Archivo diario: 4 junio 2010

Creeré en cualquier dios

No temas. Seguiré aquí igual que hoy, que ayer, que siempre desde aquel día en que nos conocimos.

Desde siempre hemos sabido que es un error. Que todo es un inmenso error desde el principio. Nos equivocamos en la fecha y en el lugar y nacimos en décadas equivocadas y en lugares distantes. Nos equivocamos en nuestras elecciones que nunca nos acercaron y en las decisiones y tú hoy tienes una pareja que no soy yo y unos hijos que deberían ser los míos.

Profundizamos en nuestras vidas y nos enraizamos de tal forma que hoy la distancia es insalvable, aunque a veces consigamos que, a través del teléfono, nuestras voces suenen juntas, cercanas, cálidas. Pero son minutos robados, sacados a escondidas, ocultos a todos.

Somos amantes. ¿Lo somos? Sí, porque hay amor entre nosotros. No, porque jamás nos hemos mirado a los ojos, ni sentido una caricia. ¿Somos infieles? No, porque jamás nuestras pieles, nuestros labios se han juntado. Sí, porque cada noche hacemos el amor, sentimos al otro suspirando a nuestro lado, notamos su cálido abrazo, aunque para ello sea necesario cerrar los ojos.

Conozco de memoria cada centímetro de tu cuerpo, distinguiría tu aroma entre millones, y la ambrosía de tus labios me embriaga. La caricia de tu suave cabello cuando te giras para mirarme me hace sonreír siempre. Pero estás allí, en tu casa, con tu marido, con tus hijos, con tu trabajo y tus amigos.

Y yo estaré aquí. Siempre. Lejos. Sin ti. Esperando el imposible milagro que ponga todo en su lugar. Sabiendo que no sucederá, pero creyendo en cualquier dios que me dé esperanzas. No puedo vivir sin ti aunque no estés aquí. Te necesito para seguir viviendo la vida que no me correspondía. Te necesito para poder seguir respirando, levantándome cada mañana y quemar otro día sin ti.

No me iré, no podría. Te amo demasiado para poder vivir sin ti.

7 comentarios

Archivado bajo Aspective_

Me gustaría prometerte…

Me gustaría prometerte que no me iré mañana y darte esa seguridad que buscas de saber que yo siempre estaré ahí para ti. Cariño, nada me gustaría más, pero hay circunstancias que están más allá de tus deseos y los míos.

Sí puedo prometerte que yo pondré todo de mi parte para no irme mañana, para irme lo más tarde posible. Haré todo lo que esté en mis manos por poner color a tus risas y enjugar con todo mi amor cada una de tus penas.

Puedo prometerte que el día que yo me vaya, en realidad no me iré. Seguiré viva en ti. Reiré cuando tu rías. Lloraré cuando tú llores. Te acariciaré a través de la brisa y te hablaré en tus más dulces sueños.

Mientras tanto, no te preocupes por mañana. Ven aquí y déjame abrazarte una vez más, dame otra de tus risas y yo te daré mis mejores besos. Alegrémonos de que mañana no ha llegado y juntas podemos disfrutar de hoy.

(Dedicado a mi niña)

SONVAK

7 comentarios

Archivado bajo Sonvak_