Archivo diario: 11 diciembre 2009

En ocasiones veo…

Poder seguir adelante sin que todo se derrumbe es lo único que me mantiene balanceándome en la cuerda floja.
Nos dormimos cada noche por separado, hace ya no sé cuánto que el sofá tomó la forma de su cuerpo hecho una ele en él y que me amanece el costado frío de ese lado nunca deshecho de la cama.
Hace meses que sé que se ven desde aquella noche de verano que volvió a casa de la cena de trabajo con el brillo en los ojos de la ilusión que sólo el enamoramiento puede encender, hace tiempo que sé que la quiere, y hace tiempo que ella lo quiere a él.
Poder seguir adelante sin que todo se derrumbe es, sin embargo, lo único que me mantiene y me obsesiona, que nuestras vidas continúen siendo las mismas aunque sólo lo sean en apariencia con la esperanza de que alguna noche antes de dormirme se meta en la cama y me abrace como tantos años hizo, que los ojos vuelvan a brillarle al mirarme, que todo no haya sido más que un mal sueño del que de algun dia despertaremos.

En ocasiones veo mi vida pasar por mis narices vacia de contenido y me duermo llorando en silencio de verme malgastarla, pero un sólo cruce de miradas me hace recobrar las ganas de aguantar el tirón y esperar a que pase esta mala racha que nos separa sin separarnos del todo.
¿ Por qué esperar a que quizás nunca pase nada?
¿ Por qué no se ha ido sn más con ella y me ha dejado?
¿ por que no lo dejo yo y acabo con esta angustia?
¿ Por qué sigo esperando que suceda un milagro?

8 comentarios

Archivado bajo El efecto mariposa

En ocasiones veo… a mi ex

En ocasiones veo abogados, procuradores y jueces a mi alrededor. Son esas ocasiones en las que tengo que acudir al juzgado por algún juicio a causa de mi divorcio. Y hoy, viernes, 11 de diciembre, es una de esas ocaciones.

Falta poco para que se cumplan dos años del que fue el comienzo de una nueva etapa en mi vida. Una etapa llena de muuuuuchas cosas buenas, y alguna que otra, complicada, pues complicados son los sentimientos, complicadas somos las personas y, complicados son los divorcios.

La verdad es que el mío está siendo un divorcio muy difícil por la imposibilidad de llegar a acuerdos de cualquier tipo.

También está resultando difícil emocionalmente en el sentido de que intento no juzgar al que ahora ya es mi ex. Intento por todos los medios ponerme en su lugar y justificar sus actitudes, no ya conmigo sino para con su hija, pero por momentos, pierdo la batalla… Por poner un ejemplo, me resulta imposible no juzgarlo cuando pienso que en casi dos años no ha tenido un fin de semana completo a la niña con él, sino que cada vez que tiene el privilegio de tener a su hija, la deja con sus padres para no perderse ni una sola juerga. Mi hija me recuerda de vez en cuando que su padre todavía no ha cumplido la promesa que le hizo de pasar un fin de semana completo con ella. Ocurre lo mismo con las vacaciones… no está con su padre, está con sus abuelos.

Le concedí todas las facilidades del mundo en los derechos de visita a su hija y la jueza puso una curiosa expresión cuando él declinó mis ofertas al respecto.

Y yo no dejo de preguntarme ¿cómo demonios me equivoqué tanto?, pues en su momento consideré que él sería un buen padre. Sí, es cierto, lo estoy juzgando y estoy diciendo que no es un buen padre… y no me gusta juzgar, pero me imagino que es porque este tema me duele mucho ya que nada me gustaría más que saber que mi hija tiene un padre que la adora, que bebe los vientos por ella, que la considera lo más importante de su vida y que tiene tiempo para dedicárselo.

Sé que la quiere, a su manera, que quizá no sea la misma que yo considero correcta. Quizá no entendamos el amor a un hijo en la misma forma y no por ello signifique que alguno de los dos esté equivocado. No debería juzgarlo, pero soy humana y, en ocasiones, los sentimientos me pueden. Y es que puedo perdonar cualquier daño que me hagan a mi, pero el perdón se vuelve algo realmente imposible cuando ves que están dañando a quien tú más quieres.

En ocasiones veo a mi ex… y siento pena de él, porque sé que algún día se dará cuenta de todo lo que ha dejado perderse con respecto a su hija y, entonces, ya no podrá recuperarlo. Lo peor, es que mi hija tampoco podrá tener ese tiempo con su padre que le están robando.

por SONVAK

9 comentarios

Archivado bajo Sonvak_

En ocasiones veo injusticias

Sí, en ocasiones veo injusticias, como todos ustedes. ¿Ejemplos?, millones, pero todos las conocemos y el que no lo crea que ponga el telediario y se eche a llorar. Creo (luego existo) que lo principal, igual que con todo en esta vida, es poner de nuestra parte, hasta donde podamos llegar claro. Me explico, claro que podemos cambiar el mundo, existen millones de mundos igual que existen millones de personas, alrededor nuestra esta nuestro mundo y en ese si podemos intervenir. No grandes metas, nada de pajaritos en la cabeza y mucho menos malgastar nuestro tiempo en batallas demagógicas, como dicen por aquí “a poquito a poco” o “piano piano” como dicen por allí. Sócrates decía que quien se dispone a efectuar grandes obras procede con lentitud y Beethoven confesaba que su genio se componía del 2% de talento y del 98% de perseverante aplicación, y ambos cambiaron su mundo. Igual que el 1% de quinientos no es lo mismo que el 1% de mil, yo a lo mejor no voy a poder llegar a donde tú llegas pero igualmente aquel nunca llegara a donde llego yo.  Hay quien dirá que es cuestión de principios pero yo creo que es más fácil aún, ya nos lo decía nuestra mama… “se bueno niñ@, se buenoooo..” y el que piense a estas alturas que hablo de dar una limosna que empiece de nuevo por el principio. Sí, en ocasiones veo injusticias,  ¿pero quién soy yo para cambiarlas?, terrible error compañer@, darle a cada uno lo que se merece (en el más amplio de los sentidos) no creo que sea jugar a ser Dios ni mucho menos, entre otras cosas porque no conozco a ese Dios, ni se le espera. ¿Sacar provecho de tu ayuda?, a nadie le amarga un dulce pero que ese dulce no sea la base de tu alimentación y además como ya sabemos, el dulce en exceso es malo je je. Esto no es una secta y yo no soy su líder pero si uno sólo de vosotros, a raíz de esto, reflexiona un poco y para bien, esa sera mi recompensa y no sera un dulce porque yo nunca lo sabré. Pero sí, en ocasiones veo injusticias.

6 comentarios

Archivado bajo Lino - Activo