Archivo del Autor: Y - Yuyicienta - Activo

Por favor, dame cobijo te lo ruego…

Haciendo referencia a este post.

Lo primero que le dijo Max a Sofia en su encuentro en Paris fue Por favor, dame cobijo te lo ruego en tu corazón que no puedo vivir un día más sin ti, creí que era solo un encuentro casual, pero realmente lo que siento por ti es una pasión desenfrenada, una ternura inigualable y un amor que no había sentido por nadie, es decir eres todo un revuelco de sentimientos en mi ser, tal vez puede ser muy precipitado y dirás que soy un loco, pero había estado esperándote y ahora que te he encontrado no pienso dejarte ir, tampoco quiero convencerte, solamente te pongo las cartas sobre la mesa y tu decidirás.

– Sofía estaba en shock y su corazón quería abrirle el pecho de los latidos tan fuertes que sentía, no decía nada aún, lo dejaba hablar.

– Max continuó…

Mira Sofía soy una persona llena de energía, que ha aprendido con el correr de los años a tener un equilibrio en su vida, que no le hace daño a nadie, que está en busca de su misión, tal vez no te puedo ofrecer riquezas materiales tal como estuvieras tu acostumbrada, pero riquezas del corazón serás inmensamente rica.

– Alguna vez has escuchado hablar del Zahir? – Preguntó Max

– Sofía con una mueca de desconcierto en su rostro contestó que no.

Te explico Sofi, Un zahir es algo que no puedes olvidar ni por un instante, algo que empieza siendo algo aparentemente irrelevante pero que termina por llenarte la vida todo el tiempo porque no puedes dejar de pensar en eso y todo lo demás desaparece. Si entiendes la parte de que significa un zahir debes saber que Tú eres mi zahir y es por eso que estoy en tu búsqueda.

No te pienso convencer, ni obligar, ni nada por el estilo, cada uno de nosotros sabe cuándo encontramos a la persona ideal y yo estoy seguro que tu eres la mía pero no sé si yo lo sea para ti, cuando decidimos regresar a la tierra después de morir nuestra alma se divide en varias partes, así que puede haber más de un alma gemela en la tierra.

– Sofía pudo articular palabra por fin…

Todo lo que me dices suena maravilloso, es algo que yo quisiera atreverme a decir o hacer o tomar una decisión en este momento pero soy presa de un miedo absoluto y soy muy cuadrada en ese aspecto, tengo que ver pros y contras de toda situación. Solo cuando dejo de pensar o trato de no cuestionar si está bien o mal es que sale mi otro lado de la personalidad, mi lado temerario, arriesgado y el día que recibí tu llamada fue lo que se apoderó de mi con un tanto de adrenalina, de misterio, de locura y por eso estoy aquí en Paris frente a ti.

No sé que vaya a pasar, no te puedo decir en este momento que decisión tomaré, no quiero pensar, no quiero pensar en lo que dejaría porque es hacer daño a terceras personas que no lo merecen, pero podemos estar juntos estos días en el maravilloso Paris? Sin que nada importe? Solo tú, yo y Paris? Y probablemente al paso de los días tenga una decisión más en firme.

Max no exigió nada y solo asintió y en medio del lobby del Hotel la besó como si fuera el último aliento de su ser y ella dejó de cuestionarse y se dejó llevar. Max le susurró al oído que la primera actividad que tendrían juntos sería un paseo por el río Sena.

Tomaron un taxi y se dirigieron para tomar un Bateaux Parisiens y recorrer el río tomados de la mano y besándose en todo momento sus labios cálidos. Max con sus dos manos tomó el rostro de Sofía y lo acercó hacia él nuevamente para decirle al oído… Esta noche te haré el amor como nunca antes te lo habían hecho.

Próximo turno para: X – Mosquitovolador – Activo

6 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis

He matado a mi mujer

=Haciendo referencia a este post =

Pasaron algunas semanas y aunque Sofía ya estaba integrada nuevamente a sus actividades de trabajo y familiares no dejaba de pensar en Max y en lo que había sucedido, por más que intentaba ocuparse en sus actividades siempre había algo que la distraía y de nuevo se remontaba y empezaba a desear estar de nuevo con él.

La culpa la invadía cuando estaba con Pablo su pareja con la que tenía más de 2 años viviendo juntos aún sin planes de casarse ni tener hijos , su relación siempre ha sido muy abierta claro sin contar algún tipo de infidelidad.

El día que ella regresó, Pablo fue a recibirla a la estación de tren y el encuentro fue hermoso y ella en ningún momento pensó en lo que había dejado atrás; más sin embargo con forme transcurrían los días la nostalgia del pasado inmediato la envolvía y se sentía como aquella vez, llena de deseo, de lujuria, de pasión, quería, ansiaba y deseaba que Max de nuevo la hiciese suya con desenfreno pero esto no era posible así que calmaba sus ganas con Pablo que aunque la hacía gemir de placer no la llevaba al éxtasis que la llevó Max pero era lo que había y era la persona que ella amaba y la hacía sentirse más culpable porque no entendía porque algo que paso en unos instantes y que era solo lujuria, deseo, pasión carnal podía más sobre el amor y todo lo bello que tenía con Pablo.

Tenía muchas preguntas y dudas para sí misma dando vuelta en su cabeza y aunque por momentos las olvidaba de nuevo estaba cuestionándose hasta que no pudo más y le contó a Lisa un tanto extraña y excéntrica pero una de sus mejores amigas la cual era la más adecuada para poder contarle lo que había hecho y como se sentía.

Se citaron a un café y Sofía comenzó a hablar sobre lo que había pasado y Lisa demasiado sorprendida la escuchó ya que la que estaba escuchando no era su amiga o al menos no la parte que ella conocía, no la juzgó, solo la escuchó y le dejo varias preguntas en el aire para que ella misma se contestara y le comentó que para ella era un poco normal ya que su vida se había convertido un tanto monótona y que le había faltado vivir más experiencias como la que acababa de pasar, que se disculpara consigo misma por lo que había hecho y avanzara y que probablemente lo que hacía falta entre Pablo y ella era pasión y tenía que buscarla de nuevo (si es que alguna vez había existido).

Sofía se despidió y se fue a caminar por la plaza, no tenía ganas de llegar a casa, aunque se sentía un poco aliviada por contar lo que traía dentro no se sentía totalmente bien consigo misma, se cuestionaba como encontrar la pasión de nuevo con Pablo, si Max pudiera ser la pasión que no tenía con su pareja, hacia qué lado inclinarse… el amor o la pasión? Podría tener las 2 cosas en la misma persona? Ella creía que si pero no sabía cómo lograrlo.

Llegó al departamento y tomó la correspondencia del buzón se dirigió al patio, se sentó en una mecedora a que le diera un poco el aire, encendió un cigarrillo y comenzó a ver la correspondencia: postales de algunos amigos que se fueron de viaje a Perú, estados de cuenta y de repente un sobre dirigido solo a ella y su respiración se aceleró, abrió la carta casi rompiendo el sobre y comenzó a leer las líneas:

Sofía:

Espero no incomodarte por permitirme la libertad de escribirte un par de líneas, si te preguntas cómo conseguí tu dirección solo diré que en este caso el mejor aliado fue el libro que me prestaste y que ha servido como puente para encontrarte.

Debo decirte que desde que te dejé en la estación del tren no he podido olvidar tus besos, tus caricias, tu cuerpo, tu boca y todas las sensaciones que haces que mi cuerpo se estremezca nuevamente al recordar tu cuerpo desnudo sobre el mío gimiendo de placer.

No se esto dónde vaya a parar, solo sé que no puedo dejar de pensar en ti, que quiero que nos veamos nuevamente y tratar de descifrar esto que el destino nos está poniendo ante nuestros ojos.

La próxima semana estaré viajando hacia Paris, si decides arriesgarte y ver qué sucede te espero el siguiente lunes en el Hotel Radisson Blu.

Max

Sofía no podía creer lo que estaba leyendo hasta que la ceniza del cigarrillo la quemó y no sabía cómo reaccionar, estaba emocionada, nerviosa en pocas palabras extasiada.

Comenzó hacer planes en su cabeza de cómo irse a Paris (en su cabeza no había un no por respuesta), cómo le diría a Pablo que tenía que ir a la ciudad de luz, pensó muchas cosas y en todas terminaba pensando que en el diario aparecería He matado a mi mujer por encontrarla con otro.

Sofía tomó el teléfono y le habló a Lisa y le dijo “empieza hacer maletas que nos vamos a Paris”.

paris_eifel_roblisameehan

 

Próximo turno para: X – Mosquitovolador – Activo

5 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis

Creo que se van a dar consuelo mutuamente

Creo que se van a dar consuelo mutuamentepudiera ser parecido a la típica frase que todos hemos escuchado eh incluso hecho: “un clavo saca a otro clavo” y algunas otras frases más, pero que tan realmente es cierta la frase? Y el aplicarlo realmente beneficia o perjudica a la persona en cuestión que se plantea esto. Es muy difícil cuando uno decide salirse o nos sacan de una relación en la cual tienes basados tus sueños, esperanzas, ilusiones, crees que el amor y la felicidad lo es todo para ti, todo es maravilloso y nada lo puede opacar, pero en diversas ocasiones de la vida no todo es como uno quisiera que fuera y oh sorpresa! Nos han abandonado por alguien más o simplemente porque no significabas lo mismo para la otra persona y es cuando te sumes en un hoyo y no hay ni quien te saque de ahí porque duele y ah como duele!

Cuando pasan estas situaciones pasamos por etapas muy desgastantes, desde llorar en silencio (que yo creo que es peor, para que nadie te escuche), cuestionarte el porqué, el sentirte culpable, caer en depresión y casi casi que nada más vale en esta vida y te sumes en el dolor; recibes innumerables consejos de todas las personas a tu alrededor pero nada de lo que te dicen hará que te sientas mejor, te sigues sintiendo igual de miserable.

Dentro de la poca lucidez que uno pueda llegar a tener en ese caso empezamos a divagar con uno mismo en posibles soluciones para salir del hoyo en el que estás que puede ser: cambiar de look y pasearte por enfrente y que vea lo que ha perdido, irte de fiesta y alcohol con los amig@s o en casos extremos hasta tu solo, seguir llorando por los rincones y contar la historia una y mil veces más a la gente y llega la de un clavo saca a otro clavo (y si la otra persona pasa por lo mismo) pues surge el “consolarse mutuamente” y ver qué sucede.

Pero desde mi muy particular punto de vista creo que es una de las peores opciones para poder salir de un rompimiento, creo que lo más sano es que uno mismo saque fuerza, coraje  y se diga a sí mismo “next”, llorar? Claro se vale llorar pero decir “hasta este día te lloro porque después ya no”, salir con la familia y amig@s siempre es reconfortante, dedicarse tiempo para actividades que se dejó de hacer o simplemente hacer algo nuevo que pueda ir reanimándonos poco a poco, no quiero decir que en un 2 x 3 estaremos listos para lo que sigue pero si es bueno tener un periodo de duelo entre una relación y otra.

Pero enfocándonos en el “un clavo saca a otro clavo” yo opino que no es conveniente, porque las cicatrices ahí siguen hasta que el tiempo y uno mismo ayude a que sanen y son cosas de la vida y del amor que hay que vivir con ellas y también porque no!, aprender a disfrutarlas y a sacar provecho de estas experiencias, lo que no mata… fortalece! Si estamos en una relación así se estará comparando entre una persona y la otra, estaremos llenando solo la idea de “alguien”, el vacío que dejó esa persona, porque no es fácil aceptarse que de buenas a primeras lo tenías todo (tal vez planes más a futuro) y de repente te ves con las manos vacías. Yo variaría este concepto en que no fuera una relación romántica sino el salir conocer gente nueva y si con el paso del tiempo se da algo y ya está superada la ruptura adelante!

Podremos estar consolándonos mutuamente cuando se trata de que un clavo saque a otro clavo pero mientras no estemos listos…  seguiremos viviendo con telarañas mentales.

Próximo turno para: X – Mosquitovolador – Activo

5 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis

El amor mueve al mundo…

El amor mueve al mundo… pero realmente lo hace? El mundo se compone de gente por lo tanto… el amor mueve a la gente?, Para el mí el amor no existe, es algo que “dicen” que existe pero yo nunca lo he visto, nunca ha llegado a mi puerta, nunca lo tuve y nunca lo tendré, moriré vieja y sola y nadie se dará cuenta cuando muera – Le decía Lisa a Sofía mientras fumaban un cigarrillo después de su comida durante el horario de oficina.

Sofía trato de aclarar sus pensamientos y contar hasta 10 porque ya no sabía en qué número iban las quejas y lamentaciones de Lisa por lo mismo de siempre.

La respuesta de que si el amor mueve a la gente depende de la persona, porque puede ser un SI o NO… -contesto Sofía y siguió explicando… por lo general el amor lo relacionan en primera instancia con la pareja, pero no solamente en él o ella puedes encontrar el amor, ya que el amor se manifiesta y lo encontramos en muchas formas… amor al arte, amor a la familia, amor a los amigos, amor a la cultura, amor al cine, amor a tu pareja, amor a la naturaleza, amor a uno mismo, amor por la vida y así muchas cosas más que hacen que nuestra estancia sea maravillosa mientras andamos por este mundo! – le contestó Sofía de un modo inspirador.

Lisa siempre había sido una mujer un tanto reservada y orgullosa y un tanto desesperante porque cada que podía se lamentaba frente a sus amigos y familia lo desdichada que era porque el amor nunca llegaba, para ella el amor al resto de las personas o las cosas o a la vida no importaba, ella quería una pareja porque para ella el amor es eso! Estar con alguien… no solía hablar mucho de ella o de lo que le acontecía pero cada vez que podía se sentía menos que su grupo de amigas por no tener el amor en su vida diaria. Había tenido relaciones pero ninguna duradera o que dejara algo trascendente… mientras más buscaba el amor más se alejaba de él y terminaba sintiéndose fea, deprimida, con una autocompasión y lástima y cada que podía lo externaba quedando como siempre en el papel de víctima ante el mundo, ya que para ella no había nada bueno.

Terminando el cigarrillo regresaron a la oficina y Lisa por mensaje en el ordenador le pidió a Sofía que le contara como le había ido en su reciente viaje de visita a su abuela, que la veía diferente, con otros aires pero no sabía bien que era.

Sofía dudaba en contarle dada la situación depresiva que pasaba una de sus mejores amigas pero aún así necesitaba compartir con alguien lo que había vivido esa semana, simplemente recordarlo le ocasionaba un hormigueo por su piel y recordaba cada detalle del cuerpo de Max desnudo brindándole calor al de ella, simplemente abrió los ojos, se dio cuenta que sonreía pícaramente y se ruborizó y decidió contarle a Lisa con lujo de detalles lo que pasó después que tanto insistía en que le contara.

…al termino de la historia que le escribió Sofía volviendo a recordarlo todo y logrando excitarse en ese momento, que quería retroceder el tiempo, Lisa solo le respondió un “bien por ti que tienes esas historias que tienes suerte, que puedes hablar de conocer a alguien fantástico en un viaje pero yo? Yo que soy fea, que nadie me voltea a ver, nunca tendré una historia así para contar.

Sofía se sintió culpable por contarle, se decía una y mil veces que mejor no hubiera contado nada a su amiga, que solo le hubiera contado que tomaron un café y ya, pero no que era Max en esos momentos el hombre que le robaba el sueño y que deseaba ver nuevamente.

Simplemente le dijo a Lisa que “no era fea, al contrario en verdad era bonita e inteligente pero que tenía cierta tendencia a estarse auto flagelando ella sola, que la sumía en esa depresión y en esa búsqueda que jamás llegaba, sintiéndose miserable y desgraciada y a la vez sentía coraje y envidia que a ella no le ocurrían cosas como esas.

Sofía trató de calmarla explicándole que en cualquier momento sin que uno lo planea puede llegar alguien especial, que no podía decirle que el primero que cruzara la puerta sería el amor de su vida pero si hacía lo correcto tendría a alguien que dejará huella para la posteridad, que tenía que empezar por dejar de sentir lástima por ella, tenía que empezar a quererse, a elevar su autoestima, aceptarse con sus defectos y virtudes y el día que hiciera eso, lo demás se daría poco a poco. El punto no era buscar desesperadamente porque mientras más buscas… más se esconde…

Lisa la escuchó atentamente pero en su cabeza se repetía una y mil veces “claro para ti es fácil porque eres bonita, delgada, inteligente, rubia, todo se te ha dado en bandeja de plata” pero yo? Que no te llego ni a los talones que me queda? Estar sola sumida en una profunda depresión sin que nadie voltee a verme porque soy una fracasada, soy fea, ni yo misma saldría conmigo para un cafe.

(De repente Lisa comentó “lo dije o lo pensé?”)

… Sofía respondió “lo dijiste” se dio media vuelta y regreso a su lugar de trabajo un tanto agotada, un tanto triste por no poder ayudarle, porque no encontraba de que manera explicarle o plantearle que para las cosas lleguen en justo momento, sentirse bien con ella primero para después hacerlo con el resto del mundo y dejar su autocompasión y lamentación por ella, primero hay que sentir amor por uno mismo.

Próximo turno para:   X – Mosquitovolador – activo

12 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis

Nunca pasarán de moda…

Nunca pasarán de moda las cosas buenas que tiene la vida como la amistad, el amor, las buenas costumbres, el sexo, la cultura y muchas otras cosas más, le decía Max a Sofía mientras tomaban su último cappuccino en la cafetería local del lugar en lo que esperaban que el tren de cada uno saliera a su respectivo destino.

Se volverían a ver? –se preguntaban los dos y aunque la respuesta era incierta no importaba ya que habían pasado una días intensos juntos sin haber planeado nada, incluso conocerse.

La historia comenzó un domingo de abril en la cual cada uno llego al pintoresco lugar para arreglar asuntos personales, ella a visitar a su abuela enferma y el ahí vivió y regreso para recoger unos papeles importantes. La primera vez que cruzaron sus miradas fue en la cafetería de la esquina cuando los dos coincidieron a la misma hora y en el mismo lugar.

-Me da un cappuccino – dijeron los dos al mismo tiempo y solamente sonrieron, esperaron su café y cada uno tomó su rumbo.

Mas sin embargo esa misma noche, él salió a dar un paseo por la plaza recordando su niñez, sus vivencias en el lugar y de repente se acordó de la sonrisa de ella, de su cabello, de sus ojos, de su cuerpo, de cómo sería tenerla entre sus brazos y hacerle el amor y se dio cuenta que ella, aunque no hubiera dicho nada con su sola presencia lo excitaba y se dijo a sí mismo –Tengo que volver a verla-, iré al café nuevamente mañana a la misma hora…

Al día siguiente fue cerca de la misma hora y cuando entró la buscó y en aquella esquina justo donde daba un rayo de sol, la vio tomando su café y un libro en mano, su tono dorado de su cabello parecía que lo llamaba, lo dudo pero se acercó y le dijo: – Me llamo Max, veo que estás leyendo este libro y es muy bueno, es de mis favoritos.

Ella respondió – si, aunque voy leyendo lentamente, no quiero perderme nada, ya que hay algunos conceptos que no logro entender.

-Si quieres te explico – dijo él
-Anda pues, te invito un café y me explicas – dijo ella

Comenzaron la charla acerca del libro, después hablaron del porqué estaban en ese lugar. No se percataron pero era de noche ya cuando pidieron otra taza de café; antes de cerrar el lugar, él pago la cuenta y salieron a dar un paseo y siguió la plática hasta altas horas de la noche en la misma plaza donde él había estado la noche anterior deseándola.

Se sentaron en una banca la cual una luz tenue los alumbraba y él no podía dejar de mirarla, de desearla, de repente él se acercó a sus labios y la besó, sin decir nada, el impulso y el deseo fue más grande que él.

… ella? Ella correspondió entregándose a ese beso como si fuera el último suspiro de vida y al separar sus labios ella le dijo –porque tardaste tanto en besarme? Ya no podía tomar más café pero esperaba que sucediera esto – y los dos rieron y volvieron a besarse.

El deseo entre ellos era mutuo, la atracción que de ellos se desprendía era demasiada y se volvieron a besar y entre beso y beso llegaron al hotel y llegando a la habitación, se desprendieron de sus ropas, comenzaron a besarse, acariciarse, él la tomaba por la espalda y la recorría con su boca y sus manos, la ponía contra la ventana en donde el frio del vidrio la excitaba aún más, sus miradas se encontraban, el contacto de su piel con sus labios era sublime, sus manos encontrando el camino para llegar al punto del éxtasis culminando en una explosión sexo intenso, apasionado en la alfombra de la habitación hasta que sus cuerpos desnudos y exhaustos terminaron sobre la alfombra de ese cuarto que había sido testigo de su pasión, su deseo, desde que se vieron por primera vez se atrajeron y sus cuerpos pedían, gritaban que estuvieran juntos.

Casi al amanecer salieron de ahí y cada uno se fueron a resolver sus asuntos, ese mismo día “coincidieron” nuevamente en la cafetería, tomaron un café y nuevamente se redimieron al extasis de deseo creado por sus cuerpos.

Al día siguiente fueron primero al hotel y después a la cafetería donde tendrían su ultima platica, su ultimo café de ese primer encuentro…

Llego la hora de su partida, se despidieron con un beso y ella le dijo a él… “La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”

Próximo Turno: X – Mosquitovolador – Activo

14 comentarios

Archivado bajo Y - Yuyis