Confianza

Por Sara

Soy tonta, lo reconozco. Vale que me cuesta mucho confiar en la gente, pero una vez que lo hago, me lanzo al vacío sin paracaídas arriesgando para darme el gran batacazo. Y claro, me hago daño, por no decir que me ‘hacen’ daño. La culpa la tengo yo por fiarme de quien no debo, ¿no?

Pues bien, hablas con una persona, hablas de un montón de cosas, pasáis mucho tiempo juntas, compartís momentos y, ¡peligro! compartís confidencias. Ella te cuenta cosas personales, y tú te ves con la suficiente libertad como para contarle tus problemas. Hasta que, un buen día, descubres que tus problemas han viajado más que tú. Y por supuesto, como suele ocurrir en estas ocasiones, todo llega distorsionado en forma de rumor.

Tras la decepción, viene el cabreo, la ira, las ganas de venganza y el cortar por lo sano. Y empiezo de cero, no me fío ni de mi propia sombra, camino sola, con pies de plomo, hasta que me vuelva a tropezar…

En ocasiones veo confianza tras la que se esconde una traición.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Q - Sara - Activo

7 Respuestas a “Confianza

  1. Está claro que hay que andar con pies de plomo por la vida aún a riesgo de parecer poco sociable, y no dar confianzas asi a las primeras de cambio.

    Un buen post.

    Besos.

  2. Precisamente porque hay personas que me han demostrado que son merecedoras de mi confianza, sé que tropezaré muchas veces en la piedra de depositar mi confianza en quien no la aprecie. Pero, vale la pena tropezar en el camino… es preferible hacerlo antes que quedarse parado por el miedo al dolor de los tropiezos.

    Excelente post. Besazos!! 😀

  3. En muchas ocasiones me he preguntado -cuando lo que relatas me ha sucedido a mí o a mi pareja- ¿Quizás el problema está en mí? ¿Quizás yo exijo demasiado?. Mi respuesta, al final, a pesar de la gran decepción -que las ha habido- es la misma. Pues no. Nosotros actuamos de cara, sin aparente mala fe. Decimos lo que pensamos -en la mayor parte de las veces-; en su totalidad cuando se nos pide esa opinión y nos brindamos sin que ese brindis suponga una hipoteca para nadie.
    La cuestión es que, a pesar de algunos “palos” nosotros no cambiaremos (aunque cierto es que eres un poco más cauto). Porque yo, prefiero ser feliz como soy (defectos muchos, pero alguna virtud -escondidita, eso sí- digo que quedará.
    Yo siempre prefiero fijarme en las personas en esa virtud escondidita.
    Un beso, ciudadana. Pocas letras escritas pero mucho sentimiento aportado. Gracias.

  4. Coincido con José Manuel y Sonvak. Por una parte creo que me pasará más veces por haber tenido realmente buenas experiencias con gente que merece la pena y eso te predispone a confiar.

    Por otra parte, cuando esa confianza es defraudada te preguntas dónde has fallado culpándote incialmente a ti mismo.

    Cada uno es de una forma y es difícil que le hagan cambiar…

  5. Gracias a todos, como hay comentarios en los dos posts, no borro ninguno jajaja. Hoy tengo doble protagonismo oleeee Besos!!

  6. El pan nuestro de cada día. A mi al contrario que los últimos comentarios me ha pasado más al revés, ha sido palo tras palo y ver que en muy pocas personas se puede confiar. No me siento para nada culpable ni torpe, sólo traicionado, pero lo justo, por una parte también te ayuda a ver con claridad y separar quien vale la pena y quien no. Eso sí, también me quedo con lo positivo y con los incondicionales en los que sí puedo confiar.

  7. La delgada línea que separa la confianza de la traición es casí imperceptible no te preocupes Sara. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s