Celos en flor

Una vez leí algo hermoso que, de una forma u otra, se aplica irremediablemente a los celos. Siempre lo recuerdo, no sé por qué. Y eso que lo leí hace años. Aquí lo transcribo y lo comparto con ustedes: es un fragmento de “Brida”, de Coelho. Claro que no es lo mismo sin entender el contexto; pero creo que aún así es disfrutable.

“Brida caminó en dirección al Mago. Los dos se encontraron cerca de la
hoguera. Las palabras eran difíciles. Fue ella quien rompió el silencio.
-Llevamos el mismo camino. Él asintió con la cabeza. -Entonces vamos a
seguirlo juntos. -Pero tú no me amas -dijo el Mago.
-Sí te amo. Aún no conozco mi amor por ti, pero te amo. Tú eres mi Otra
Parte.
La mirada del Mago, sin embargo, estaba distante. Se acordaba de la Tradición
del Sol y una de las más importantes lecciones de la Tradición del Sol era el
Amor. El Amor era el único puente entre lo invisible y lo visible que todas las
personas conocían. Era el único lenguaje eficiente para traducir las lecciones
que el Universo enseñaba todos los días a los seres humanos. -No me voy –
dijo ella-. Me quedo contigo. -Tu enamorado te está esperando -respondió el
Mago-. Yo bendeciré vuestro amor.
Brida lo miró sin entender.
-Nadie puede poseer una salida de sol como aquella que vimos una tarde –
continuó-. Así como nadie puede poseer una tarde con lluvia golpeando las
ventanas, o la serenidad que un niño durmiendo derrama alrededor, o el
momento mágico de las olas rompiendo en las rocas. Nadie puede poseer lo
más bello que existe en la Tierra, pero podemos conocer y amar. A través de
estos momentos, Dios se muestra a los hombres.
119
No somos dueños del sol, ni de la tarde, ni de las olas, ni siquiera de la visión
de Dios, porque no podemos poseernos a nosotros mismos.
El Mago extendió la mano hacia Brida y le entregó una flor.
-Cuando nos conocimos, y parece que yo siempre te conocí, porque no
consigo recordar cómo era el mundo antes, te mostré la Noche Oscura.
Quería ver cómo enfrentabas tus propios límites. Ya sabía que estaba delante
de mi Otra Parte, y esta Otra Parte iba a enseñarme todo lo que yo necesitaba
aprender, éste fue el motivo por el que Dios dividió al hombre y a la mujer.
Brida tocaba la flor. Era la primera flor que veía en muchos meses. La
primavera había llegado.
-Las personas dan flores de regalo porque en las flores está el verdadero
sentido del Amor. Quien intente poseer una flor, verá marchitarse su belleza.
Pero quien se limite a mirar una flor en un campo, permanecerá para siempre
con ella. Porque ella combina con la tarde, con la puesta de sol, con el olor de
tierra mojada y con las nubes en el horizonte.
Brida miraba la flor. El Mago volvió a tomarla y la devolvió al bosque.
Los ojos de Brida se llenaron de lágrimas. Estaba orgullosa de su Otra Parte.
-El bosque me enseñó esto: que tú nunca serás mía y por eso te tendré para
siempre. Tú fuiste la esperanza de mis días de soledad, la angustia de mis
momentos de duda, la certeza de mis instantes de fe.
“Porque sabía que mi Otra Parte iba a llegar un día, me dediqué a aprender la
Tradición del Sol. Sólo por tener la certeza de tu existencia, es por lo que
continué existiendo.”
Brida no conseguía reprimir las lágrimas. -Entonces tú llegaste y entendí todo
esto. Llegaste para liberarme de la esclavitud que yo mismo me había creado,
para decirme que estaba libre, que podía volver al mundo y a las cosas del
mundo. Yo entendí todo lo que necesitaba saber y te amo más que a todas las
mujeres que conocí en mi vida, más de lo que amé a la mujer que me desvió,
sin querer, hacia el bosque. Me acordaré siempre de que el amor es la libertad.
Ésta fue la lección que tardé tantos años en aprender.
Esta fue la lección que me exilió, y que ahora me libera.
Las llamas crepitaban en la hoguera y los pocos invitados que quedaban
comenzaban a despedirse. Pero Brida no escuchaba nada de lo que estaba
pasando. -¡Brida! -oyó una voz distante.
-El te está mirando, muchacha -dijo el Mago. Era la frase de una vieja película
que había visto. Se sentía alegre, porque había girado otra página importante
de la Tradición del Sol. Sintió la presencia de su Maestro, él había escogido
también esta noche para su nueva Iniciación.
120
-Me acordaré toda la vida de ti y tú de mí. Así como nos acordaremos del
atardecer, de las ventanas con lluvia, de las cosas que tendremos siempre
porque no podemos poseerlas.
-¡Brida! volvió a llamar Lorens.
Ve en paz -dijo el Mago- y seca esas lágrimas. O di que se deben a las cenizas
de la hoguera.
No me olvides nunca.
Sabía que no necesitaba decir aquello. Pero, de todas formas, lo dijo.”

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Daniela_

4 Respuestas a “Celos en flor

  1. “Las personas dan flores de regalo porque en las flores está el verdadero
    sentido del Amor. Quien intente poseer una flor, verá marchitarse su belleza.
    Pero quien se limite a mirar una flor en un campo, permanecerá para siempre
    con ella.”… Debe ser por eso que nunca me ha gustado que me regalen flores; no me gusta verlas marchitarse.

    Este texto encierra una gran verdad (no podría ser menos viniendo de Paulo Coelho). Nunca podremos poseer a otra persona, por mucho que lo deseemos… y los celos son eso, afán de posesión. Y lo entiendes y dejas libre al ser amado, aunque a veces eso signifique morirse por dentro… ;D No me hagais caso, que se acerca la primavera y ya comienzo a alterarme, je.

    Excelente elección, Dani. Besos.

  2. Precioso.

    Besos.

  3. Es terrible el tema de los celos obsesivos y de que alguien se sienta con derecho a poseer a otra persona, de hecho esa es la terrible causa de la violencia de género, los celos llevados a su última y más exagerada demostración en forma de venganza.

    Me ha gustado la comparación de la flor que haces Sonvak en tu comentario, aunque se puede interpretar de una forma muy ambigua. Incluso se puede pensar que un amor platónico será siempre belleza y sin embargo si inicias una relación acabará por deteriorarse.

  4. CODE: la comparación es del texto de Coelho, je, jajajajajaja… y yo lo entendí como tú 😀 , con una salvedad, soy más positiva y pienso que no siempre tiene porque deteriorarse (es el optimismo que da dos divorcios a las cuestas, jajajajajaja).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s