Practico la procrastinación

Mi deporte favorito. Duro reto. Escribir sobre algo que no sabes lo que es:  “deporte”. Acudo a mi amigo el diccionario para informarme sobre el objeto de la disertación semanal. Me responde que deporte es:

 1. m. Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.

2. m. Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre.

3. (por) loc. adv. Por gusto, desinteresadamente. U. t. en sent. irón.

Veamos: 1.- ¡¡Actividad física!! Vade retro, Satanás. Lo único que se me ocurre en este sentido ya fue expuesto por Gorio y no es cuestión de profundizar en ello. El resto… ni de coña, vamos. En la segunda acepción, algo menos dura, podríamos encontrar algo relacionado con pasatiempo o placer, pero es realmente en la tercera “por deporte” que lo traducimos como “por gusto” donde al fin logro identificarme y encontrar mi deporte favorito, ese que practico por gusto: procrastinar.

Efectivamente es algo que realizo de forma absolutamente vocacional y desinteresada y tantas veces como puedo. Es un deporte duro, incomprendido, que suele ser confundido por los profanos y tomado por otro gran deporte, el “hacer el vago”, pero que no tiene nada que ver. Yo hago todo lo que debo (casi todo para no exagerar) pero siempre que es posible lo dejo para después, aplazo su ejecución, en la confianza de que el devenir del tiempo traiga una sorpresa y te evite la realización de lo aplazado.

Ejemplos hay muchos. Uno, muy tonto pero suficientemente ilustrativo, sería esa gran tarea diaria que es hacer la cama. Mucha gente estima que el momento para llevar a cabo esta labor es al levantarse y antes de salir de casa. Craso error. Durante el día pueden surgir mil vicisitudes (desde un viaje inesperado, hasta una noche en el hospital, desde un ligue sorpresa –eso sí que sería sorpresa- hasta una noche de farra total) que te eviten ese trabajo que, de haberlo hecho, habría sido realizado en balde y no están los tiempos para derrochar energías. El momento ideal para hacer la cama es justo el instante anterior a acostarte, seguro así de que sacarás provecho a tu trabajo.

En este deporte de la procrastinación, vocacional desde pequeño y para el que mostré excelentes dotes y predisposición desde siempre, me ascendió a categoría profesional y empecé ya a jugar en las grandes ligas, el primer jefe que tuve. Él me enseñó que cuando del montón de asuntos urgentes tomas el de arriba, el que tendrías que afrontar en ese momento y lo vuelves a colocar en el fondo de la pila, cuando regresa arriba y le vuelve a tocar el turno hay muchísimas posibilidades de que se haya solucionado por sí mismo con lo cual nos hemos evitado, una engorrosa tarea que no hubiera valido para nada. La empresa, además, iba bien con lo cual su teoría estaba avalada por los resultados. Claro que él era todo un profesional de la procrastinación y eso se notaba.

De hecho, y para que veáis que yo también lo practico intensamente estoy escribiendo esto en la misma mañana en que lo voy a publicar, ni un minuto antes, por si acaso. Espero haberos descubierto un nuevo deporte y confío en que os enganche tanto como a mí. No es popular, pero se vive mucho mejor…

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Aspective_

8 Respuestas a “Practico la procrastinación

  1. jajajajaja, buenísimo, como filosofía de vida no tiene desperdicio, de aquí sacamos la frase, “no hagas ahora mismo lo que puedes hacer más tarde, además, es posible que se solucione procrastinando”

    Yo siempre le decía a mi madre, “para que voy a hacer la cama si de noche la voy a volver a deshacer, no lo entiendo”.

  2. Xinax

    Nunca te acostarás sin hacer la cama, ni haber aprendido un palabro nuevo “procrastinar”… que lissstisimo eres, aspec!

    Muy bueno

  3. Es un deporte bellísimo. Lo practico con asiduidad, prácticamente todos los días. A mi madre le exaspera. Parece no entender que no me gusta cerrar las puertas del placard, simplemente porque voy a tener que abrirlas en 15 minutos.
    Un se ahorra tiempo y estress 🙂

  4. Procrastinar… yo tb he aprendido una palabra nueva, y mira que es rarilla.

    Oye, el post me ha sabido a muy poco… Estaba tan entretenida leyendo y de repente se acabó… y me quedé pensando: “claro, es que tenía que dedicarse a procrastinar, je”, jajajajajajajajajaja….

    Buenísimo y demasiado breve para mi gusto. Besazos!!

  5. Me ha encantado, muy bueno eso de Proscrastinarjausggekdbv,dshvoeruhvkeb…

    Un abrazo!!

  6. Me estresaría llevar a cabo esa filosofía. Sobre todo, porque me perdería esos momentos al cabo del día en los que digo: bien, una cosa hecha, una cosa menos. Sentirme útil al menos, ¿no?
    Además que no lo practico por no aprenderme la palabreja jajaja
    Un besote

  7. obsidianablack

    Si tienes la suerte de que procrastinando se solucionen los asuntos, te doy la razón, eso sí es calidad de vida, siempre y cuando en el momento de procrastinar no estés trabajando en otra cosa, claro, porque si no volvemos a las mismas. Si el asunto rebota y lo tienes que solucionar en el último minuto… pues calidad de vida como que no, eso sí, estoy segura de que la solución al asuntillo será más innovadora y de mejor calidad que si lo hubieras hecho con tres meses de antelación.No hay nada como el trabajo bajo presión!
    La palabrita debe de estar de moda porque yo no dejo de escucharla por ahí.

    Por cierto estoy intentando publicar mi post pero no soy capaz. A ver si Sito me echa una mano mañana, a pesar de que incumpliré con la norma del día de publicación :)) si no esperaremos al próximo.
    Un abrazo.

  8. La palabreja es, por sí sola, ya un éxito. Que no paramos de aprender, eso está bien.
    Me acuerdo que tenía un jefe -quién debía de decidir en última instancia las operaciones de crédito a partir ya de una elevada cantidad- que cuando le presenté una propuesta de aprobación y no me contestó en el plazo de tiempo normal me contestó a mi requerimiento: “Déjela un poco más ahí, que está cogiendo sabor a mesa”. Es así como él decía que ante algo que en ese momento no veía del todo bien, al cabo de un rato, podría verlo de otra forma.
    Filosofía que aplicamos también nosotros, sin darnos cuenta, muchas veces.
    Buena reflexión, ciudadano. Un saludo y Feliz Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s