Películas, actores y Hollywood

He crecido con el cine. Al igual que a otros, cuando eran niños, les contaban cuentos o les leían libros, a mí me contaban películas.  Mi madre, una gran cinéfila que pilló de estreno la mejor época del Star System de Hollywood, cuando es este país el cine, el fútbol, o la era, constituían las únicas alternativas de diversión posibles, me relataba, con gran precisión de detalles, todas aquellas películas con las que había pasado tardes de ensueño en la butaca de un cine. También vio a Di Stefano, pero a mí me aburre el fútbol y de la era, afortunadamente, no me ha contado nada.

Crecí, desde que tengo memoria, rodeado de los grandes aventureros y románticos de todas las épocas y mucho antes de que la televisión me los mostrara. Sentado en el suelo de la cocina escuchaba absorto, totalmente embelesado, mientras mi madre andaba trajinando entre cacharros,  como Errol Flynn robaba a los ricos para dárselo a los pobres en el Bosque de Sherwood, Johnny Weissmüller lanzaba su grito inimitable acudiendo en auxilio de Maureen O’Sullivan, raptada por algunos desaprensivos, o Vivien Leigh ponía a dios por testigo de su famoso juramento frente a Tara.

En aquella cocina, en aquel suelo, transcurrieron unas tardes inolvidables. Viví aventuras magníficas, convirtiéndome, por supuesto, en protagonista de todas ellas, pasé  ratos inquietantes y me tronché de risa, pues todos los géneros eran favoritos de esa mujer que, siempre presumiendo de mala memoria, podía emplear una tarde entera en contarte una película de noventa minutos. Cuando, tiempo después, la “echaban” en la televisión, no solo la había visto ya, sino que todos y cada una de las escenas, de los detalles, estaban perfectamente grabados en mi mente.

Es curioso, no conocí a Caperucita, ni a El Gato con Botas ni a los otros clásicos hasta bastante después, pero Taras Bulba, Rebeca, La costilla de Adán, Scaramouche, Casablanca, El terremoto de San Francisco, Murieron con las botas puestas, Solo ante el peligro, Beau Geste  y tantas y tantas otras fantásticas películas compusieron mis sueños de niño. Pirata, Espadachín, Pistolero, Aventurero, fueron vocaciones que alternaba según la película que tocara. Por supuesto, si moría heroicamente en la aventura, como a veces les ocurría a los buenos, pocas veces, yo quería un funeral vikingo, que molaba un montón. Lo sabía gracias a Gary Cooper en Beau Geste y a Kirk Douglas en Los Vikingos. Eso era lo más: mientras la chica te lloraba en la orilla, la barca con el cuerpo del héroe se alejaba y finalmente cientos de flechas ardientes la incendiaban, mientras la banda sonora alcanzaba su clímax. La leche, vamos.

En aquella época, y gracias a Hollywood, las cosas estaban muy claras y no había lugar a medias tintas. Los indios, los alemanes, los rusos y los japoneses, eran malos. Siempre. Bueno, menos Cochise (“Flecha Rota”) que era una rara excepción inexplicable. Los bárbaros, también malos. Y los romanos, pues dependía del color de la capa. Roja, malos; blanca, buenos. Estaba claro. Como aún no había llegado Sidney Poitier, los negros si no eran esclavos, o el mejor amigo del bueno, eran ladrones. Y los mejicanos siempre eran unos misérrimos labradores, vestidos de blanco, con el sucio sombrero de paja estrujado entre las manos y acojonados. Los buenos eran guapos y los malos, feos. La “chica” era preciosa y tenía cara angelical y la “mala” iba siempre súper peripuesta y muy pintarrajeada. Evidentemente de todo ello se podían sacar grandes enseñanzas morales, con las que nos alimentaban a todos.

Por supuesto, mi madre no sabía inglés. Y lógicamente los actores conservaban su nombre, pero castellanizado convenientemente. Todavía me suena raro oír “Clark Gueibol” en lugar del más original y genuino Clar G.a.b.l.e, o el  rarísimo Spencer Tracy en vez del normal Espencer Traci. Supongo que cuando los americanos se dieron cuenta de que estábamos en el mapa y vinieron a vendernos sus cursos de inglés, cambiaron el nombre de todos los actores: Antoni Kin, Yoni Beismuler, Kir Duglas, Tirone Pover y demás elenco, se rebautizaron a unos nombres impronunciables y anglosajones. Pero me gustaba más, me gusta más, oir la pronunciación original made in spain de la época. Parecían más nuestros.

Hay docenas de películas  que se me vienen, a borbotones, a la memoria. Casi todas en blanco y negro, que mi imaginación coloreaba en el más puro Technicolor ©. El cine, desde entonces, es uno de mis pasatiempos favoritos y pese a la mula, y los vecinos de butaca coñazos,  voy cuando puedo. Pero no es lo mismo. Algo le falta, que las películas que ya no me conmueven ni me hacen soñar como entonces. Será el suelo de la cocina, la mala memoria de mi madre, o la vívida imaginación del niño que fui. Será. Pero no es lo mismo.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Aspective_

10 Respuestas a “Películas, actores y Hollywood

  1. Te ha quedado muy de “Cuéntame” pero me ha gustado.

    Lo del funeral vikingo me ha dejado muerta..jajaja..nunca mejor dicho.

    Y mi madre es como la tuya, te cuenta las cosas en tiempo real..incluso los libros.

  2. Ayyyyyyyyyy… me has hecho suspirar. Te he imaginado en la cocina, con tu madre… una escena tan hogareña, tan bonita… y todas esas “pelis” que nombras, ayyyyyyyyyyyy… ¡¡qué tiempos aquellos!!.

    Es un post precioso. Besazos!!

  3. Gracias, Son. ¿Qué haría yo sin tí?

    Mira la otra que decir que me ha quedado muy Cuéntame….!!!

    Menos mal que tú no me fallas. Ainssss como te quiero.
    🙂
    Muchas gracias al segundo comentarista.
    jejejejejejeje

  4. A mi el post me gustó mucho: tiene un toque de nostalgia que es lo que le falta al cine barato (aunque caro) de hoy.
    Yo generalmente odio que me cuenten pelis, pero hay ciertas personas que las relatan tan bien que es casi más entretenido que verlas tú mismo. No las escucho en el piso de la cocina, pero supongo que me gusta porque prefiero el mundo ficticio de mi mente a la seca realidad, e incluso al mundo ficticio hollywoodense.

  5. Xinax

    De momento voy a aparcar el hecho de que me caes gordo, Mr Aspec.
    Lo hago para decirte que este post me ha gustado mucho.
    Independientemente de que parezca nostálgico, a mí me parece un regalo espectacular que te hizo tu madre, y del que nos haces partícipes. Sé que queda un poco gafapasta, pero gracias.
    Lo dicho, me ha gustado mucho.
    Después del paréntesis, sigues cayéndome muy mal 😛

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Caray!!, que suerte tuviste que te contaban las pelis.., viva la nostalgia.

    Un abrazo.

  8. Realmente hay como una sensación de que hoy en día todo está envenenado por el poderoso dinero, y que las películas no acaban de emocionarte como antes, de tocarte la fibra, de dejarte embobado pensando o con unas ganas locas de convertirse en el protagonista. Demasiadas superproducciones que simplemente cubren el expediente administrativo y muy poca promoción a aquellas que aspiran desde lo independiente a ocupar dicho lugar.
    Y ya que estamos hablando de cine que os parece si nombramos dos películas (da igual de que año) que hayamos visto últimamente como recomendación, Empiezo:

    – Beautiful girls
    – Leon El profesional

    Se nota que me tira y mucho Natalie Portman.

  9. Pues siguiendo con la idea de Sito, las últimas que he visto, porque me habían recomendado y que me han encantado han sido:

    – Once
    – El próximo año a la misma hora

    (una reciente y otra con unos cuantos añitos ya a la espalda). Me gustaron mucho.

  10. Entrañable texto, me ha encantado!!. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s