Archivo diario: 6 abril 2010

Mi ciudad favorita

Huele a mar. Se puede ir andando a casi todas partes aunque algunas muevan el coche hasta para ir a por el pan a la tienda de la esquina. Conoces a casi todo el mundo (eso a veces es bueno y a veces es malísimo). Hay un café de guapos en donde nunca hace frío y en donde nunca se pone el sol. Está mi roca. Hay puerto pesquero y puerto deportivo. Lo primero que haces por la mañana cuando te levantas es mirar por la ventana. Puedes salir por ahí solo/a que maloserá. Hay playas de tierra, de piedritas y de arena fina pero el agua está a cinco grados bajo cero todo el año. Los rayos de sol saben tres veces más que en cualquier otro lugar. No hay atascos, o por lo menos, no hay atascos de los grandes. Hay temporales y es un espectáculo. Vive parte de mi familia. Aunque está en el culo del mundo hay aeropuerto. Hay arquitectura moderna y tradicional. No es una ciudad fácil para desaparecer y olvidar y hay pocos sitios donde esconderse (aunque alguno, alguno queda). Da igual la época del año, en los  ascensores  el tema de conversación casi siempre es la climatología. Es una ciudad clásica, de esas del Norte, y está claro que el toque bohemio no lo tiene ni lo tendrá nunca, pero no importa.  Hay calidad de vida. Tiene equipo de fútbol y tiene encanto. La frase el mundo es un pañuelo y la expresión casualidades de la vida se inventaron allí. Es complicado mantener privada la vida privada y a veces se pasa por alguna que otra situación surrealista. En ocasiones se queda un poco pequeña y ahoga, pero cuando estás lejos de ella un tiempo, siempre, siempre quieres volver. Se come de cine. A pesar de que según decían unos hace años allí nadie es forastero, otros opinan que no es demasiado fácil hacer amigos,  aunque yo no creo que esto sea cosa de la ciudad. Aunque en otra época me resistí a vivir en ella, hoy por hoy  no la cambio por nada y me siento feliz con la decisión que tomé hace unos años.

A pesar de todo lo dicho, pienso que son otras las arquitecturas que hacen que un rincón o una ciudad cualquiera deje de ser cualquiera para convertirse en un lugar especial.

12 comentarios

Archivado bajo obsidianablack