, a las mamás con gran apoyo afectivo y social, a las mamás con dificultades económicas que han de hacer lo imposible para alimentar a sus hijos, a las mamás abandonadas pero que con coraje luchan por dar lo esencial a sus pequeños, a las mamás separadas de sus hijos, a las mamás enfermas pero que cada día se levantan con una sonrisa para que sus hijos no se preocupen, a las mamás con niños enfermos pero ellas no tiran la toalla y luchan cada día para que su hijo sea feliz y tenga calidad de vida, a las mamás que ya lo son pero que nadie aún lo sabe, a las mamás que acaban de tener un hijo y a las que sus hijos ya tienen 65 años. A la mamá que la vida ha golpeado duramente y a la mamá que la vida la ha tratado bien. A la mamá que trabaja muchas horas fuera de casa, y a la mamá que se dedica exclusivamente a sus hijos. A la mamá que está a nuestro lado, y a la mamá que vive a miles de kilómetros lejos de tí. A la mamá que ya no está.

A la mamá que hoy ha recibido muchos regalos, y a la mamá que hoy no ha tenido ninguno, y a la mamá que nadie ha felicitado… yo te felicito con cariño.

Aunque te de la sensación que nadie alaba lo que estás haciendo, que nadie te valora, siéntete llena interiormente de la gran labor que haces silenciosamente. No sientas que todo lo que haces no sirve para nada, yo a mis amigas les digo: “No pienses que tu hijo es un saco con un agujero, tienes que pensar que es como “un saco”, que todo lo que vas poniendo en su interior, repitiendo, enseñando, educando, con paciencia, perseverancia, con diálogo, con respeto, con amor va a parar al saco y queda allí. Llegará un momento en el que todo esto saldrá a la luz, porque no hay ningún agujero, todo queda en su interior. Llegará el momento que tu hijo dará los frutos de las enseñanzas que haya recibido y entonces sabrás que todo lo que has hecho ha valido la pena.”

Una madre es única e irrepetible, tiene unas cualidades, unas capacidades y unas limitaciones combinadas de tal modo que nadie es como ella. Amad a vuestra madre por encima de todo, no permitáis que nadie os diga nada en su contra, porque madre no hay más que una.

(T’estimo mama)

Le toca el turno para escribir a:  S- Unsinagawa-Activo

7 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Os recomiendo una experiencia similar, es muy, muy, gratificante.

Hace muchos años, una noche mi marido (en aquel momento novio) y yo fuimos a cenar a un restaurante. Al salir nos fijamos que había un perro que perseguía a todas las personas que iban saliendo de aquel restaurante. La gente lo apartaba a patadas prácticamente y le dije a mi marido “vamos, vamos, que se nos engancha el perro y no nos lo sacaremos de encima”. Así que nos dirigimos al coche y ya teníamos al perro allí a nuestro lado. Nos lo quedamos mirando, y con sus ojitos parecía pedir ayuda, estaba supersucio, era un saco de  huesos, se le marcaban las costillitas y con heridas por el cuerpo. Mi instinto me pidió acariciarlo, pero sentí asco a la vez que penita. Total que lo miramos, y decimos “nos lo llevamos?” “Y si es del restaurante?” “Y dónde lo tendremos?”. Teníamos ya el piso, pero no teníamos ni muebles, estaba vacío puesto que aún no vivíamos allí. Y mientras empezamos a pensar, dudando si era conveniente o no llevárnoslo, pros y contras, decimos: “Nos lo llevamos, le damos de comer  y mañana por la mañana lo llevamos al veterinario de nuestro vecindario para que lo vea, y ya está.”

Y abro la puerta del coche y pam! el perro da un bote y se sienta en mi lugar. Y yo de vuelta, sentada en la parte de atrás. Y camino de casa, le miro a los ojos al perro y él con una mirada intensa me mira a mí. Me gustaba mucho, pude ver que debajo de tanta suciedad y tristeza había un hermoso y bonito perro. No sabíamos aún si era macho o hembra.

LLegamos a casa y sólo teníamos tortas con azúcar y se las dimos todas. Por la mañana dicho y hecho, fuimos al veterinario y cuando lo vió quedó desmoralizado. No llevaba microchip y su estado de salud era lamentable. Estaba deshidratado, desnutrido y su peso estaba muy por debajo de lo que debería tener. Calculó que llevaba días sin comer y que las tormentas de los últimos días las habría pillado todas. Tenía resina de pinos, pinchos, en su pelaje. Debería tener un año aproximadamente. Era macho. Y quedamos que buscaría por la zona donde lo encontramos por si alguien lo buscaba y que si en 15 días no había nada que nos lo quedáramos. Y a mí se me escapó en voz alta: “Ojalá nadie lo reclame”. Y el veterinario sonriendo me dijo: “Te has encariñado ya!, hemos de seguir el protocolo”.

Las fotos tomadas en aquel momento muestran el estado lamentable que se encontraba, durante un año las visitas al veterinario fueron continuas controlando su peso y estado en general. Tenía pánico a salir a la calle y lo hacíamos tirando de él y él con la cola entre las piernas. Una vecina nuestra le tiraba comida desde su ventana porque decía que lo veía muy canijillo. Hasta que le explicamos lo que sucedía y que estaba en tratamiento.

Buck

Buck, hoy.

Buck, hoy es mayor, es un perro que nunca ha enfermado, feliz, con un agradecimiento infinito con nosotros. Lo más cariñoso que existe en la tierra. La única secuela que le ha quedado es el pánico a la calle,  a las aglomeraciones de gente, lo tenemos que sacar a pasear en horas tranquilas.

Buck, no se separa de mi cama cuando yo he estado enferma. Cuando me levanto por la mañana él está en la puerta de mi habitación para ser el primero en recibirme. Cuando nos hemos ido de vacaciones y lo hemos dejado con algún familiar, no come y se queda en la puerta de la casa todo el día esperando nuestro regreso.

Buck ha visto nacer a mis tres hijas, se han criado con él, le han hecho las mil perrerías y él las adora. Hace un año le dimos un compañero de juegos, un cachorro y se pasan el día jugando y mordiéndose las patas mutuamente.

Pero como iba diciendo, hace 14 años Buck volvió a vivir, y se convirtió en un bonito perro, ágil, saludable, inteligente, aunque ahora tenga achaques propios de su edad.

Y humildemente os daría un consejo: Si deseáis recoger un perro de una perrera, no os quedéis con el más bonito y sano, sino al más necesitado, que como dice el título: es una experiencia muy, muy gratificante. 

 Con él hemos vivido millones de aventuras y anécdotas superdivertidas.

4 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

De ese dolor de no poder volver atrás.

De ese dolor que como un puño se instaló en el estómago de ella. Sabía que por su culpa la familia quedaba rota para siempre, que sus hijos no tendrían ya la familia que habían presumido ser durante años. Sí, ella se sentía culpable, pero no podía dominar los sentimientos que en su interior habían aflorado de un tiempo a esta parte. Su marido no entendía nada. ¿Qué le había pasado? Ni ella lo sabía.

¿Cuándo fue la última vez que besó a su marido con pasión? Se le escapó una sonrisa… ya ni se acordaba.

El inmenso amor que sentía por su marido se le había esfumado. Como si su amor hubiera tenido fecha de caducidad llegó un día en que se sintió fría, sintió que ya no estaba enamorada, que no lo deseaba. Ahora sólo quería empezar de nuevo con sus hijos y volver a sentirse viva.

¿Cómo comenzó esta espiral que la había llevado a acabar con tantos años de matrimonio? El día que pidió hablar con el director de su banco.

Estaba indignada por un trámite a su cargo que ella no estaba dispuesta a pagar y que mes a mes le iban cobrando y pese a hablar con la cajera no se solucionaba. Así que pidió hablar con el director y la cajera le dijo que en un segundo la atendería. Cuando entró se quedó helada. El director era su novio de la adolescencia. Nunca más lo había visto, pero allí estaba él guapísimo. Un poco trastornada empezó a explicar su situación, mientras su cabeza daba vueltas:

– No me reconoce. Me ha de reconocer. Yo no he cambiado tanto. Por qué no me dice nada? Tan poco importante fuí que ni se acuerda de mí. Y a mí tanto que me costó olvidarte…

El director fríamente le dijo que no tenía razón. Y ella traicionada por sus propios pensamientos empezó a gritarle, a intentar defender su versión, o acaso haciéndose ver? pero él se mostraba inalterable tratando de explicarse. Así que ella fuera de sí, se levantó gritando que los iba a demandar, se fue hacia la puerta, la abrió dispuesta a irse dando un buen portazo. Cuando la palma de la mano del director empujó la puerta cerrándola y muy seriamente la miró.

Ella pudo ver sus ojos verdes. Sentir su aliento. Y sin darse cuenta estaba entregada a un beso apasionado, a unos abrazos que recorrían todo la espalda de él, y notaba las manos de él en su culo presionándolo con fuerza. Y allí mismo, en el suelo como dos animales hicieron el amor y se revolcaron uno encima del otro, cada uno intentando dominar al otro.

No hubieron palabras, no hubo una otra vez, incluso se ignoraron siempre que se encontraron de nuevo en la oficina o en cualquier otro lugar. Como si no se conocieran de nada. Pero esta situación la había hecho reaccionar de que quería vivir con más pasión, que su vida perfecta había llegado a aburrirla, que quería ser libre.

Próximo turno para: S – Unsinagawa – Activo

10 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Hay un día en que vamos a ser enterrados.

Hace diez años enterré bajo una vieja higuera una caja de metal con los pocos objetos que tenía de mi novio. Ayer me dirigí al mismo lugar y escarbando la recuperé. Ya en casa, la abrí, y empecé a llorar desconsoladamente. Sus fotos, era tan guapo.  Nuestras fotos, estábamos tan enamorados. Su anillo de plata, su cassette de música preferido y un regalo que me había hecho.

Yo le amaba con locura, vivía por él, estaba enamorada hasta el último poro de su piel. Andrés padecía una depresión desde hacía un tiempo. Y decidió poner fin a su vida una noche tirándose desde las rocas al mar. Su familia preocupada viendo que Andrés no llegaba y por la mañana me llamaron. Me había estado toda la noche estudiando para un examen que tenía. Fuí corriendo a su casa para ver que pasaba. Al mediodía encontraron su cuerpo sin vida. La autopsia rebeló que había muerto por el golpe en la cabeza contra una roca.

Estuve con mi “suegra” en todo momento, le daba la mano, la acariciaba y la pobre mujer estaba destrozada. Todo el mundo se preocupó de mí, y yo desconsolada no oía ni lo que la gente me decía y todo el mundo tenía miedo de que yo no cometiera alguna locura también.

Como he dicho al principio, con la caja metálica entre las manos, recordé la última tarde con Andrés. Quería hablar conmigo. Me llevó a las rocas para estar a solas, allí me dijo que no quería continuar la relación, que yo era demasiado celosa, no le daba libertad y se sentía agobiado. Él quería continuar siendo amigos, pero nada más. Yo empecé a llorar pero Andrés se mostraba impasible. Como ví que las lágrimas no le inmutaban empecé a calentarme y a gritarle. Él me decía que me calmara que al día siguiente si yo quería nos veríamos otra vez y volveríamos a hablar. Pero yo fuera de mí empecé a insultarle, a decirle que sin él me moriría, que no me dejara.

Se puso de pie, se iba a ir, cuando yo fuí corriendo por detrás y le empujé hacia el mar.

Lo demás ya lo sabéis. Sí, nadie sospechó nada. Nadie sabía que Andrés me quería dejar. Todos sabían que le estaba tratando un psicólogo. Y preferí vivir sin él, antes que me abandonara.

Cogeré la caja metálica y volveré a enterrarla en el mismo lugar. Con mi secreto en su interior. Sí, la pobre novia desconsolada! Eso es lo que pensaron. He vivido con la rabia de que me quisiera abandonar todos estos años, con el corazón helado.

Próximo turno para: S – Unsinagawa – Activo

9 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Esas profundas aguas azul-turquesa…

… me han bañado desde que nací.

En esas aguas donde aprendí a enfrentarme a las olas, saltándolas o que pasaran por encima de mí y destruían los castillos de arena que yo había hecho en la orilla.

Las primeras noches que pude salir con mis amigos y amigas y acabábamos en ropa interior bañándonos en el mar negro. Con botellas clandestinas de alcohol y fumando tabaco, creíamos así ser mayores.

Dentro del mar hice el amor y en sus arenas dormí hasta que se hizo de día. Estirados mirando las estrellas nos prometíamos amor eterno.

Pero mis venas son saladas y festejaba con los chicos como lo hacen las olas, que tal como vienen se van.

El mar, la mar, testigo mudo de todas las historias que allí vivimos.

Pero de la belleza pasaba al horror cuando las aguas se exaltaban. Ya lo dice la canción: No te fies nunca de la calma que es madre del temporal.

Mi padre con sus compañeros fueron a pescar como cada noche y empezó una gran tormenta, el bote (barquito pequeño) donde iba mi padre se separó de la barca grande y lo perdieron. Pasó, y pasamos las peores horas de nuestra vida, a la deriva azotado por el viento, sin remos, sin radar, mojado completamente. Viendo su vida en un instante pasar.

Al cabo de bastantes horas una barca pasó por allí y lo encontraron. Mi padre llegó a tierra temblando como una hoja y besó el suelo cuando lo pisó. El mar nos había mostrado su peor cara, pero mi padre estaba vivo!!

Un buen recuerdo de Noelplebeyo!!

Próximo turno para:  U – Noel Plebeyo – Activo

10 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Nuevos tiempos y mejores hombres…

Te sorprende que yo lo diga. Siempre los adultos mayores creen que en su época, cuando eran jóvenes, era mejor que ahora. Pero, para mí no. Claro que gozaba de belleza, de salud, de juventud, pero mi vida hubiese sido muy diferente si yo hubiera nacido 40 ó 50 años más tarde. Si hubiera nacido ahora.

Me has pedido que venga a vivir a tu casa. No ves que no lo puedo aceptar? Ahora que vives sola, estás independiente, tienes un buen trabajo, un buen sueldo, tienes todo lo que yo no tuve. El día menos pensado te enamorarás y querrás casarte con tu pareja. Sería muy egoísta por mi parte irme ahora, dejar toda mi vida y volver a empezar con 80 años. No puedo ni quiero ser una carga para nadie. Y por muy bien que esté ahora, piensa que el día de mañana que yo ya no me encuentre bien, aquí estaré muy bien atendida.

Sí que hace muchos años pensé en colgar los hábitos y empezar de nuevo, pero fuera de este convento no sabía como podría ganarme la vida y el mundo exterior me daba pánico. He dedicado mi vida a Dios, a la fe, a la docencia y me he sentido muy llena interiormente, pero hubo el momento que tuve aquella depresión tan grande por la muerte de mi hermano, tu padre, que encerrada en estas paredes creía que me iba a morir. Han pasado muchos años y sigo con la depresión. Mi infancia y la de tu padre fue muy dura.

La vida aquí en el convento no es fácil, todas a pesar de nuestras edades avanzadas, seguimos trabajando diariamente. Y ahora me han puesto en la portería de la escuela. Y yo ya estoy cansada.

Entre las hermanas la convivencia a veces tampoco es fácil, la madre superiora que es mucho más joven que yo, imagínate tiene 60, me tiene en el punto de mira y no me deja llamarte ni por teléfono para no gastar. Tengo siempre frío, supongo que es por la edad y ella por la noche nos para la calefacción, por lo mismo. Me riñe por todo como si yo fuera una niña.

Yo te agradezco todo tu interés pero ahora ya no concibo mi vida fuera de la casa, duramente he clavado mis raíces en esta tierra.

Próximo turno para: T – Noel Plebeyo – Activo

11 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

Un lugar para poner el miembro.

Me ha traído a la memoria el caso del chico aquel que se había hecho inyecciones de silicona en el pene durante 6 años y tenía un tamaño gigante. No podía tener ni erecciones por lo tanto no tenía vida sexual plena. Me quedé impactada por como una persona se le puede ir la cabeza de esta manera y autocastrarse con tal de tener el pene más grande del mundo

Con las chicas pasa igual, no todas, por suerte!, que no se ponen pechos, sino pelotas gigantes que recuerdan a las de jugar a la playa en verano. Que vivir con tales proporciones de peso pectoral les debe destrozar la espalda.

Estoy de acuerdo en utilizar la cirugía estética para solucionar problemas de salud, estéticos, complejos, quitarse unos añitos de encima, pero que esta herramienta se utilice para tales aberraciones contra la propia persona me parece increíble.

Qué les llevará a llegar a extremos tan exagerados? Qué su nombre salga en el Record Guiness de implantación de silicona en una persona?

También me choca cuando hace tiempo que no veo una artista en la tele y cuando vuelve a aparecer está más joven que sus propios hijos. Lo que me fijo es que se les está haciendo la misma cara a todos/as, pómulos prominentes, nariz respingona, labios como salchichas, cejas subidas, que no pueden ni reir a carcajadas, ni llorar… de aquí a diez años parecerán todos hermanitos, no sabremos quien es quien.

                     

Es el miedo a envejecer y no se dan cuenta que cuando se pasan con el bótox no les favorece. Todo debe usarse en su medida justa.

Y yo, pensando y pensando, pensaba… El chico del pene siliconado, y si utilizaran este procedimiento a violadores reincidentes para que no volvieran a repetir casos similares? Seguro que entonces se lo pensarían dos veces. 

U -Noel Plebeyo – Activo

 

9 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo

…me he lanzado contigo.

…me he lanzado contigo.

Ayer por la noche, me rapé el cabello al número 3.

Dejé mis cabellos largos y oscuros esparcidos por el suelo del baño. Cuando acabé me miré sonriendo en el espejo.

Hoy cuando salí a la calle, me encontré con reacciones de todo tipo. Desde los conocidos que me miraron con cara de estar yo loca y otros con cara de pena como si yo estuviera enferma.

Qué sabrán los demás de mí?

Hace pocos días, mi  amiga, no sabía como decirme que ella estaba enferma. Hacía días que lo sabía, pero yo no había notado ningún cambio en su actitud  y la había visto normal, con su sonrisa y sus ganas de hablar como siempre.

Un temblor recorrió todo mi cuerpo y mi primer pensamiento fue salir corriendo, pero me quedé quieta escuchándola, tragándome las lágrimas. 

Deberás continuar luchando, nos lanzaremos juntas con un nudo en el estómago pero cuando lleguemos de nuevo al suelo, seguiremos caminando mirando hacia adelante.

Coge mi mano, recorreremos este nuevo duro trayecto juntas. Cuando a tí te crezca de nuevo tu hermosa cabellera yo dejaré crecer la mía. Mientras soportaré las miradas ignorantes de la gente.

U -Noel Plebeyo – Activo

16 comentarios

Archivado bajo T - Carolinagromani - Activo