Archivo diario: 19 junio 2010

¿Aló? -Señor Almirez, si voltea hacia su pórtico verá a su hija follando con el zapatero de la esquina. No se preocupe, no es el ‘presi’-.

¿Me puede comunicar con la señorita López? -Si, permitame un segundo… (¡Juana, telefnono!)- ¿Si, bueno? -Señorita López, le llama la amante de su novio, hoy nos quedamos de ver en el 5 letras, por favor vaya y sorprendanos que ¡ya no lo aguanto mas!.

Señor Presindete, llamada de los Estados Unidos, – Mister Calderón, today we kill a young mexican, please do not do anything, or else we’ll have to kill you too. With love your friend Barack Obama- . ¿Se encuentra bien señor presidente? -Si, solo llamaban para saber como estaba- .

¿José de la Cruz?, -Si, el mismo- le llamo para recodarle que tiene que escribir para el Blogguercerdario, por favor no se le olvide.

Cuando el telefono suena, es porque alguien te esta llamando. -Fursio-

Un pequeño bloqueo de escritor siempre se puede resolver con una buena llamada de teléfono, o con leer un buen libro de José Saramago, el cual ya no esta con nosotros y no nos podrá llamar nunca mas. Descanse en paz.

4 comentarios

Archivado bajo José de la Cruz

Un extraño en mi bolso

Tengo móvil nuevo. Si, la empresa me lo ha cambiado por uno que es LA PERA, bueno… la pera o EL PERÓN. Hace de todo, todito. Hace tantas cosas, que no se ni lo que hace….¿?….Estoy en un “sinvivir”.

El kit que trae ¡¡tela!!! Más que una caja de móvil, parece de zapatos.

Para pasar toda la información del móvil antiguo me las he visto y deseado: que si copiar en la tarjeta SIM, que si el PIN, que si el PUK….¡¡¡que si la madre que le parió!!!!.

Es de los que lleva puntero porque la pantalla es táctil, y claro, se quedan más huellas que en una “peli” de C.S.I, con lo cual me he colgado un artilugio muy práctico que hace de puntero, porque si tengo que estar sacando el lapicerito cada vez que pongo un sms, tardo más que si voy a una oficina de correos y lo meto en un sobre…

Esta mañana llevaba mi super-mega-leche-demovil en el bolso en su funda con el puntero, ¡¡Ah!!! se me olvidaba, hasta tiene una especie de atril para apoyarlo, vamos… que más que un móvil parece que llevo un árbol de navidad, total que empieza a sonar, yo al principio cara de póquer total, “no, no es el mío, ese no es mi tono”.. La gente me mira, mira mi bolso, me mira a mi, vuelta a mirar mi bolso… y ¡claro!! Ya caigo que es el super-mega-leche-demovil con el tono que viene “de fábrica”, a todo trapo, vamos parecía que más que el móvil iba a sacar del bolso a los Daft Punk.

Lo saco, suena que parece un anuncio de “La Masía” y nos vamos a poner todos a bailar en el vagón del metro, no puedo sacarlo de la funda, se me engancha el mini-jodiendas de atril, se sale el puntero, se cae, me agacho, se me cae el portafolios, lo recojo… eso sigue sonando y yo sin poderlo apagar, y digo con cara de gili.. “es que es nuevo”, y la gente dirá “y a mi qué puñetas me importa rica”, y yo que sigo con mi “vergüenza”…. Y, AL FIN, consigo sacar la put…. funda para dar en la pantalla a “descolgar”… Misión cumplida. Pero ¡¡¡¡NOOO!!! Está el manos libres activado ¡¡Diosss.. cómo se quita esto!!! Escucha todo el mundo a mi emisor, y yo, la inútil-receptora, le dice en bajo “tengo el manos libres y no se quitarlo, luego te llamo”. Cuelgo, saco una sonrisa, no se de donde porque ni puñeteras ganas de sonreír que tengo. Algunos me la devuelven y siguen leyendo su “20 Minutos” y otros hacen un gesto con la cabeza como diciendo “qué pena…”. Por supuesto apago el móvil, no vaya a ser que me vuelva a sonar y en ese caso, directamente me expulsarían del vagón como “la mujer bala” pero sin cañón.

Llego al trabajo, pero no tengo tiempo de poner a leerme el “folletito” de instrucciones que parece un diccionario Espasa, así que hoy cuando llegue a casa. Tengo deberes: ¡¡¡¡¡Cómo coñ… funciona esto….!!!!

En fin.. que yo estaba muy contenta con mi anterior móvil y ahora llevo a un “extraño” encima que cada vez que salgo de casa pienso “ay..jesusito… que no me llamen…por Dio” …… porque es como si me pusieran una patata ardiendo en la mano.

Le iré cogiendo el tranquillo, y cuando YA por fin sepa todas esas maravillas que hace mi super-mega-leche-demovil, seguro que me lo vuelven a cambiar por otro… y vuelta a empezar.

JOSE MANUEL BELTRAN

ACLARACION NECESARIA: Yo no soy el autor original de lo que acábais de leer. Todo el mérito recae en una buena amiga cuyo “nick” en la red es ALMA MATER y quien, gentilmente, me ha dado la autorización para su publicación aquí. Espero convencerla para que, dentro de poco, se una a nosotros con la frescura de sus escritos, que le caracteriza. Este texto fue publicado en Febrero de 2.09 y lo podeis encontrar pinchando aquí. Muchas gracias, tesoro, por ser como eres.

11 comentarios

Archivado bajo José Manuel Beltrán