Al final lo conseguí

Siempre hay una primera vez para todo, o eso dicen, porque no siempre se consigue hacer lo que uno se propone. Sin embargo aquel día en cuanto me levanté noté que esta vez sí lo iba a conseguir. Y os pongo en antecedentes. Hacía ya dos meses y medio que cierto Sábado por la mañana había quedado con un amigo que iba a hacer puenting por primera vez. Me pidió que lo acompañase para poder grabar su hazaña en vídeo y tener un documento testigo del salto que iba a realizar. Por supuesto acepté. Una vez en el lugar escogido para el salto, un puente que cruzaba un río muy alborotado a unos 80 metros de altura, comenzaron los preparativos. Dos monitores de la empresa “Deportes extremos” comenzaban a sujetar las cuerdas que se iban a utilizar al puente. En el grupo de saltadores noveles, más o menos 20 personas, se encontraba mi amigo realizando un leve calentamiento que más valía para soltar nervios que para calentar los músculos. Uno a uno comenzaron a saltar. Todos tenía dos opciones en cuanto a la forma de atarse el arnés y las cuerdas. Había una que era por la cintura y los muslos, con lo cual el salto era con los pies hacia abajo, y la otra, mucho más impactante que era sujetar las cuerdas por los tobillos con lo cual el salto era de cabeza. Alucinado contemplé como mi amigo escogía esta segunda, lo cual me parecía brutal para ser la primera vez. Llegó su turno y tardó exactamente 2 segundos en saltar, de hecho, dejó al monitor con la palabra en la boca y una cara de asombro muy chistosa. Cuando saltaron todos, ni uno se rajó, uno de los monitores vio mi cara de excitación y se me acercó para ofrecerme un salto. De repente todos mis órganos se encogieron y la cara se me enrojeció al tiempo que apretaba todos los músculos. No sé muy bien por qué, ni quien demonios dio esa orden desde mi cerebro pero por mi boca salió un sonido completamente reconocible que decía SÍ. Como no estoy muy orgulloso de lo que pasó a continuación voy a ser muy breve. No salté.

Dos meses y medio después: Pasado un tiempo, en el que vivía con una espina, que digo espina, con una estaca clavada en mi orgullo, llamé a la empresa de deportes extremos y contraté un salto para el fin de semana. Intenté liar a algún amigo pero nadie quiso, así que fui sólo y desamparado a intentar realizar aquel salto que se había convertido en un reto pero a la vez más tranquilo por si volvía a aparecer el hombre pavo con cresta. Todo se parecía mucho a la primera vez, de nuevo el mismo puente, un grupo de más o menos 20 personas, para todos era la primera vez y los monitores eran los mismos. Cuando llegó mi turno y comencé a colocarme el arnés, por supuesto otra vez en la cintura, jeje, tampoco hay que volverse loco, volvieron los síntomas de siempre. Todos mis músculos y mis órganos agarrotados y las mandíbulas apretadas con una cara de pánico impresionante. Tardé casi 6 minutos en conseguir pasar de un lado de la valla al otro para poder realizar el salto. No dejaba de mirar para abajo, aunque me habían dicho que no lo hiciese y por mi cabeza sólo pasaban imágenes de cuerdas destrozadas y rotas y cráneos con los sesos esparcidos. De repente se me acercó el monitor que me había ofrecido el salto la primera vez, y me dijo al oído con voz enérgica, “deja de mirar para abajo”. Como no le hice caso pasó también al otro lado de la valla y como pudo enfrentó su cara a la mía al tiempo que me daba una sonora bofetada. En cuanto noté el golpe solté los músculos y dirigí mi mirada la monitor, luego con voz pausada y relajada me dijo, ahora, salta, casi susurrando. Fue impresionante, tras un primer momento en que sientes miedo, de repente te aborda una paz y un sentimiento de poder que nunca había experimentado. Maravilloso, sublime, una experiencia que todo el mundo debería vivir. Y no acaba ahí. Tras el salto y cuando recuperas los pies en tierra firme, sientes la misma euforia que cuando te bañas en el mar con el agua muy fría y con el cuerpo de resaca, pero multiplicado por 1000. Por unos segundos te sientes el tipo más poderoso y enérgico del mundo, hasta que te fijas en los otros 19 y ves que les pasa exactamente lo mismo.

Sabéis quien es el de la foto?

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Codeblue_

11 Respuestas a “Al final lo conseguí

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Eso es algo que tengo pendiente yo… Siempre me ha parecido que debe ser una experiencia alucinante y tras leer tu texto, que me transmite mil sensaciones, aún me lo parece más…

    Excelente post, Sito. Besazos!!

  3. Obsi

    Buf… dejando a un lado que me mareo en un columpio, yo soy una cagada así que creo que ni loca. No me tiré de la ventana de un primer piso el día de mi visita de infancia al parque de bomberos como para tirarme de un puente.
    Además me basta con leer este post para sentir el vértigo. Muy gráfico Sit y muy bien contado. pero yo paso. ¡¡¡¡¡¡Qué fuerteeeeeeeee!!!!!!!!

  4. Obsi

    ¿el de la foto eres tú???

  5. ¡Has conseguido uno de mis sueños! algún día me enfrentaré a ese reto, aunque soy más cabezón de pensar después de actuar y el miedo me vendrá probablemente los días después jeje, del estilo ¡qué has hecho hombre!

    Me ha gustado mucho tu post, pensaba escribir una experiencia parecida, algún día os lo contaré 😉

    ¡Te animo a que sigas subiendo en altura! ¡no te arrepentirás!

  6. No, el de la foto no soy yo.

  7. aspedras

    q sepa ud. q en Portugal el salto es desde un elicoptero… al puente yo te acompaño y te filmo, pero no salto. 😉

  8. Guaau Sito, hasta tu post transmite adrenalina, está impecable. Es algo que amaría hacer, y que contaras tu experiencia me llenó de energía! Aunque cuando lo pienso dos veces… me cago hasta las patas 🙂 jaja

  9. Seguro que saltaste??? y la afoto?? quiero pruebas!! Qué valiente eres.

  10. Pues yo la verdad, no se si me atrevería.

    :))

  11. glups!!! cómo a alguien se le de por investigar un poco me hunde, jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s