Archivo del Autor: Lustorgan

Un chiste…

O algo así.

Cuenta el chiste que están un mecánico, un político y un informático yendo en coche cuando este se para.

El mecánico dice:

–Eso es el pistón que esta rayado, hay que sacar el árbol de levas, meter el coche en el potro y sustituir el motor.

El político dice:

–Eso es porque el pistón y las bielas no están conformes… igual les puedo convencer para que trabajen juntos.

Y finalmente el informático plantea:

–¿Y si nos salimos y volvemos a entrar?

Lo cierto es que muchas veces estas tres actitudes ante la vida funcionan, aunque no siempre: La del experto funciona más, pero en general a un elevado coste, donde a lo mejor basta con llenar el depósito de gasolina, hay quien cambiaria el motor.

La del político, que piensa que todo se puede conseguir hablando y encontrando el punto medio… cuando hay cosas a las que no se puede renunciar. Recordemos que el juicio de Salomón no acabo en partir al niño y dar la mitad a cada madre, sino que lo dio a aquella que estaba dispuesta a quedarse sin él con tal que viviera.

Lamentablemente la memoria de los humanos no es como la de la mayoría de los ordenadores que se borra al apagar y cuando enciendes está limpia. Las personas arrastramos la historia previa y lo que pasó, pasó. Ninguna “memoria histórica” por mucho que lo diga la ley puede cambiar el pasado y volver a empezar, eso solo funciona con los ordenadores.

PD: espero que funcione la opción de envío automático, aunque lamentablemente lo que no tiene es la posibilidad de definir tag.

Sé que algunos pensáis que la participación no es solo escribir, pero esta semana, por diversas cuestiones no me podré conectar, aunque os lea por medio del correo, por lo que será la semana que viene cuando comentaré… espero que no os parezca demasiado tarde.

3 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Es sólo un correo…

No tengo muchos vicios y si alguno destaca entre ellos es el de la lectura… sobre todo por la acumulación de libros que, en ocasiones no sé donde meter.
¡Para que luego digan que el saber no ocupa lugar!
Entre los libros hay algunos que, en su momento, me impactaron y hoy yacen olvidados y otros que considere una historia más… y hoy día me impacat6n aunque no los lea.
Caso es, por ejemplo de 1984 de George Orwell, que en su día consideré un fatalista exagerado… era yo un joven de 19 ilusionados años cuando lo leí, tres años después de la fecha a la que remite el libro, y que hoy considero, que por desgracia, tiene mucho que decir al mundo moderno y que periódicamente me viene a la memoria con los sucesos del día a día… pues es eso una de las consecuencias de mi vicio: que leo, aprendo y luego recuerdo… y al recordar el mundo parece distinto de cómo me lo pintan los medios de comunicación de masas.
Por eso recordé este libro al recibir el siguiente correo, pensando que no hay demasiada diferencia entre la neolengua de 1984 y 2010, salvo los 26 años que marcan la diferencia y que la creación de Orwell era ficticia, irónicamente me pareció algo imposible de conseguir,  y esta no:

Está escrito por una profesora de música en un instituto publico.
CONTRA LA TONTUNA LINGÜÍSTICA, UN POCO DE GRAMÁTICA BIEN EXPLICADA

Yo no soy víctima de la LOGSE. Tengo 48 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política. En párvulos (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia” la O de “ojo” y la U de “uña”. Luego, cuando eras un poco más mayor, llegaba “El Parvulito”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en el Parvulito, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En EGB estudiábamos Lengua Española, Matemáticas (las llamábamos “tracas” o “matracas”) Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Religión y Educación Física. En 8º de EGB, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de “b en vez de v” o cinco faltas de acentos, te suspendían.

En BUP, aunque yo era de Ciencias, estudié Historia de España (en 1º), Latín y Literatura (en 2º) y Filosofía (en 3º y en COU). Todavía me acuerdo de las declinaciones (la 1ª.: rosa, rosa, rosa, rosae, rosae, rosa en el singular; -ae, -ae, -as, -arum, -is, -is, en el plural; la segunda;-us, -e, -um, -i, -o, -o, en el singular; -i, -i -os, -orum, -is, -is, en el plural; no sigo que os aburro), de los verbos (poto, potas, potare, potabi, potatum, el verbo beber), de algunas traducciones (“lupus et agni in fluvi ripa aqua potaban; superior erat lupus longeque agni”: el lobo y elcordero bebían agua en el río; el lobo estaba arriba, lejos del cordero; “mihi amiticia cum domino erat”: yo era amigo del señor).

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las “Coplas a la Muerte de su Padre” de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura. Aprendí que se dice “Presidente” y no Presidenta, aunque sea una mujer la que desempeñe el cargo.

Y… vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”. ¿Cuál es el del verbo ser? Es “el ente”, que significa “el que tiene entidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “-nte”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, o “residenta”.

Y ahora, la pregunta del millón: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son “periodistos”), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hacen más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

No me gustan las cadenas de correos electrónicos (suelo eliminarlas) pero, por una vez, os propongo que paséis el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el violinisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

SI ESTE ASUNTO NO TE “DA IGUAL”, PÁSALO POR AHÍ, A VER SI LE TERMINA LLEGANDO A LA MINISTRA DE “IGUAL-DA”.

7 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Generación Nini

No suelo ver la tele, o como la llaman muchos la caja tonta, a excepción de alguna serie, que en general no requieren demasiada atención y puedo seguir mientras leo o escribo… o que si la requieren simplemente no sigo pero la tengo de ruido de fondo, al leer o escribir, mientras estoy con mi familia.

Respecto a las dos grandes estrellas (por la cantidad de público que parecen congregar) como los deportes y los realitys rara vez se ven en casa ya que ni me interesan personalmente ni interesan al resto de miembros de mi familia. Por ello se me hace raro ponerme a escribir sobre uno, o al menos eso he oído de él, aunque sea indirectamente.

Y como dice el refrán “aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid…” o lo que es lo mismo: ya que se trata de la caja tonta y el otro día oí hablar de un programa de la tele en la radio…

El programa en cuestión, como supondréis por el título (los españoles, para el resto os lo cuento) se trata de “Generación nini” un reality tipo Gran hermano (aunque la cadena lo niega los tertulianos decían que sí) donde un grupo de eso que los sociólogos han dado en llamar nini’s son encerrados en una casa, o al menos obligados a convivir.

¿Qué son en realidad los nini’s?

Según las definiciones que he leído se trata de jóvenes que NI estudian NI trabajan ni tienen la menor intención de ello. De estos siempre han existido algunos… antes se llamaban herederos, pues su máximo exponente social eran los herederos de las grandes fortunas que gastaban su tiempo en juergas fiestas y francachelas.

¿Cuál es la diferencia con otros tiempos?

La diferencia principal es que mientras antes eran casos puntuales, aunque llamativos, de las clases privilegiadas, hoy día se trata de una actitud mucho más extendida, que además abarca todas las capas sociales.

¿Cuál puede ser la causa?

No soy sociólogo, pero está claro que una falta de valores es un elemento que influye en la falta de perspectivas. Otros elementos son la falta de cultura de esfuerzo, de una sociedad en la que todo viene dado y en la que se busca la igualdad… igualando lamentablemente al nivel más bajo.

¿Cuál puede ser la solución?

Sinceramente arreglar las causas para eliminar los problemas, aunque reconozco que eso es más fácil de decir que hacerlo. Y también reconozco que yo no puedo aportar soluciones, ni mágicas ni practicas, pues no soy profesional de la cuestión sino meramente un aficionado… por así decirlo, como lo es todo padre interesado en la educación de sus hijos. Y quizás radique ahí la clave… no en unos jóvenes ya echados a perder por un sistema social perverso y pervertido, por aquellos que fomentan la masa frente al individuo y el seguir la corriente frente a la reflexión crítica, sino en sus padres, en esa gran cantidad de padres que han renegado de su función dejando la educación de sus hijos en manos de “los colegios” y lo que es peor en manos directa o indirectamente del gobierno y sus adláteres los partidos políticos.

Empecemos por dar a nuestros hijos unos principios y unos valores junto con una educación y dejemos para los colegios la formación, técnica que no cívica, la trasmisión de conocimientos, sin dejar en sus manos la formación moral que nos compete y nos debe competer a los padres.

10 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Pastillas para dormir

Hace tiempo que no escribo en este blog. Problemas de índole personal me han mantenido alejado de la escritura durante estos meses, aunque poco a poco empiezo a recuperar la normalidad.

No ha ayudado mucho, a ello, algunos problemas que he tenido en la red, lo que me ha llevado a tener que iniciar nuevos e inesperados proyectos. Pero esto también me ha emperezado para la vuelta con vosotros, e incluso aquí me para la posibilidad de no llegar a todo, por lo que, aun tomándome la libertad de volver a escribir sin avisar, espero que me aceptéis de vuelta, aunque sea como colaborador.

Y ahora al tema que se trata.

Recordando historias de familiares, que ya no están con nosotros, como pasa en estos casos, recordé la de mi abuelo. Fotógrafo, pintor, diseñador de muebles y en general un hombre bastante activo, poco después de su jubilación se vio impedido por varios ictus cerebrales que lo dejaron medio impedido. Fuera por el menor ritmo de vida, o porque se dormía fácilmente en el sofá mientas veía la televisión (la única de aquellos tiempos) ya que al afectarle la vista tampoco podía leer correctamente sus muchas novelas de Marcial Lafuente Estefanía que, casi se puede decir, coleccionaba. El caso es que a la hora de irse a la cama no se dormía. Por eso, tras mucho pedirlo mi madre le empezó a dar unas pequeñas pastillas.

Llegó la hora y mi abuelo se fue a vivir otras tres meses a casa de mi tía, esta le armo un escándalo, por teléfono, a mi madre, el segundo día, pues mi abuelo le reclamaba sus pastillas para dormir y, claro, mi tía sabia que el médico no le había mandado nada, pues, además, eran contraindicadas con el ictus.

Fue en esos momentos cuando mi madre cayó en que se le había olvidado darle esas instrucciones, así que lo hizo por teléfono:

“Es fácil”, respondió, “dale una sacarina y dormirá toda la noche de un tirón”

Y de esta manera mi abuelo durmió plácidamente todas las noches de sus últimos cinco años… sin tomar realmente pastillas para dormir.

6 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Sentimientos.

-Estaremos muertos, pero eso no quiere decir que no sintamos nada – protestó el elfo – y yo amo a esa muchacha.

– Es muy joven – replicó su mentor humano – aún, para vincularla a nosotros. Espera unos años. Total para ti no significa nada.

– Durante años he traído a otras “Milinas”, descendientes de aquella por la que realmente sentí algo…

– Eso es lo que no acabo de entender – le interrumpió su mentor –. Tú, que traicionaste sin dudarlo a tus compañeros de aventura, sin embargo estás obsesionado con una humana… muerta hace siglos.

– Es algo más que obsesión, Vlad, es amor…

– Pero en nuestra situación no debería importarte – le replicó Vlad – lo más mínimo. ¡Y más siendo como eres elfo! Incluso, como mortal, tu raza no siente, normalmente, más que desprecio por los humanos… Cuanto más en nuestra actual condición.

– En general admito que es así.

– Pero no con ella.

– No. Ella es idéntica a la original, a la que asesine.

– No sea tan melodramático. No se asesina a una oveja o una vaca… y para nosotros no son más que ganado… o en el mejor de los casos una posible incorporación a nuestro grupo, pues recuérdalo, Nathan: los vampiros no podemos tener descendencia porque estamos muertos.

-Estaremos muertos, pero eso no quiere decir que no sintamos nada – repitió Nathanael – y correspondemos a lo que se siente por nosotros. Durante siglos he captado temor, odio, miedo y envidia en aquellos que nos sirven, pero nunca un sentimiento benigno hacia nosotros…

– Y ¿Quién lo necesita?

– Y durante mi locura capté muchos sentimientos de desprecio y suficiencia, mezclados con odio y temor. Sólo ella tuvo sentimientos de ternura hacia mí.

– Le causabas lastima – despreció Vlad.

– Puede – aceptó el elfo – pero no la manifestaba como tal, sino como afecto, un tanto maternal.

– Por eso te enamoraste de ella.

– Sí. Y por eso quiero recuperarla en esta muchacha… antes que su familia la pervierta contra mí. Pero para llevarla a la Isla necesito que la trasformes, pues si el maestro viene y no lo está…

– No hace falta que venga ¡Yo tampoco te dejaría llevarla al santuario son vincular!

– ¿Lo harás?

– Sí- Lo haré… pero tú lo sufrirás cuando muera, aunque sea dentro de cuarenta años.

– Para eso falta mucho.

– No tanto… cuando ya no puedes morir.

—————————————————————————————————————–

PD: Este texto será, casi con toda seguridad el último en una larga temporada, ya que motivos familiares me van a impedir durante unos meses seguir colaborando con vosotros.

Con la esperanza de poder volver a ello me despido con un hasta luego.

José V. Bau. (Lustorgan)

6 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Reflexiones de Fantasía… ¿o no?

“La magia es vida y la vida es magia por eso la magia que crea vida es la más poderosa y difícil de hacer. No necesariamente la más costosa en términos de poder… pero si de habilidad y practica necesaria. Cualquier bruto puede usar la magia para causar muerte y destruir, pero solo un virtuoso la usará para manipular y acrecentar la vida.

Elimet. Un druida elfo

Elimet. Un druida elfo

El poder político o militar, la jerarquía o la fuerza son otras manipulaciones de la magia, que generalmente se decantan por su versión más destructiva. No porque requiera menos poder mágico, sino porque es más inmediata y sus efectos son más aparentes… aunque en ocasiones dejen al ejecutante vacío y exhausto.

Todos queremos la libertad para actuar, pero nuestra libertad acaba cuando empieza la del otro. Me llamáis maestro y me concedéis autoridad, solo cuando mi guía os conviene, pero me la rechazáis cuando os hablo de disciplina acusándome de incoherente. Pero la libertad sin disciplina, sin autodisciplina, es la que no es coherente. Puedo responder a un agravio con una bola de fuego… pero eso no necesariamente debe llenarme de satisfacción y, además, me puede impedir responder con mi desprecio la próxima vez. Si queremos que nuestro punto de vista se imponga, por nuestro poder, solo conseguiremos que lo sea mientras lo tengamos. Debemos hacer que nuestro ejemplo haga que nuestros seguidores lo sean porque ellos quieren.

Siempre podemos establecer una crisis, o esta nos puede venir impuesta. Pero como la resolvamos será la medida de nuestro éxito. La solución rápida de la imposición y la victoria militar no es más que un fracaso a largo a plazo y si se enquista en nuestra sociedad solo estaremos condenando al fracaso a la misma. Cierto que la mera supervivencia puede justificar este tipo de soluciones, contra un enemigo externo a nuestras concepciones morales, pero únicamente como defensa. Si vamos más allá de la defensa y pasamos al ataque lo convertiremos en nuestro modo de vida y perderemos aquello que decimos defender.”

Elimet – Lecciones de magia y moral.

Introductorios para “La Forja de un pueblo”

2 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Retos del día a día

Levantarse día a día para sortear la rutina de cada mañana…

Y peor es cuando no es rutina. Cuando las emergencias del día, o de la noche anterior, se acumulan una tras otra.

¿Qué es peor, pasar desapercibido en una aburrida mañana rutinaria o saber que te esperan, que eres casi imprescindible y que hay un montón de gente esperándote?

Sinceramente no los sé. Pero si me preguntan… cada día diré que es el otro el mejor y ese el peor.

9 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Desencanto

Dicen que hay una chica que se aparece por las noches a los conductores, haciendo autostop. Y dicen que si la recoges al llegar a una curva peligrosa te avisa “cuidado ahí me mate yo.” Y desaparece… pero igual solo es una leyenda urbana.

Dicen que Elvis esta vivo, que Paul McCartney ha muerto y ha sido sustituido por un doble, Que Houdini fue secuestrado por extraterrestres… pero igual es solo una leyenda urbana.

Dicen que la Coca Cola es capaz de descomponer trozos de carne, dientes, que desatasca las tuberías, que sirve para aflojar los tornillos, limpia las manchas de grasa en la ropa… pero igual es solo una leyenda urbana.

Dicen que un cantante al ir a dar una sorpresa a una fan, en un programa de televisión en directo, vio, él y los espectadores, como la fan tomaba un perro y un bote de mermelada… ¡y le daba la sorpresa a él! … pero igual es solo una leyenda urbana.

Filesa, Malesa, Casinos y Palau (de Cataluña), Negociación con ETA, Rumasa, Bar Faisán, Gürtel, Marbella, Benidorm, 10.000.000 € de subvención a una hija… dicen que existe algún político decente… pero igual es solo una leyenda urbana.

8 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

El último pierde

Aún recuerdo los tiempos en que mi madre iba cargada con su carro y una bolsa de lona o rafia al ultramarinos o al “super”, Consum o Mercadona, y tras comprar guardaba la compra en dichos medios.

Eran tiempos que en los entornos de Valencia solo existían dos hipermercados, cuyas marcas hoy día no perviven. Una Continente, porque ha sido absorbida y otra, Pryca, porque en el momento, o algo después, que los agricultores franceses dejaron de quemar camiones españoles y Cafrrefour de temer las represalias que ello les pudiera atraer volvió a usar su marca nativa.

Y fueron, según mi experiencia, estas dos grandes superficies las primeras que, en una agresiva campaña comercial, empezaron a suministrar a los clientes bolsas de plástico, con el fin de destacarse y, decían las malas lenguas de llevar su logo a todos los lugares, hacer la compra más fácil.

Tan fácil que otros, después les siguieron y ya es raro, y generalmente mal mirado por los consumidores, aquel comercio que no suministra bolsas o, que suministrándolas, las cobra.

Pero soplan nuevos vientos y estamos en crisis… y una de las formas de recaudar dinero que ha encontrado este gobierno, para ellos, sus adláteres o afines, son los canon… canon por copiar, pero también canon por ensuciar. Y así por cualquier objeto de envase, de plástico, lata o cristal, hemos pasado, silenciosamente, a pagar un canon de reciclaje (¡y luego dicen que es gratuito!) con independencia de si reciclamos o lo tiramos a la basura, que también nos cobran por retirarla los ayuntamientos.

Este canon, que te cobran con el producto, cuando te lo cobran, se asumió por la mayoría de los comerciantes en el caso de las bolsas de plástico, que no te cobran.

Hoy día asistimos a una curiosa campaña, tratando de concienciar al consumidor, como si este fuera el culpable, contra el uso de las bolsas de plástico por aquellos mismos que, hace años nos las impusieron. Ignoro… aunque quiero pensar que no, si lo hacen para obtener alguna subvención que salga de nuestros impuestos. Pienso que lo hacen para ahorrarse el canon, que tienen que pagar por las bolsas que suministran. Y aunque la idea este bien se les echa de menos un reconocimiento de su error en aquellos tiempos que nos impusieron el uso de las bolsas de plástico.

Pero lo más triste del caso es que todos aquellos que hace años tuvieron que cambiar y asumir un coste por la moda que ellos nos impusieron hoy día tendrán que volver a ir detrás… o seguir asumiendo el coste que ellos se van a ahorrar…

Como dijo Marx: Que se pare el mundo que yo me bajo.

6 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

Tengo Miedo

Por José Bau (Lustorgan)

Pasa ya de la media noche. Me he despertado porque hay una sombra en la habitación… he oído un ruido.

Esta ahí, dicen que no pero yo la veo, la oigo, la noto, escondida en el armario, dispuesta a salir y saltar sobre mí.

Por eso enciendo la luz, pues la claridad la ahuyenta, la hace desaparecer.

Tengo miedo, pues se que la sombra es el ángel exterminador, la muerte.

Eso sentía con seis años… pero pasó el tiempo.

Ahora con sesenta vuelve el sentimiento… y se agudiza con el sueño.

Y ahora… que me van a dormir para una operación ¡Tengo Miedo!

8 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_