¿Vamos al cine?

Por fin habían conseguido encontrar un día para verse. Él quería una cita, ella algo menos comprometido, algo dónde si te ponías nerviosa nada más verle, y tenías la sensación de “mierda, me he vuelto a equivocar”, pudieras disimular, porque habría más cosas que hacer que mirarle a la cara.

Él quería pasar a buscarla pero ella no quiso. Había que minimizar el tiempo de roce, no fuera a ser que ya en el coche ella se hostilizara y la noche fuera de mal en peor. Quedaron directamente en el bar al lado de la puerta del cine.

–          ¿Tomamos una caña? – Propuso él.

–          Claro.- A ella le pareció una buena idea. Relajaría la tensión del encuentro, después de tantos años y tanto brujulear, mejor ahogar los nervios en un poquito de alcohol.

–          ¿ Me pides otra?- Tenía la boca seca.

Se les hizo un pelín tarde y mientras iban entrando al cine, él le confesó que no le gustaba nada  llegar cuando las luces de la sala ya estaban apagadas. Le molaba el ritual de buscar la butaca, acomodarse y esperar a que la proyección comenzara.

Según iba escuchándole, ella empezó a notar una desagradable presión en su vejiga, pero decidió obviar los síntomas. Tragarse dos cañas en 5 minutos no había sido buena idea, pero decirle que se pasaba por el forro el interés de él en el ritual del cine, iba a quedar borde incluso para ella.

Decidió que le acompañaría dentro  y una vez acomodados, se levantaría educadamente e iría al baño.

¡ Horror! ¿Cómo era posible? Sus entradas estaban situadas en el mismísimo centro de la fila, lo que viene siendo el puto medio de la sala. ¡Mierda! ¿No sabía él que siempre era mejor pasillo por si había que huir? Bueno, daba igual dónde estuvieran sentados, ella tenía que levantarse.

–          Perdóname un momento. Tengo que ir al baño.

–          NI de coña me dejes aquí solo. No tienes 5 años, te aguantas.

Lo dijo tan serio que ella no se atrevió a moverse. Confió en poder abstraerse con la peli y en que los años que llevaba controlando esfínteres le sirvieran para no montar el espectáculo en la sala.

Se acomodó como pudo, intentando no presionar su vejiga en exceso. Dejó el bolso en el suelo, se quitó el abrigo, se desabrochó disimuladamente el cinturón y miró fijamente la pantalla.

–          ¿Cuánto dura?

–          Más de dos horas.

El mundo se le vino encima. ¡DOS HORAS! ¡Mi reino por un pañal, o incluso una sonda…cualquier cosa por favor!

Cuando ya veía el final de su suplicio, la película acabó con esta escena y ella salió corriendo de la sala como alma que lleva el diablo.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo molinos

10 Respuestas a “¿Vamos al cine?

  1. jajajajajajajajaja… pues yo por mucho que él dijese que no, me iba al baño pitando leches, que lo primero es lo primero, je.

  2. Xinax

    seré breve, tengo que ir a miccionar: ME DESORINO CONTIGO

    Eres buena, chavala

  3. Él dijo que no. La sala estaba petada y ella creyó que podría aguantar.

  4. Creo que mejor, la próxima vez será mejor que no queden ¿eh? porque el planteamiento es constructivo:
    – Algo poco comprometido
    – Minimizar el roce
    – Fila de pasillo para salir corriendo

    ¿Que tal en lugar del cine, un telegrama?
    😉

    Finalmente la protagonista, tenía que No haberse podido aguantar. La cara de ambos sería un poema je jejeje.
    Y al que le tocase la butaca en la próxima sesión iba a creer que la pelicula era con “sensurround”
    cuando le subiese la humedad.

    Y, por cierto ¿a qué cines sueles ir? (por si acaso…)
    🙂
    Muy divertido el post

  5. jajajaja, desde luego la planificación ante la posibilidad de una cita catastrófica es más que real, es un ejercicio que hacemos todos, hombres y mujeres. lo que no entiendo es la reacción de él cuando le dice que va al baño, no me parece real, por lo menos a mi. si yo tengo una cita con una chica y me dice que tiene que ir al baño levanto a todo el cine si hace falta, pero nunca se me ocurriría prohibírselo por Dios!!!! jajajajaja, muy buena Moli!!!

  6. Yo me iría al baño sin duda alguna..

    Un post muy divertido, me ha gustado.

    Besos.

  7. Que se vaya a cagar, si me habla así lo dejo plantado ahí mismo!

    Mmm, aunque pensándolo mejor, tal vez por eso no tengo novio. Ja.
    Un beso, molinos!

  8. jajajaja..te aseguro que yo en el momento que dice él : ” Ni de coña” Me hubiese levantado y me hubiese ido…
    Me he reído mucho, por un momento pensé que estabas hablando de mí y de mis dos-tres últimos años….jajajajajajaja
    Un besazo gordo pa ti.

  9. Qué fácil los veis todo.

    No era tan sencillo levantarse.

  10. jajajajajaja, osea que eras tú Moli jajajaja, tenías que haberte ido, seguro jajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s