Santos e inocentes

por Xinax

El teléfono sonó a las once de la mañana. Era domingo, hacía un día espectacular para ser diciembre. La tranquilidad llegaba a su fin, era lo que tenía estar de guardia de asistencia a detenidos en Barcelona y , además, en fechas navideñas.

-Diga?

-La Sra. Xinax?

-Si, soy yo..

-Hola, llamo del turno de oficio, tiene una detenida en la comisaría de Via Laietana, la esperan a las 12.

-A ver, un momento, que voy a por un boli y me das los datos….

– ….

-Ya, dime…

-Se llama L.M, y está detenida por robo con fuerza e intimidación.

-Que ideal, para ser domingo. En fin, voy para allá. Gracias.

Su hermano, que pasaba a su lado, abrazado a su recién estrenado casco integral para su novísima moto mega gorda, le dijo: – Tienes que salir? Tienes que salir? Te llevo? Te llevo?….Ella debió ser más inteligente, y negarse. Esa evidente ansiedad en sus preguntas era indicio indiscutible de que, probablemente a los dos nanosegundos de estar sobre la moto, iba a arrepentirse de no haber llamado a un taxi.

Debidamente casquificada, y abrigada como el muñeco michelin, se subió en la moto. Y el kamikaze se lanzó a correr a mil por hora por la ronda del litoral, como si estuviera huyendo de una explosión nuclear. Ella pensó en darle un “cascazo” (sustituir por el más ortodoxo : cabezazo), pero luego pensó que si se provocaba un derrame cerebral era más probable que terminase volando, así que siguió, más que agarrada al asidero soldada a él.

Cuando llegaron a la puerta de la comisaría, su hermano le dijo:” te espero, te espero, y te llevo de nuevo a casa?”. Y sólo le faltaba el ladrido, parecía un chucho a punto de salir a recoger el palito del juego. Ahí ella estuvo hábil. No, no sabía cuanto iba a tardar, que se fuera él y si acaso ya le llamaría, y así hacía más viajes. Y se fue el chavalote, más feliz que una perdiz.

Subió las escaleras, después del control, y tras preguntar a qué planta tenía que ir.

-Buenas, soy Xinax, tengo una detenida…

-Si, me dice el nombre…

-Sra. L.M,

-Ahmmmmmmm, si… vaya, vaya le ha tocado a usted… un momento, que voy a avisar al compañero, enseguida le traemos a la detenida…

Ella seguía sin estar muy despejada, esa forma de mirarla y ese “le ha tocado a usted” eran unas buenas pistas, pero sus neuronas seguían tiritando aferradas  a las paredes de su cráneo después del viajecito en moto, así que lo dejó estar y se fue hacia un banco, sacando el paquete de tabaco, encendió un cigarrito dispuesta a esperar, que eso si era lo habitual.

A los cinco minutos llegaron tres policías: uno custodiaba a una señora de unos 80 años, a la que llevaba dulcemente del brazo, era una ancianita de aspecto tranquilo y bonachón, toda vestida de negro, delantal y zapatillas. Y los otros dos le precedían, buscando a alguien con mirada ansiosa. Se fijaron en ella, se aproximaron, saludando:

-Buenos días, es usted la abogada de la Sra. LM?

-si, cuando me la suben?

-Aquí la tiene -señalaban a la abuelita, y no dejaban de mirarla, esperando su reacción.

-Esta abuela?? Robo con fuerza? Intimidación?…vamos, hombre, no me toquen los cojones, que los santos inocentes es mañana….joderrrrrrrrrrr

Y no, no era una broma. Pero los polis se rieron de su cara y en su cara, durante el resto de la mañana y probablemente la del día siguiente que era un 28 de diciembre. Que casualidad.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Xinax

6 Respuestas a “Santos e inocentes

  1. No le abro la puerta a ninguna viejecita.

    ¿Es real, no?…

    Muy bueno.

    Besos.

  2. Hola Xinax,
    Me recuerda tu historia al reportaje que, de nuevo, emitió ayer La 2: un documental del Sr. Moore en relación a las “desvergüenzas” cometidas por el Sr. Bush y sus “secuaces” en relación a la guerra de Irak.
    Allí eran investigados por el FBI (por medio de un agente infiltrado) un grupo de ancianos que desarrollaban -por medio de reuniones caseras leyendo pasquines y tomando galletas- protestas de no más de 15 manifestantes en contra de esa guerra provocada.

    Todos ellos, como “tu abuelita” eran peligrosos terroristas. Lo malo de esto, es que el Sr. Bush y sus aliados se tomó todo ese largo periodo de mentiras como el día de los Inocentes tanto para “su” pueblo como para el resto del mundo.

    Entretenido relato Xinax. Un beso ciudadana.

  3. jajajajajajajajajajaja… como la vida misma, je ;D

  4. Las apariencias engañan! Jaja

  5. Obsi

    Es que en el turno de oficio nunca sabe una lo que se va a encontrar 🙂
    Y si va de anécdotas yo he llegado a bajar en un ascensor, sin saberlo antes claro, con un violador esquizofrénico y tuve suerte porque o él no tenia el día o yo no era presa apetitosa… en fin, un plus por peligrosidad habría que pedir.
    Un beso!

  6. No te fíes del sexo ni de la edad. Una viejecita de 80 años con un AK47 puede hacer maravillas.
    (¿será que veo demasiadas películas americanas?)

    De siempre se ha dicho que las apariencias engañan y ya sabes lo que dice la ley (no el ordenamiento jurídico, si no la de verdad): Todos somos culpables hasta que no se demuestre lo contrario…

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s