Archivo diario: 2 junio 2010

No me iré mañana, pero lo haré algún día

No me iré mañana, pero lo haré algún día y para cuando llegue ese día ya he dado instrucciones precisas: No quiero velatorios, no quiero funerales, no quiero entierros ni cementerios, quiero cenizas y quiero el azul salvaje de un mar en un pedazo de mi costa. Olor a sal quiero. No quiero lágrimas quiero sonrisas, o por lo menos medias sonrisas. Quiero reunidos a los que deseen estar y quiero música, que no falte, por favor. Quiero vino frío para los adultos y refrescos, gominolas y globos verde manzana para los niños.

No quiero lutos, quiero colores. No quiero flores quiero palabras. Quiero imágenes y una cesta de imperdibles y alfileres para no perder y afianzar recuerdos en memorias. Quiero que la esencia, con lo bueno y con lo malo permanezca, difuminada al gusto, en los que así lo sientan y quieran.

Mi planta, mis libros y mis cuadernos ya tienen futuro dueño. Cuídenmelos bien aunque sé que los dejo en las mejores manos. Mis zapatos rojos también y estoy convencida de que no defraudarán. Quiero que su nueva poseedora viva subida a ellos días especiales como los que yo he disfrutado y quiero que cuando algo o alguien la obligue a descalzarse, encuentre la fuerza, la valentía y los apoyos necesarios para seguir caminando, aunque sea con otros de un color diferente y más soso. Mantenlos limpios y en buen estado en el armario, pequeña, las oportunidades para subirse a ellos siempre vuelven y están a la vuelta de la esquina, tan seguro como que yo me iré algún día.

Todo lo demás no es importante.

No me iré mañana, pero lo haré algún día y cuando ese día llegue y ahora que me leo, tengo la seguridad de que me moriré de ganas por estar allí.

7 comentarios

Archivado bajo obsidianablack