Una íntima conversación

La carta reposaba plácidamente sobre el alféizar de la ventana. No fue necesario extenderse mucho en su lectura pues, después de una necesaria pero breve introducción, lo descrito era absolutamente elocuente. En el fondo era conocedor de la intención de la misma, ya que muchas habían sido las jornadas sobre el mismo tema de conversación, pero aún así el sentimiento de rabia era superior al de la tristeza. De todas formas Julio avisó inmediatamente al notario, en cumplimiento del pacto acordado, y dio gracias a que el descubrimiento de la misiva lo hiciese conjuntamente con la enfermera jefe, pues ambos habían entrado a la habitación al mismo tiempo. A él, consecuencia de las secuelas del accidente, le era imposible realizarlo solo.

Faltaban pocos meses para que se cumpliesen diez años del accidente. Poco recordaba del mismo, dado el alto grado de alcohol que su cuerpo transportaba, salvo que lo fue a la vuelta de la celebración de su fiesta de graduación. La llamada al domicilio familiar, ya una vez en el hospital, tuvo una nueva respuesta trágica. Sus padres, asustados por la noticia, no dieron ninguna importancia al parte meteorológico y emprendieron una marcha, tan rauda como imprudente, hacia el origen de la llamada. Sus cuerpos y parte de su mente llegaron al mismo hospital horas más tarde.

En todos esos diez años, ambos ocuparon la misma habitación. Por su expreso deseo, salvo cuando era necesario para las labores de higiene u otras asistenciales, las camas se encontraban unidas como si del lecho conyugal se tratase. Las lesiones en el cerebro habían cercenado toda comunicación con el exterior, salvo la de emitir lágrimas por sus ya envejecidos ojos así como el movimiento lento y parsimonioso de dos de los dedos de una de las manos, en el caso de él, y solo uno, el meñique, en el de su esposa. Pero los médicos habían comprobado, en ambos casos, que eran capaces de escuchar y comprender todo lo que se les proponía. En consecuencia, eran lúcidos.

Por medio de un sofisticado sistema de pantallas los dedos hábiles manejaban una especie de “ratón” de ordenador por el que se comunicaban con Julio y los doctores. Julio pacientemente, y no por culpa del sistema, aguardaba el tiempo necesario para que los dedos de sus padres completasen las frases que daban paso a su única preocupación. Querían que su hijo, a pesar de las graves secuelas que seguían siendo evidentes para su visión, pudiese rehacer su vida sin que ellos fueran impedimento alguno. Para ello, con la disconformidad total de los doctores y las, al principio y durante mucho tiempo serias dudas de su hijo, era necesaria la aceptación de sus deseos. Todos los informes, incluso los de los galenos especialistas provenientes del extranjero, eran concordantes: la situación de ambos cónyuges era irreversible.

Los padres de Julio se preguntaban ¿por qué esperar más?. ¿Qué clase de vida era la que disfrutaban? Ellos se sentían muertos y querían romper con esa hipócrita mortalidad en vida. ¿Cuándo estaremos más muertos que ahora? Ahora, podemos hablar de la muerte en vida y nosotros, no ustedes doctores, -les suplicaban a ellos, en su continua alocución diaria- ustedes, si eso es posible, podrán hablar de la vida una vez muertos. Si acaso tienen alguna duda de que esto último, por irracional, sea posible, dejen que seamos nosotros los que lo experimentemos .¡Déjennos morir, por favor!.

El notario llegó y, junto a Julio y la enfermera jefe, corroboró la muerte de la pareja así como el contenido de la carta. La policía y el juez instructor no consiguieron pruebas definitivas de cómo se había llegado a ese último extremo. Julio, siempre acompañado de una silla de ruedas y otras asistencias complementarias, rehizo su vida. Nunca podrá expulsar de su corazón el ingrato recuerdo de su graduación pero, todos y cada uno de los días, en la misma pantalla y con el mismo “ratón” de ordenador que ellos usaron, tomándose el mismo tiempo que ellos se tomaban…….. entabla una íntima conversación con sus padres.

JOSE MANUEL BELTRAN

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo José Manuel Beltrán

11 Respuestas a “Una íntima conversación

  1. Estupendo relato.
    Es increible cómo nos relatas toda una historia en tan pocas líneas.
    Enhorabuena José Manuel.
    Un beso.

  2. Es un texto… precioso a pesar de lo triste.

    Tienes una forma de escribir que me recuerda a algún famoso escritor pero en este momento no sé decirte cúal. El caso es que es una forma de escribir cercana, que me involucra, que realmente me gusta y me engancha.

    Un beso!!

  3. José Manuel, del estilo no voy a decir nada. Ya hemos visto que eres un maestro que cada día se supera.
    El tema… es algo que me preocupa. Independientemente de la historia en sí, que para mi gusto tiene un final feliz, o mejor, lógico y apropiado, la eutanasia activa es algo que debería estar permitido y legislado. Es uno de mis miedos más recurrentes, el perder el control sobre tu propia vida y que las ideas, religiones y convicciones de los demás te obliguen a vivir en tu propia carcel corporal en contra de tu voluntad. Porque como bien dicen “¿que vida es esa?
    Creo que debería ser posible dejar un testamento vital, obligatorio de cumplir, con instrucciones sobre lo que deseas que se haga en situaciones como las que relatas.
    Es algo que puebla mis pesadillas desde hace mucho tiempo y de forma recurrente.

  4. Hola, mariposa. ¿Sabes?, te acorté el nombre pues tu efecto siempre está con nosotros.
    Después de lo difícil que me lo ponéis, al ser yo uno de los últimos, solo te puedo dar las gracias por gustarte la historia.
    Un beso, ciudadana.

  5. Querida Sonvak: No sabía yo que tenía un doble por ahí y que encima el famoso es él, por escribir jajaja .
    En serio, si le descubres dímelo. Te doy las gracias por esos sentimientos que tienes al leer mis relatos.

    A tí te ha aflorado la tristeza, pues la situación de los personajes induce a ella. Creo que se pueden sacar más sentimientos aunque, en realidad, me he centrado -a mi manera, claro- en el tema de la eutanasia. Y, es algo tan privado.
    Un besazo, ciudadana.

  6. Lo de la tristeza, es porque me imaginaba en tal situación, teniendo que ver ese final en mis padres, e inevitablemente es algo triste. Sin embargo, yo tb estoy a favor de la eutanasia… creo que uno tiene derecho a decidir poner fin a su vida.

  7. Querido Aspective: Gracias por tu incondicionalidad.
    Yo también creo, como tú, que la historia tiene un final feliz -y apostillas muy bien: lógico y apropiado-dentro del drama que debe suponer tomar una decisión sobre la eutanasia.

    Es obvio que al plantear el tema mi postura inicial es favorable y que debe ser legislada -de forma inmediata- para evitar que otros tomen decisiones que solo a uno conciernen. Admito todo tipo de posturas, amparadas en criterios religiosos o no, y las respeto. Pero mi no coincidencia con algunas no es óbice para que uno no pueda ejercer su propia libertad, incluso como estamos tratando, cuando a su propia vida se refiere. De ahí, para no efectuar manipulación del tema, la urgente necesidad de regulación.

    Gracias ciudadano, de verdad, por haber incidido tan bien en el tema central del relato. Es un placer colaborar con vosotros y no quería amargar el fin de semana de nadie ehhhh Así que, si queréis me cambiáis de dia jajaja

  8. yo también estoy a favor. El texto es magnífico. Relatas y transmites maravillosamente.

    Un abrazo.

  9. Pingback: Bitacoras.com

  10. Hola Gorio:
    Gracias por tus palabras que denotan que te ha gustado el texto de lo cual me alegro. Existen diferentes tipos de eutanasia, ninguna todavía reconocida al amparo de la ley en nuestro Estado, y espero que no tenga necesidad de recurrir a ella pero si llegara el caso, querría tener esa oportunidad ejercida libremente sin que tengan que decidir los demás.
    Un abrazo ciudadano.

    Bitácoras.com:
    No sé quién realiza esta entrada ni a qué obedece por lo que, nada más puedo decir. Aún así, gracias.

  11. Es un relato que engancha, toca, transmite; realmente muy bien escrito, y con un trasfondo actual que incita a pensar, a cuestionar, a problematizar. Ingredientes que, mezclados, hacen de un texto una experiencia increíble.
    Un beso, José Manuel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s