Mi caja tonta

El interruptor de mi caja tonta es peligroso, me da miedo y procuro, sin mucho éxito eso sí, no tocarlo con demasiada frecuencia. Conozco cuáles son las consecuencias una vez que la lucecita se vuelve de color verde y a menudo me resisto mentalmente, pero lo cierto es que la adrenalina que me produce meterme dentro de la caja, casi siempre le gana la batalla a mi fuerza de voluntad (lo cuál me ha  dado y me da bastante que pensar) y resulta que una vez que lo hago,  ¡adiós!.  La dichosa caja tiene una serie de superpoderes que me transforman en otra persona distinta a la que soy, o a la que yo me creo que soy, que también puede ser, y paro porque si sigo tirando de este hilo la conclusión no es nada halagüeña y empiezo a pensar en fraudes y en otros palabros, así que voy a dejar la madeja quietecita en su sitio.

Mi sentido crítico se desploma en una décima de segundo, de repente me invade un halo de paciencia infinita, que no es precisamente lo que me caracteriza en mi estado normal,  sufro pérdidas de visión preocupantes y mi memoria se convierte en lo que yo llamo memoria-colador. Se me va la perspectiva,  busco, y lo peor es que la encuentro, justificación a lo injustificable y hago exactamente lo contrario de lo que debo y se espera que haga.  Me convierto en una descerebrada y me vuelvo una  incoherente del quince. En definitiva, carne de cañón.  A mi favor diré que tonta, tonta del todo, yo, no la caja, no debo ser cuando a pesar de todo, la millonésima parte de la masa cerebral que aún me queda en funcionamiento después del encendido, me permite estar escribiendo esto que escribo, aunque eso no me consuele lo más mínimo.

Me atraen sus colores, me sorprenden sus imágenes, me dejo envolver por sus situaciones y no voy a negar que a veces, muy a mi pesar, me ponen bastante los cortocircuitos y acabo totalmente abducida por sus efectos secundarios. Soy capaz de permanecer así, en modo on, metida en la caja, meses e incluso años y es que la atracción me puede, me vuelvo débil e  incapaz de adoptar cualquier decisión efectiva tendente a que el dichoso botoncito vuelva a recuperar su color rojo normal. Cuando lo consigo o lo consiguen, siempre me digo, “chica, nunca más”, pero como la experiencia me ha demostrado que los “nunca jamás” no existen, una y otra vez, y en esta ocasión sí, como una tonta redomada, vuelvo a poner mi dedito sobre el botón maldito, and it begins again and again and again…

He reflexionado mucho sobre ello y finalmente he llegado a la conclusión de que mi adicción a la caja tonta es un asunto  genético. Vamos, que tengo una tara. Así de simple y así de claro y el que tiene una tara puede, con esfuerzo, dedicación, fuerza de voluntad y tesón, llevar una vida casi normal con el reconocimiento y el consabido aplauso del mundo, pero al final, al que le falta un brazo, por mucha operación, mucho implante y mucho afán de superación, siempre le faltará un brazo y punto.

No sé si es sencillo, a mi me cuesta,  pero el que quiera entender que entienda.

Respecto a la otra caja tonta, la del tema de hoy vamos, en mi casa ha pasado a ser un elemento decorativo. La pantalla de cuarenta y dos pulgadas,  plana y en negro queda de muerte sobre el mueble blanco de mi salón y hace juego con el sofá. El puntito rojo de apagado combina con el rojo de la pared y su silencio hace de la estancia un lugar muy acogedor ¡si es que lo tengo todo pensado!. La quiero muchísimo y además, es tan buena, dócil y manejable, que no me causa ningún problema existencial.

Un fabuloso invento en mi opinión.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo obsidianablack

15 Respuestas a “Mi caja tonta

  1. ¿Sabes? me gusta leerte… me quedo prendida en el texto y me da pena cuando se acaba 😀 con lo cual ya te imaginarás que este post me ha gustado mucho.

    Besos!!

  2. Vale, pues llega el tonto de turno.
    No me aclaro con tu caja tonta. No lo he sabido identificar.
    Lo lamento, sobre todo por mi.

  3. Tranqui Aspec que no eres el único, yo también ando algo despistado y aunque tengo una ligera interpretación no me cuadra del todo, glups!!! así que mejor me callo y solicito algo más de luz…

  4. Obsi

    Gracias Sonvak, ayer tuve un día de ida de pinza absoluta y así se ha reflejado 🙂

    Mmmmmmm, chicos, ya sé que clarita clarita no soy pero es que si no, os lo cuento ya con pelos y señales y airear así en público y crudamente las taras de una pues… me entra la vena tímida qué se le va a hacer.

    Como pista os diré que la caja no es ni una caja, ni un objeto, ni una persona, sino un conjunto de, digamos, situaciones determinadas que se repiten más o menos en el tiempo y de las que yo saco, entre otras, esta lectura.

    A vuestro favor diré que no conociendo los escenarios y mis antecedentes penales es algo difícil… pero de eso se trata, de decir sin decir.

    Sito, tú que eres muy listiño, seguro que vas bien encaminado 🙂

  5. Pues yo no estoy para pensar hija mía, trabajo 11 horas al día y cuando llego a casa solo me apetece echarme en la cama… 😦

    Besos.

  6. Orión

    Sincero relato. En todo caso muy bueno conocer que hemos comprado una caja tonta, tras lo cual, podremos utilizarla adecuadamente, cuando nos apetezca la ponemos en marcha y cuando nos canse (p. ej., sus programas empiecen a repetirse y no nos estimulen, o nos anuncie una determinada película y comprobemos que nos ha engañado y ponen otra…) la desenchufamos o incluso la tiramos a la basura.
    Siempre habrá más cajas. Y no todas tienen por qué ser tontas.

  7. Obsi

    jajajajajajaa
    Veo que Orión me ha entendido.
    ¿Nos conocemos?

  8. Hola Obsi,
    Independientemente de interpretaciones -que ya veo que tienes el patio revuelto- tu texto es magnífico. Como siempre, relatas de una forma tan natural que me quedo con las ganas de seguir leyendo más y más.
    Nosotros, como personas, estamos por encima de las máquinas (o debiéramos estarlo, claro) y por tanto decidir. También es cierto que, a veces, precisas de ese cuadro con imágenes de la misma forma que se escucha el sonido de una caracola.
    Un beso, ciudadana

  9. qué fuerte!!!!!

  10. Obsi

    jajajaja!eeeeeeehhhhhhh, Sitooooo, no dejes volar la imaginación hombre, que no es ESO!!!!!!! Glupppppsssssss!!!!!

  11. pero qué fuerte!!!!

  12. Obsi

    Jajajajajajajajajajjajajaj!!! sí la mía es veloz (la imaginación digo!!!!)))

  13. todavía no he conseguido digerirlo, increíble, pero qué fuerte!!!!

  14. Obsi

    Sitoooooooooooooooo, paraaaaa que me muero de la curiosidad… me debes una explicación creo, y así te ayudo a digerirlo (lo que quiera que sea que haya que digerir :), que yo ya voy por la cuarta interpretación y a cada cual peor!!!!!)
    Besos!

  15. jajajajajaja, que yo te debo una explicación, creo que nos debes tú una interpretación jajajajajaja, no te preocupes que por muy fuerte que me parezca yo te sigo viendo con buenos y puros ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s