De granjas y rebeliones

El abuelo tenía una granja, una granja tenia el abuelo… con gallos y pavos rojos, ocas rojas y negras, vacas verdes, canes azules y lobos rojos y negros…

Fue la competición y ganaron los perros, en el total, pero las pruebas importantes las ganaron los gallos y pavos… y tiraron… perdón, amenazaron, amedrentaron y convencieron para que se fuera al abuelo.

Llegó el momento de decidir quien manejaba la granja y ganaron los perros, pero los gallos no quisieron aceptarlo y se rebelaron. Hubo que llamar a la vaca paca y sus amigas para que las cosas volvieran a la “normalidad”.

Pero siguieron sin arreglarse del todo y la granja era un caos.  Se unieron las aves y, todas juntas, consiguieron desplazar a los canidos, pero solo un poco. Aún así lo bastante para mandar.

Como no se fiaban de la vaca paca la enviaron allende los mares…

Como no les gustaba el líder de los lobos lo encerraron en una jaula.

Como no le gustaba el líder de los perros… lo mataron.

Y como la vaca paca y sus amigos eran amigos de los perros, la hiceron volver de las islas y embistieron contra los gallos. A una muerte siguio una rebelión… y miles de muertes. A los lobos no les gustaba la vaca paca, pero como no podían ser enemigos de las vacas y de las aves apoyaron a la primera… y los gallos mataron al lobo. Y la loba, su hermana, se acerco más a la vaca paca.

Fueron malos tiempos, donde la vaca paca y las aves controlaban parte pero no toda la granja. Acabaron con muchos, tanto unos como otros, que no estaban de acuerdo con ellos, o los hicieron huir. Hasta que las aves se dividieron y, luchando entre ellas, favorecieron que la vaca paca los venciera.

Pero la vaca paca gano a las aves y las persiguió… incluso persiguió a aquellos lobos que no estaban de acuerdo con ella. Con cuernos y pezuñas, pero también con ironías y chanzas se afianzó.

Como le dijo a uno de los lobos, cuando este le pregunto cual era el secreto: “haga como yo… no se meta en política.”

Muchos animales se unieron… o eso decían ellos, contra la vaca paca… pero la vaca paca murió… placidamente, en su establo y sin dejar el gobierno de la granja.

A la muerte de la vaca paca, y siguiendo las instrucciones de esta, el nieto volvió.

Los canes más moderados llamaron a todos a la granja y buscaron la reconciliación. Los lobos fueron abandonados por la mayoría…y muchos de sus hijos se fueron con lo gallos. Pasó el tiempo y se repartieron la granja. Y dónde había grandes extensiones de campos se pusieron vallas. Y la granja seguía adelante. Hasta que un gallo, vistiéndose de pavo real dijo: “Como ya no están los lobos, digamos que la vaca paca nunca ganó… que sólo la vaca paca mató a otros… y quien no quiera aceptarlo diremos que es lobo.”

 Dedicado a George Orwell (1984 – Rebelión en la granja)

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Lustorgan_

5 Respuestas a “De granjas y rebeliones

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. tal cual la vida misma… Una buena metáfora!!
    Besos!!

  3. La tensión se masca en el ambiente….tachán tachán!!!

    🙂

  4. ¿Acaso han cambiado mucho las cosas hoy en día?… bueno, quizás una sola. Y es que, dentro de poco, cuando nos hayamos cargado el planeta ya no quedarán ni granjas.

    Interesante lectura, ciudadano. Un abrazo.

  5. Lo malo es que ya hace mucho lo dijo un griego: Quienes olvidan su historia están condenados a repetirla.
    O como dijo un judío alemán: No sé quien originara la tercera guerra mundial… lo que sí sé es que la cuarta la harán las cucarachas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s