¿Quién se ha llevado mi magia?

¿Magia?

¿Dónde está la magia?

 Se miraba en el espejo y no se reconocía. ¿Quién es esa tía con la cara amarilla y el pelo de punta? ¿Soy yo? Imposible. Bueno, a lo mejor en esto consistía la magia, en cambiar completamente de aspecto. Ella había pensando que sería a mejor, rollo pelo sedoso, mejillas sonrosadas y ojos brillantes de la emoción, pero lo mismo era al revés y por eso se veía como si tuviera ictericia, con los ojos arrasados en lágrimas y el pelo de estropajo.

 “A mí me habían dicho que era un momento mágico. La gente me miente o yo no entiendo el concepto“.

 Volvió a la cama y se puso a recordar las últimas 24 horas.

 Se lo esperaban, claro, no era sorpresa. Se despertó con una molestia y pensó: “ vaya… lo mismo es esto”. Volvió a dormirse. Al rato otra vez, uy uy uy… sí que va a ser esto. Aguantó un par de horas antes de despertarle: cariño, creo que esto como retortijones deben ser contracciones. Él con su mentalidad cuadriculada, se desperezó y le dijo: ¿crees? ¿cada cuanto son? voy a por un cuaderno.

 Ella sabía que no iba a ser ni tan malo como en las pelis, en plan sudando como una cerda agarrada al cabecero de barrotes de la cama y con los ojos apunto de estrellarse contra el techo, ni tampoco una situación mística de comunicación con la naturaleza pero, en fin, esperaba algo más trascendente que unos retortijones.

 Pensó que lo mismo al llegar al hospital el tema se encarrilaba y le encontraba la “magia” al milagro de la vida.

 A las 5 de la mañana, él decidió que era buen momento, “no vamos a coger atasco” y se marcharon para el hospital. Como era vísperas de Navidad todo el personal de la clínica estaba de fiesta y al que le había tocado currar estaba de un humor curioso, un humor hostil para ser más exactos.

 – ¿A qué esperabas guapa? -le dijo la matrona- ¿a tenerlo en tu casa?

Pues mire, no tengo ni idea. Lo mismo le sorprende pero  ES MI PRIMER PARTO.

 Habían empezado mal, aquello no era mágico y el edema que había que ponerse luego tampoco parecía indicado para elevar el glamour del momento. Pensó, que lo mismo cuando estuviera en la sala de dilatación sola con él, se mirarían a los ojos, se darían cuenta de la trascendencia del momento y surgiría la magia de saberse próximos a la paternidad.

 Pero tampoco.

 Él entabló una curiosa conversación con el enfermero sobre el funcionamiento de los monitores fetales y los problemas de aparcamiento en la zona de la clínica. Ella sencillamente pensó que a lo mejor la magia de verdad era en el paritorio. Al cabo de una hora, él dijo: uy… son las casi las 8, me voy a ir a cambiar el coche de sitio que si no me van a poner una multa de la hora.”

 – ¿Te vas a ir a cambiar el coche AHORAAAAA?

Hombre, es que son 90 euros. Esto va para largo, voy, aparco y vuelvo. Ni te vas a enterar que me he ido.

 – Esto va para largo, esto va para largo… ¿TÚ QUE SABES????

 Por supuesto a los 3 minutos llegó el médico y dijo: vamos para adentro… ¿dónde está él?

 – Se ha ido a aparcar.

¿Cómo?

Da igual… vamos a ver si encuentro la magia del momento de una puñetera vez… que si me llegan a contar esto… valiente la hora en que me ponía a reproducirme.

 Nada más entrar se dio cuenta de que la gente mentía muchísimo. Allí, en el paritorio, no iba a haber magia de ninguna de las maneras. Una sala fría, en pelotas, en la postura más humillante que jamás te puedas imaginar y con gente entrando y saliendo comentando una fiesta de navidad:

 – ¿Qué tal? ¿A qué hora te has acostado?

– Pues hace nada… 2 horitas… Fulano acaba de llegar.

– ¿Se había terminado la barra libre?

 Ella decidió que lo mejor era dejarse llevar, el marido aparcando, el médico a lo suyo por los bajos, la gente comentando la jugada… no podía ser peor… pero una vez más se equivocaba.

 – Súbete encima de ella que está muy arriba y no sale.

¿ENCIMA DE QUIEN?

 Dos minutos después, le dijeron:

Es una niña.

Y acto seguido

No te preocupes guapa, que este médico cose que da gusto.

 Ahora, 24 horas después, mientras el  pequeño gollum gris dormía en la cuna y  él roncaba en la cama del acompañante pensó que lo de la magia se lo iba a tener que currar muchísimo.

Por molinos

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo molinos

7 Respuestas a “¿Quién se ha llevado mi magia?

  1. jajajajaaja muy buen post, me reí de lo lindo 😀
    Ojalá encuentre su magia!

  2. ja ja ja ja jaja
    Desde luego, este post podría estar calificado como anticonceptivo.
    Si lo leyeran en los colegios, creo que el índice de natalidad bajaría una barbaridad je je.
    Está fenomenal, de verdad. Una mirada realista pero sobre todo irónica sobre un tema que se suele envolver en algodones y nubes.
    Me he tronchado.

  3. Lo del coche es totalmente verdad.
    Con nuestra segunda hija se fue a comer un bocadillo, pero ahí ya iba yo preparada sin esperar magia.

    gracias a los dos.

  4. Bueno, yo con mi segundo -que no quería salir el condenado- y después de siete viajes en balde decidí, ya a la octava, y tras saludos de todo el personal sanitario cuando llegabamos (pues eramos veteranos, en lo que a visitas se refiere ¡claro!), decidí, digo, dejarla en buenas manos y antes que me la devolvieran otra vez -sin el condenado sin salir, irme a tomar un chocolate con churros.

    Muy bueno, Molinos, bien desarrollado y con mucha gracia.
    Un beso, ciudadana.

  5. jajajjajajajajajajajaja!!!!!

    Me he reído de lo lindo , me has hecho pasar un buen rato.

    Besos.

  6. jajajaja..Cuántas verdades en esas líneas, Molinos…jajajaja…
    Yo he estado allí y me he sentido reflejada perfectamente aunque reconozco de algo de magia sí que sentí cuando los ví por primera vez…Por lo demás lo has calcado y de un modo tremendamente divertido. 😉
    Un beso.

  7. Un post magnífico. Me gusta tu estilo, refrescante y lleno de humor.

    Con respecto a la situación… la mía no fue así (dicen que NI eso he podido hacerlo de una forma normal)… pero resulta tan creíble lo de que el marido se vaya a aparcar o comer un bocata mientras ella las pasa canutas…

    Besos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s