momentos.

Hay muchas canciones que puedo instantáneamente relacionar con momentos concretos. Otras pocas, con etapas de mi vida. Definitivamente no podría nombrarlas todas.
Algunas, como Time of your life (Good Riddance), calaron tan hondo en mí que no creo poder arrancármelas nunca. Esta en particular me hace volver a mi maravillosa era quinceañera, cuando no me importaba nada y estaba llena de sueños y metas e ideales, y estaba más que dispuesta a pelearla, y sin embargo en el momento lo único que hacía era divertirme. Había salido de un pozo catorceañero, de depresión silenciosa y ridícula búsqueda de identidad; y bueno, la canción apareció un día de casualidad. Me la aprendí en la guitarra y la cantaba cada vez que lo sentía, cada vez que estaba feliz o triste.

Algunas, como Sympathetic de Seether, Una triste melodía de No te va gustar, o Everything de Lifehouse, las viví sola, desde adentro hacia afuera, y a veces, si estoy sola y realmente las escucho, me hacen llorar como la primera vez -si es que lloré-. Por otra parte, me tocaron también algunas canciones vivirlas con la gente que más quiero. Por ejemplo, José Sabía, de La vela puerca, me recuerda a las primeras vacaciones que pasé sola con mis amigas, acampando en un balneario. Me había llevado la guitarra y no teníamos música, y justo antes de salir me había aprendido esa. Y entonces no sé, la cantábamos todo el tiempo. Qué vacaciones.
Este año, por otro lado, también me fui de vacaciones con ellas (salvo que tomamos la sabia decisión de alquilarnos una casa). Llevamos parlantes y reproductores, así que la guitarra quedó media tirada. Sin embargo, puedo recordar un momento concreto -unos segundos, tan siquiera- en los que la música me hizo sentirme más unida a ellas que nunca; me sentí una con el ambiente, con el mundo. Lo ridículo es que esto ocurrió en un baile, con lo que los detesto. Esa última canción de los Black Eyed Peas, I gotta feeling, comenzó a sonar. De repente, mis amigas aparecieron de quién sabe donde (andábamos todas perdidas por ahí) y empezamos a bailar como desquiciadas, saltando y riendo…

Y no sé, me sentí feliz.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Daniela_

8 Respuestas a “momentos.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Síiiiiiiiiiii, otra canción con energía!! Me encanta, vamos a bailar!! Encantada de estar otra vez por aquí y leerte, Dani, un besaoz!

  3. yo, desde luego soy un tipo que siente la música de una forma mucho más interior que exterior, quiero decir, que cuando de verdad me llega, es cuando la noto dentro y no necesariamente lo expreso bailando.
    sin embargo, últimamente me han ocurrido momentos con esa canción tan machacada de black eyed peas, ya pueden estar orgullosos porque creo que nos ha pasado a todos, y de repente hemos sido cientos de personas en un local enfervorizadas, locas y disfrutando, saltando, bailando y riendo y no sé cuantas cosas más que al acabar la noche me he sentido tan feliz y contento como cansado y muerto.

  4. Tremenda cualidad la de la música, trascender más allá del dónde, del cuando, del como, y convertirse en reina de un recuerdo.

  5. La música te llena el ama.(es mi lema)

    Besos.

  6. ¡Que envidia dais!

  7. Jajajaja, Lustor… ya somos dos envidiosos jajaja…
    Me encanta la música aunque, entre todos me estáis haciendo un repertorio difícil de olvidar.
    Muchas gracias ciudadana… Te prometo que me he puesto a bailar con mi doña…Un besazo,

  8. !No puedo creer que vaya a funcionar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s