Cuestión de pelotas

Tenía 6 años y ya comenzaba a ejercitar la herencia y obsesión de mi padre. Eran mis primeras clases, con una raqueta que doblaba el tamaño de mi brazo y un profesor que se quedaba boquiabierto con la potencia y técnica natural con la que afrontaba los golpes. Eran pocos años viendo tenis por la tv, los excitantes duelos de los grandes: Lendl, McEnroe, Bjorg, Connors y algunos más. Y uno siempre ha tenido facilidad con los deportes, facilidad con plagiar los estilos que observa y entusiasmo con la competición.

A tan temprana edad y con tantas horas dedicadas al tenis se me quedaba todo pequeño. Las categorías en las que competía me resultaban aburridas y siempre aspiraba a avanzar en los cuadros finales de mayor edad y derrotar a niños  y no tan niños que salían frustrados y humillados de la pista por haber sido vencidos por alguien mucho menor. A medida que pasaban los años las horas de entrenamiento eran todavía más, y comenzaba a ser importante y a trabajar el factor físico, en menor medida pero con mayor esmero, pues resultaba crucial una buena planificación para que no interrumpiese mi desarrollo y crecimiento.

Recuerdo aquellos veranos, en clubes de tenis de toda Galicia, en los que iba con la gente de mi club a competir y acampábamos durante una semana que era el tiempo que duraba más o menos un torneo. Era fabuloso, divertido y excitante. Yo siempre era el peque de mi club, y con diferencia. El siguiente en edad tenía como mínimo 16 años, mientras que yo no llegaba todavía a 13 y los mayores rondaban los 21.  Ya entonces apuntaba maneras y se me veía esa vena juerguista que me ha acompañado toda mi vida y que ha arruinado muchos proyectos.

Y esas mismas ganas de pasármelo bien y de disfrutar de la vida fue lo que me hizo dejar el tenis, con 15 años, que decisión tan discutible y tan complicada de afrontar con mi padre. No tuve valor para decírselo de palabra y le escribí una carta. Ahora me doy cuenta que fue un punto de inflexión muy grande en mi vida, y no estoy seguro de si estoy satisfecho o decepcionado, pero me pregunto quien sería hoy si hubiese escogido el deporte a la juerga?

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Codeblue_

9 Respuestas a “Cuestión de pelotas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. En la vida se toman decisiones importantes y no tanto, pero nunca un@ debe arrepentirse de nada de lo hecho, porque esas decisiones desembocaron en circunstancias que de otra manera no hubiesen existido, creo…

    Saludos.

  3. Pues… no sé que decirte, solo que probablemente si el camino elegido hubiese sido el otro, hoy no estaría leyéndote (lo cual es un placer) y participando en este proyecto, con lo cual… ya sabes 😀

    Besazos!!

  4. Las decisiones te hicieron quien eres, y de nada vale preguntarte quién serías si X, porque nunca podrás realmente adivinarlo.
    Por lo menos quédate tranquilo que eres el único que se ha dignado hasta ahora de escribir efectivamente sobre un deporte, jajaja

  5. Obsi

    Yo también me tragaba aquellos partidos legendarios de McEnroe, Edberg, Navratilova, Steffi Graf y recortaba todas las noticias de la sección de deportes de los periódicos… me encantaban!!!!
    Siempre me digo que las decisiones cuando se toman se toman por algo y de nada vale echar la vista atrás y pensar cómo hubiera sido si hubiese tomado tal o cual camino, entre otras cosas, porque el cómo hubiera sido también es imposible saberlo, así que…
    Besos!!

  6. Xinax

    Mi abuela decía que ” A toro pasado, todo el mundo es torero”. Frase que yo sé que tiene un sentido respecto a tu última pregunta, pero como me dicen que me enrollo mucho (saludos, moli), lo dejo ahí.
    Me ha gustado mucho.
    Besos!

  7. Es un ejercicio absolutamente inútil preguntarse eso. Por eso yo lo hago a menudo. Me gusta entretenerme con los futuribles y pensar que hubiera sido si…
    Nunca hay respuesta. Cualquiera vale. Desde te habrías lesionado una rodilla al día siguiente y todo hubiera sido igual que ahora o pensar que llegaste a ser nº 1 del mundo, forrado de fama y millones.
    Es inútil, pero divertido.

  8. Blanco y en botella whisky… jajajajaja

  9. Es verdad lo que cuentas y a todos, más o menos, nos ha pasado lo mismo (creo yo). Y las ilusiones puestas por nuestros padres??.

    Pero como la vida está llena de deciciones, ésta es una de ellas. Lo que no me cabe duda es que ahora te divertirás mucho más con una raqueta en la mano, seguro.
    Un abrazo, ciudadano y Feliz navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s