Mi teléfono suena runrun

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que las pesadas y antiguas tecnologías hacían mella en el espíritu dadivoso de medio centenar de caimanes en celo, a orillas de un pequeño río en México.  ¿Y qué pasó? Muchas cosas, demasiadas.

Durante algunos meses, el nuevo Icaimand intentó hacerse fuerte en el mercado de los naturales de Cartier, ¡buen pelaje! Dicho aparatito intentó introducir las llamadas de teléfono, algo absurdo para los queridos reptiles de la zona que exclusivamente pasan horas y horas delante de la televisión, en dispositivos inmóviles para animales de dudosa moralidad. Y así es como Villa decidió apostar por las pesadas y antiguas tecnologías y decidió boicotear la salida del Icaimand.

Fue triste, fue duro pero sobre todo, fue increible. Ni lo más experimentados cazadores furtivos yo sin mi gato no habían conocido tales dimensiones populares. Revuelos, trifulcas, robos con intimidación de mandíbulas de apretar mucho. En fin, una locura acuática.

Debemos decir en defensa de Villa, presentador de un famoso canal de televisión terrestre, pero mu terrestre, que el que sus palabras avivacen justamente la opinión contraria no es para que lo juzguemos y condenemos como desastre de la naturaleza. Lo ha intentado, como cuando yo iba a los exámenes y me decía constantemente “apaxito, lo importante es participar”. Pero si somos realistas, ¡qué vergüenza de Villa! independientemente de que su musculado cuerpo hormonado impidiera pasar desapercibida entre los grupos de largatos que esperaban a la salida del edificio principal de la cadena.

Y colorín colorado, este cuento, al que le falta una llamada ha terminado.

¿Quién es? ¿quién llama? Soy yo, quien te escribe. ¿Otra vez estamos con estas? Ya pasó con “tus celos”, con “carmela”, y ¿ahora también Villa?

Como diría aquél, “¡déjate de disnei”.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Apaxito

5 Respuestas a “Mi teléfono suena runrun

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. estoy un poco perdido, me imagino que será porque no conozco al tal Villa…

  3. Querido ciudadano “mapache”, me sorprendes de verdad y de forma grata.
    Si por defensor de causas perdidas; de la defensa del más débil; de la imposición; del consumismo desaforado; debemos elogiar a Villa… entonces, que cuente con mi voto. Si, al final, consecuencia de lo anterior, él hubiese logrado beneficio una vez acomodado en la modernidad, paso del tal Villa.
    Me ha gustado mucho esa frase en la que yendo a los exámenes dices: “lo importante es participar”… y, si salen, bien pues mucho mejor.
    Un abrazo ciudadano. Hazte ver más por aquí anda…y, gracias por la referencia en tu comentario al post de Sonvak.

  4. tienes una ingeniosa forma de escribir que me encanta. Un beso 😀

  5. Gracias por los comentarios.

    Sito: Villa es un personaje que creé hace unas semanas en mi blog. Tigresa encerrada en el cuerpo de un caimán; de ahí que cuente la historia así, alocado.

    José Manuel: anoto tu sugerencia sobre si salen bien, mucho mejor ;-). Has entendido lo que pretendo con Villa con el “pobre, pobre, pobre… y una mierda pobre!” consecuencia justa de un mundo injusto.

    Sonvak: ¡Me alegra mucho que te guste! cuando escribo lo disfruto más y más, empiezan a rodearme mis “animalitos”, pero no puedo controlar el que a veces mezcle mi mundo con el de ellos, a ver si poco a poco… jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s