Volver a vivir mi vida

Siendo un adolescente, con la insolencia propia de la juventud, le pregunté a mi padre.

¿No cambiarías tus años por los míos? Estaba seguro de que su respuesta sería afirmativa. ¿Quién no quiere ser joven cuando es viejo? Viejo, claro, desde mi punto de vista de aquel  entonces, ya que mi padre debía estar por los 48.

Sin embargo mi padre se me quedó mirando fijamente, pensando, y su respuesta me sorprendió “¿Y tener que pasar de nuevo la guerra, el hambre de la infancia, todo el trabajo, la muerte de familiares…? No, gracias. Prefiero esperar lo bueno que aún me pueda quedar por delante que repetir todo aquello que ya pasé”.

Desde entonces he pensado en muchas ocasiones en que sucedería si, por arte de birlibirloque,  me ofrecieran la posibilidad de volver a vivir mi vida, pero con la facultad de cambiar las cosas, de no repetir de nuevo aquello que considero errores cometidos. Por una parte es una oferta tentadora: hacer lo que no te atreviste a hacer, no caer en las equivocaciones cometidas, probar lo que dejaste pasar… Sin embargo el resultado final sería otra persona no yo(no creo que se perdiese mucho de todas formas)  ya que yo, hoy, soy el resultado de todas mis experiencias pasadas, buenas y malas, acertadas y erróneas.

Pero también pienso que cada uno es como es, resultado de la genética, de la educación, de la infancia vivida, de tantas cosas que nos condicionan que, llegado el momento de tomar decisiones volvería a tomar las mismas, ya que en su momento pensé que eran las adecuadas. Y volvería a equivocarme de la misma manera, y cometer los mismos errores. Creo que estamos condenados a eso, pues nunca decides pensando que te equivocas, si no que eliges lo mejor. Vez tras vez. No es que no aprendamos, es que creemos que es lo acertado. Y ¡zas! nuevo batacazo en el mismo sitio…

Permitidme que para terminar os copie un par de textos conocidísimos, pero que me encantan y reflejan, bastante bien, lo que me gustaría que fuese una segunda oportunidad:

Instantes (popular,  falsamente atribuido a J.L. Borges)

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría. Pero si pudiera volver atrás trataría de tener solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos; no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas; si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

-oOo-

En un sentido parecido otro texto, igualmente anónimo, reza:

Si volviera a nacer, hablaría menos y escucharía más.
Invitaría a mis amigos a cenar aun cuando el mantel estuviera manchado y el sofá desteñido.

Comería rosetas de maíz en la sala “elegante” y me preocuparía mucho menos por la basura cuando alguien quisiera encender la chimenea.

Desearía un tiempo para escuchar al abuelo divagar sobre su juventud.
Nunca insistiría en que subieran las ventanillas del automóvil un día de verano, sólo porque mi cabello se despeina.

Encendería la vela de rosas antes de que se derritiera de tanto estar guardada.

Me sentaría en el césped con mis hijos sin preocuparme de las manchas que este pudiera dejar en mis ropas.
Lloraría y reiría menos frente al televisor… y más frente a la vida.
Compartiría más responsabilidades con mi familia.
Me iría a la cama cuando me sintiera enferma, en lugar de pretender que la Tierra se va a detener sin mí.

Nunca compraría algo sólo porque fuera práctico, porque disimula la mugre o porque está garantizado de por vida.
En lugar de desear que terminasen de una vez los nueve meses de embarazo, disfrutaría cada momento y admitiría que la maravilla que crece dentro de mí es la única oportunidad que tengo en la vida para ayudar a  realizar un milagro.
Si mis pequeños me besaran impetuosamente, nunca les diría:”Más tarde, ahora estoy ocupada.”
Diría más a menudo: “”te amo”, “lo siento”. Pero, más que cualquier otra cosa, le daría otra oportunidad a la vida, capturaría cada minuto.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Aspective_

6 Respuestas a “Volver a vivir mi vida

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Bufff!!, no se, ¿Qué haría yo…?

    Excelente Aspec.

    🙂

  3. Hola Aspec,
    Yo me apunto a ese truco. No se si haría lo mismo pues tampoco sé, si mi memoria se conservaría con lo ya vivido. Pero, así como que 15/20 añitos no me vendrían mal quitarme de encima para disfrutarlos de nuevo.

    Lo que si creo, seguro, es que volver atrás no serviría para no cometer errores. Serían otros nuevos o, vete tú a saber, los mismos en mayor o menor medida. Porque, de la vida -entre otras cosas- uno disfruta al solucionar los problemas, sabedor que somos imperfectos.
    Un abrazo ciudadano y disfruta, sobre todo, del presente.

  4. Ufff… llevo un rato aquí pensando, evaluando esa posibilidad de volver atrás y modificar la vida de uno…

    Tal y como llevo la semanita, creo que si me diesen a escoger, simplemente escogería no haber nacido… Yo, lo siento, pero creo que tal y como el ser humano ha planteado la vida, preferiría no haberme visto subida a este autobús. Me perdería muchas cosas buenas, mucha buena gente, mucho amor… pero también me ahorraría el verlos sufrir o morir. Tampoco sentiría el peso tremendo que tengo en mi alma por formar parte de una raza tan egoísta, tan superficial, tan irrespetuosa con las distintas formas de vida… Una raza en la que unos tiran la comida a la basura mientras otros se mueren de hambre; una raza que prefiere invertir salvajadas de dinero en deportes, espectáculos, y que sé yo, mientras millones de niños en este mundo no tienen la más mínima oportunidad; una raza para la que los animales son juguetes desechables; una raza que va aniquilando bosques frondosos para convertirlos en ciudades de cemento y acero.

    Y algunos tenemos la ilusoria ilusión de intentar cambiar esto, pero miras a tu alrededor, mucha gente que como tú dice no soportar tal o cual injusticia, pero a la hora de la verdad, la elección es cerrar los ojos y fingir que el tema no va con uno. Cada cual prefiere estar cómodo con su vida y aunque el mundo vaya mal, mejor que lo cambien otros…

    Y hoy no estoy para que me digan que sí vale la pena vivir. Que se lo digan a las madres del tercer mundo que ven morir a sus hijos de hambre, que se lo digan a esos mismos niños, sufriendo por la enfermedad y la desnutrición. Sí, que se lo digan mientras al tiempo están pensando cual será el siguiente capricho que se compren…

    Así que, esa es mi respuesta… yo no volvería a vivir mi vida, yo preferiría no haber nacido, pues la vida para mi no vale la pena cuando no hay igualdad de oportunidades para toda forma de vida.

    Besos Aspec. Muy buen post.

  5. Yo creo que una vida vivida de vuelta resultaría aburridísma. Prefiero seguir, aunque envejezca y me acerque hacia donde no sé. Hago lo mejor que puedo. Empezar de nuevo sería trampa.

    Sonvak, en cuanto a tu comentario… No sé. ¿Que preferirías no haber nacido? El tema es que no tuviste opción. Ninguno de nosotros pudo elegir. Caímos acá, y no sabemos donde vamos a caer en unos años, o en unas horas. Es algo que por más que se piense y se repiense, siempre se da vueltas alrededor de lo mismo.
    Azar. Al menos al principio.
    Ahora, cómo vivimos nuestra vida… ¿Lo elegimos nosotros? Esa es la pregunta, el eterno debate. ¿Podemos cambiar de manera individual, o estamos tan condicionados y manejados por un monstruo de mentira (llámelo mercado, sociedad, TV, entorno, todoelmundo, etc.) que somos simples piecitas de una máquina que hace eras se rompió y no suficiente gente quiere arreglar? ¿Qué hacemos? ¿Por qué miramos hacia otro lado a la hora de actuar, mientras nos encanta denunciar lo que pasa?

    Sobre esto, cito trozo de un artículo que apareció en la revista Freeway, de Lourdes Rodríguez:
    “En Peter Capussotto, El Libro, el autor se pliega a la tesis del destacado constitucionalista Donovan Timmerman que sostiene que el rock es un exitoso canal de rebeldía inventado por la CIA durante la Guerra Fría para mantener alejados a los jóvenes del comunismo. Mediante ese “mecanismo cultural” pueden “expresar” su disconformidad con el sistema sin abandonarlo y sin luchar contra él. Una rebeldía felizmente inconducente, igual que las personas que se unen en grupos por causas nobles. Nada les importa el cambio, simplemente comunicar. Luego, la preocupación por la causa se desvanece.”

  6. Ainsss Dani… es cierto, no tenemos opción. Estamos aquí. Y una vez que estoy aquí, creo que moriré intentando hacer de éste un mundo mejor… pero, a veces, como ayer, uno no puede evitar sentirse tremendamente cabreado con la humanidad y hacer ese tipo de comentarios 😀

    Sin embargo, ese cabreo, este cabreo, es bueno… lo mueve a uno a continuar peleando; a no dejarse llevar por esa comodidad e indolencia que se ha convertido en un mal demasiado generalizado.

    Besos 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s