Archivo diario: 25 diciembre 2009

Merry Christmas baby…

 

La Navidad es un estado del alma que sólo unos pocos privilegiados disfrutamos.

La Navidad no tiene color ni forma, ni sabor, ni olor, ni tan siquiera un hueco fijo en el diciembre de mi calendario.

La Navidad es un lujo que sólo unos pocos podemos permitirnos una vez al año, es como una nube con forma de algo que no todos ven y que otros, sin embargo, captamos de un solo vistazo haciéndonos sentir una felicidad absurda. Tan absurda quizás como este post de madrugada y para nada divino que hoy paren mis dedos sin que ningún ángel ni pastor pueda presenciarlo.

Ayer no era Navidad y sin embargo ya para mí lo era porque entre todos así lo provocaron…

Miguel vino a felicitarme y me llenó el corazón de estrellas cogiéndome en brazos.

Iván se adelantó a la hora y me regaló su tiempo y compañia, y aunque en el trabajo no tenemos chimenea por un momento sentí el fuego a nuestro lado chisporroteando.

 Isa abrió una botella de cava a deshora para brindar por todas las risas y urgencias compartidas y nos bebimos todo nuestro cariño de un solo trago.

 Sonia me llamó y preparamos juntas a miles de kilómetros el pavo y él vino a visitarme de sorpresa y me cubrió el cuello de espumillón de besos improvisados.

Ya una vez en casa a vuelta del trabajo me aguardaba el mejor de los regalos, los abrazos y besos de cinco maravillosos elfos desarmados que ajenos a la tragedia del mundo que nos rodea me estaban esperando… Y la Navidad me atrapó de nuevo antes de tiempo…Como cada año.

εïз

5 comentarios

Archivado bajo El efecto mariposa

Post del día de Navidad, je…

Tenía varias ideas en la cabeza para este post, cosa que por suerte, suele ocurrirme. La que más me gustaba era aquella en la que versionaba “Cuento de Navidad” y los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras visitaban a Sito… para convencerlo de que nos diese una cesta de navidad, je. Sin embargo, tras leer todos vuestros post, he decidido pasar de la ficción y escribir un post hablando de por qué me gusta la Navidad… con lo cual, aquellos que no sois fans de estas fechas casi es mejor que dejeis de leer 😀

MOTIVOS POR LOS QUE ME GUSTA LA NAVIDAD (el orden no va en relación a la importancia):

1º/ Por la ilusión de los niños. Porque todavía sigue aquí esa niña que cree en la magia. Esa niña que sonríe feliz cuandos en sus ojos se reflejan las luces de los adornos navideños. Esa niña que tararea villancicos… El otro dia, en mi estudio de pintura, viví un momento precioso al final del cual todos acabamos partiéndonos de risa. La cosa comenzó con una de mis alumnas pequeñas, de 5 años… dijo que había aprendido un nuevo villancico y de ese villancico solo sabía el comienzo “Campana sobre campana” y cantó el comienzo, yo la acompañé y poco a poco las voces comenzaron a sumarse hasta que todos los alumnos, también adultos, y yo, acabamos cantando el villancico. Cuando finalizamos se me escapó un comentario: “esto ya parece una película musical“… y todos acabamos riendonos a carcajadas. Pero la verdad es que fue un momento precioso, digno de la Navidad.

Otro momento típico de mis navidades es aquel en que algún alumno “sabidillo” de 9 ó 10 años le dice a los pequeños que ni Papa Nöel ni los Reyes Magos existen. Y ahí salta la Sonvak que defiende apasionadamente cualquier causa que le parezca adecuada, y desde luego, mantener la ilusión de los peques es la mejor de las causas, con lo cual acabo dando un discurso que gira alrededor de que el creer no se hace con la cabeza sino con el corazón, y que si uno en su corazón siente que Papa Nöel existe (o SSMM los Reyes Magos) pues entonces así es. Y lo finalizo diciendo que desde luego yo sí creo en Papa Nöel y los Reyes Magos, con una cara muy seria, je. Al final, el alumno “sabidillo” se queda dudando de sus propias palabras o incluso cediendo, y los peques con su ilusión intacta. Y yo me siento bien y con la misión cumplida.

2º/ Los adornos navideños: me encantaaaaaaaan, porque sino la Navidad no parecería tal. La ambientación siempre es importante. Eso sí, a poder ser, con cierto gusto.

3º/ Las sonrisas de la gente. Están ahí todo el año, pero en Navidad parecen intensificarse.

4º/ ¿Espíritu consumista?. Odio ir de compras y sin embargo me entusiasmo buscando el regalo perfecto para cada persona, poniendo todo el cariño en el empeño. No es que sea tarea fácil pues hay que adecuarla al bolsillo, pero aún así vale la pena.

5º/ La lotería… Lo curioso es que no suelo jugar, pero me encanta oir su retransmisión el día 22 y pensar en la cantidad de gente que se sentirá aliviada económicamente.

6º/ Compartir estas fechas con la familia. Eso me colma el corazón. Soy persona de visitar todas las semanas a la familia, para mi lo más importante, y en esta época del año es como si festejara la existencia de mi familia, como si diera gracias especialmente por tenerlos ahí. También es cierto que las ausencias se sienten más presentes de lo habitual y que hay momentos en que los ojos se te empañan por la triste emoción. Pero me siento a la mesa, los contemplo a todos, añoro a los que no puedo contemplar, y me siento rebosante de amor hacia ellos, mi familia, y doy gracias.

CONCLUSIÓN: Seguro se me quedan cosas en el tintero, pero para mi la Navidad es una tradición digna de ser conservada. Son unas fechas de agradecimiento, de amor y de magia. Unas fechas de buenos sentimientos.

Así que hoy es viernes, 25 de diciembre y con una sonrisa en la cara y mucho cariño yo os deseo FELIZ NAVIDAD!!! 😀

8 comentarios

Archivado bajo Sonvak_