Archivo diario: 17 abril 2010

¿Quién soy yo?

La cita estaba acordada a las siete de la tarde. Una llamada a mi móvil, cuando ya estaba en camino, me obligó a modificar mis planes. Se retrasaba media hora y cambiaba el lugar acordado. Difícilmente podríamos disfrutar, tranquilamente y alrededor de una discreta mesa cercana al ventanal de la cafetería, de un buen café expreso. Llegué tarde o, mejor dicho, él ya se encontraba allí. La explanada de parking del centro comercial se encontraba a tope.

Permítame primero decirle que estoy algo nervioso. Realmente, para mí, es la primera entrevista que realizo y alguien, tan especial, debería tener enfrente a un consumado periodista…. pero, como comprenderá, órdenes son órdenes.

–         Lo entiendo perfectamente. No se preocupe, verá como todo sale bien.

Su color favorito, creo es el azul, ¿por qué?

–         Es cierto. El azul, y más en concreto el azul cielo. Es un color tenue y fresco, que se hace tan visible como la libertad con la que gozan las nubes cuando se les cruza el arco iris.

Pero, ¿no es un poco clásico?. El arco iris tiene colores más joviales.

–         Es verdad. Realmente todos los colores del arco iris son acordes a mi estilo, sin que por eso se me pueda considerar clásico.

Externamente da la imagen de serio pero, conocido más a fondo…..

–         Reconozco que nuestra carrocería tiene determinada importancia pero lo interesante siempre está en nuestro interior. Disfrutar de ese interior y expandirlo a los demás aporta más alegría y satisfacción.

Reconozca que la vida es larga y no siempre uno está en esas condiciones idóneas.

–         Todos tenemos muchos golpes en la vida, unos propiciados por nosotros mismos; otros –quizás los más- producto de los demás. En los más fuertes lo más lógico es que busquemos ayuda, digamos reparadora, aunque siempre nos dejará secuelas. Son más fastidiosos los pequeños golpes, esos a los que no das importancia pero que, a la larga, precisan de cirugía. A pesar de todos ellos, tenemos obligaciones para con los demás y eso nos obliga a estar en las mejores condiciones.

¿Qué estación del año le gusta más?

–         Mejor le digo lo que menos me gusta: la lluvia intensa mezclada con viento. Me gusta mucho pasear, incluso realizar largas caminatas, pero en esas condiciones estoy deseando acabar para tomar una generosa ducha con buena dosis de gel. A su finalización pareces como nuevo.

Ciudad, playa, montaña. España o el extranjero. ¿Cuál es su preferencia para las vacaciones?

–         Me adapto a todo y conozco buena parte de España. En el extranjero, al principio, se me hacía más difícil pero ahora, disponemos de enormes ventajas técnicas, que nos hacen sencillo cualquier recorrido. La playa, lógicamente, es menos cansada aunque es bastante difícil encontrar una buena sombra y me gusta, lo justo. La montaña me encanta por lo que tiene de aventura. Realmente soy un aventurero.

Ya veo que le gusta la naturaleza ¿y los animales?

–         Parece usted conocerme bien. Efectivamente me gustan pero le diré una cosa que, quizás, no practique todo el mundo. Me gustan más si disfrutan de su total libertad. Muchas veces nos empeñamos en encerrarlos en pequeños lugares sin saber ni siquiera si, de verdad, ellos están a gusto y si, por ende, sufren por ello.

Dígame, ¿qué opina de la popularidad? ¿está reñida con el prestigio?

–         No exactamente. La excelencia es relativa en tanto mañana habrá algo mejor que, por tanto, será más excelente. Tal y como plantea la pregunta supongo presume usted que lo popular no puede ser prestigioso. Pero, si le da un poco la vuelta al razonamiento y asume que, el disfrute total y completo de algo es señal de satisfacción y, si este disfrute se realiza por muchas personas, entonces, hemos enlazado lo popular con el prestigio o la excelencia. ¿O es que acaso no ha disfrutado usted de una maravillosa tortilla de patatas, hasta el punto de decir que estaba excelente?. Pues eso mismo me pasa a mí, en muchas ocasiones. Prefiero ser popular, es decir, disfrutar con la mayor gente posible.

Ese razonamiento justifica que, últimamente, su nombre se vea más en los medios de comunicación y que pueda ser más conocido por todos.

–         Lo importante, es que hablen de uno aunque, seamos sinceros, a todos nos agrada que se hable bien. Sin embargo es muy importante aceptar la crítica de los demás, sobre todo, para mejorar. Nuestra salida al mundo, por primera vez, está llena de todo tipo de expectativas pero, para conseguir el mayor grado de utilidad en la vida es necesario –diría yo que imprescindible- un buen rodaje en nuestros inicios. Efectuado éste, podremos desarrollar mejor nuestras habilidades aún cuando siempre necesitemos correcciones. Es así como, pasado un periodo prudencial de tiempo, los demás podrán sacar juicio de nosotros que, repito, de agradecer es que sea positivo aunque, siempre tiene que haber opiniones para todos los gustos.

Debo terminar esta entrevista para el Blogguercedario Express y, repasando rápidamente mis notas, me doy cuenta que ni siquiera he hecho una mínima presentación de usted. Mi jefe me va a echar una bronca y apelará a mis malas dotes de periodista.

–         No se preocupe usted. Incluya esta respuesta como una exigencia mía, o sea del entrevistado. Lo de menos es mi nombre pues, cualquiera que hubiese sido el elegido por quienes lo decidieron, sería totalmente válido para lo que hemos desarrollado. Pero, puestos a elegir se dice que, el primero, es el que nunca se olvida. Soy el RENAULT 5- GTL, el primer coche que tuvo usted ciudadano periodista y sepa que ha sido un placer y divertimento compartir estas líneas.

JOSE MANUEL BELTRAN

15 comentarios

Archivado bajo José Manuel Beltrán