Mi deporte favorito.

Mi deporte favorito es hacerle rabiar.

La  afición nació poco a poco. Al principio ni sabía que era un deporte, me salía solo y sin querer. Recuerdo que incluso al principio del todo, le pedía perdón: ” uy cariño..lo siento..no pretendía molestarte“.
 
Poco a poco fui encontrándole la gracia, y además vi con sorpresa que si me lo proponía podía encenderle como una bombilla en un par de segundos. Era fantástico. Algo tan tonto como dejar mal cerradas las puertas de los armarios de la cocina producía una relación en cadena que me hacía partirme de risa. Entraba en la cocina, se paraba notando que había algo que estaba mal, giraba sobre sí mismo y lentamente se acercaba a cerrar cada puerta con cuidado. Yo me había preocupado de no dejarlas demasiado abiertas, sólo ligeramente entornadas que casi no se notara…pero sabía que a él le ponía a cien. Cuando terminaba de cerrar todas, se giraba murmurando: no hay manera de que se hagan las cosas bien.
 
Dada la  satisfacción que me provocaba el hacerle rabiar, decidí hacerme profesional y dedicar un ratito cada día a hacer algo que le atacara: descolocar el armario de las escobas, colocar la leche en el estante del zumo, utilizar su maquinilla, dejarme las llaves puestas por dentro de la puerta, colocar toda mi ropa en la silla del vestidor para que no tuviera donde sentarse al ponerse los calcetines,  descuajeringar el periódico antes de que él lo cogiera y tirar los panfletos de la publicidad a la basura, olvidarme de sacar la basura, no tener jamás dinero en efectivo y cogérselo de la cartera…un millón de pequeñas chorradas que sé que le hacen rabiar.
 
Me lo pasaba en grande.
 
Lo malo es que no contaba con él que se aficionara también a ese deporte. Ahora me encuentro jurando en arameo cada vez que me encuentro la colcha mal doblada, la puerta cerrada con llave, sus calcetines por medio, cuando se pone mayonesa en todo lo que cocino,cuando quedamos en la calle y nada más verme empieza a hacerse el cojo o cuando   se mete en la cocina a preparar alguna comida que odio, o lo que más me ataca de todo: a mi eso no me lo habías dicho. Ahí me noto hervir la sangre y tengo que reconocer que en el deporte de hacer rabiar, él es el campeón.
Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo molinos

6 Respuestas a “Mi deporte favorito.

  1. jajajajajaja, una manera muy sutil de publicar una queja jajajajajaja. muchas de las cosas que dicen me suenan familiares por desgracia pero hay otras que alucino, que se hacía el cojo? jajajajaja, con qué objetivo, avergonzarte?

  2. jajajaajajajaja… estupendo deporte… y me pregunto lo mismo que Codeblue, lo de cojear ¿para avergonzarte?, je, jajajajajaja…

    Me ha encantado el post. Besazos!!

  3. Si…quedamos en una esquina…llego y cuando ve que le estoy esperando se pone a cojear…me saca de quicio..el objetivo es hacerme rabiar..

  4. jajaja, Buenísimo. ¡Que ingenio derrochas!. Pero como no se trata de ver la paja en ojo contrario… me acabas de descubrir muchas vigas en el mio. Bueno, salvo la del cojo…. jajaja.. Esta, vete tú a saber en que momento, te la copio. ¡Vaya que te la copio! jajaja
    Un besazo, ciudadana. ¡Genial y divertido!.

  5. Pues la culpa es tuya por empezar, jejejejeje!!!

    Muy bueno.

    Besos.

  6. jajajajjajaja que feo es que te den de tu propia medicina xD
    Muy buen post eh 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s