La llamada

Salí precipitadamente de la ducha y de rally por el pasillo llegué tres milésimas de segundo tarde.  Sopesé la idea de volver a marcar. Me obligué a no hacerlo  a pesar de que mis dedos no tardaron ni un segundo en ir por libre pulsando, una detrás de otra, sin remedio: seis, dos… Pero entonces, con el corazón en la garganta y conteniendo la respiración, ¡oh casualidad!, tu teléfono, rememorando una antigua alergia a mi número, ya no estaba disponible para escuchar mi Hola ¡cuánto tiempo-qué sorpresa-cómo te va la vida-¿eres feliz?!!  El impacto de tu voz sumergida en el contestador,  la mía negándose a salir, un piiiiiiiiiiiiiiii  que hace que mis pies vuelvan bruscamente a tocar el suelo y al final, silencio metalizado.

Un simple timbre. Zarandea capas de arena cosidas a mi conciencia con costosas costuras de costar, dejando a la intemperie los surcos de mi memoria, desnuda ante la mirada inexorable del tiempo que no se para y avanza ajeno e indiferente a los vaivenes de mi curiosidad y a mis ganas oscilantes por saber de ti.

Después de esto y cuando consiga que de nuevo  las aguas vuelvan a sus cauces y las arenas a sus desiertos,  si el timbre del teléfono vuelve a sonar… discúlpame si, a conciencia, la envío directamente a ese limbo maravilloso donde descansan en paz todas las llamadas que deben ser perdidas.

Echando mano de archivo, dedicado a todos esos números que, por salud, deberían borrarse de la agenda y a todas esas llamadas que, por remover conciencias  a conciencia, a conciencia,  jamás deberían de ser contestadas.

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo obsidianablack

6 Respuestas a “La llamada

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Aspective

    Pues yo soy incapaz de borrar un número de la agenda, aunque fuese mejor borrarlo, por salud mental.
    También me cuesta horrores no coger una llamada.

  3. el primer párrafo es brutal, qué bueno!!!!!!! me han encantado varias expresiones, bravo Obsi!!!! por cierto quien llamaba el guitarrista? qué fuerte!!!!!

  4. obsi

    Yo tampoco soy capaz de borrar nada :).
    Jajajajajajajajjaa!!! No, no era el guitarrista, era aún más fuerte que eso!!!!!

  5. Excelente texto, Obsi, por su frescura. Me ha gustado mucho. Te digo, para borrar de una vez por todas los números mejor……… no grabarlos jajaja. Si es que, al final, al estilo Quevedo debemos de decir eso de …” Erase un hombre a un móvil pegado..”
    Un besazo, ciudadana

  6. sonvak

    Ni de broma salgo yo disparada de la ducha por una llamada de teléfono, jajajajaja… El único motivo por el que puedo salir disparada a coger el teléfono es que éste suene en medio de la noche, cuando yo ya duermo, porque podría significar algo grave… y te encuentras con que es algún ex que en medio de su borrachera se ha acordado de ti, o que se ha equivocado de número… Pero entonces, sientes alivio pensando que no ha sido algo grave…

    Excelente post!! Besos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s