Nuestra poesía

Por: Daniela

Intenté acomodar por enésima vez los papeles que se amontonaban en mi escritorio de madera reciclada, pero no hubo caso. Hay cosas que, simplemente, se resisten a ser ordenadas. Como mis papeles; o, tal vez, los papeles en general –aunque los papeles de mi madre siempre parecen inhumanamente ordenados, tendría que preguntarle su técnica-.
— ¿Dani?
La voz suave me sacó de mi ensimismamiento. Levanté la cabeza y vi que quien me llamaba era la mismísima jefa, esa mujer morena y sensual con quien todos estaban fascinados. Yo la admiraba, claro. Sus comentarios siempre eran cálidos y motivadores; su escritura, osada; su administración, excelente.
— ¿Cómo vas?
Vacilé antes de contestar, y me puse a hacer tiempo, fingiendo ordenar –por enésima primera vez- los benditos papeles.
—Estoy bloqueada—confesé al fin, sin mirarla. Sentí que me sonrojaba, avergonzada. La mayoría de las veces no me sentía lo suficientemente buena para estar sentada en esa silla reclinable, en frente a mi escritorio de madera reciclada (expresamente pedido por mi). Bueno, para ser honesta, la mayoría de las veces, no me sentía lo suficientemente buena para estar en ningún lado; ser exigente conmigo misma parecía ser algo repugnantemente inherente a mi personalidad.
Pero fue casi una agradable sorpresa que la mujer se echara a reír con jovialidad.
—No te preocupes—logró articular, aún entre risas. —Con el nuevo formato del Blogguercedario, la presión se irá. Habrá más tiempo, más posibilidades, y sobre todo mejores ideas. Será interesante, ¿no crees?
—Supongo—murmuré, sin mucha convicción.
—Además—continuó, con los ojos brillantes—, la administración será mucho más liviana para Sito y para mi, y…

Pero yo ya no escuchaba: mi mente se había marchado lejos de allí. Había entrado en trance.
Me pasaba seguido. Mientras sostenía, por ejemplo, una conversación mundana con alguien, con cualquiera, de repente, me iba. Viajaba a la velocidad de la luz a un mundo paralelo, en donde nada existía y todo era posible, en donde todo era verdadero y lo falso solo estaba de los ojos para atrás; me iba a un mundo en donde nuestra poesía se hacía realidad, en donde los versos cobraban vida como serpientes coloridas e inofensivas, y llenaban de energía y de miedo, porque aunque parecían letales, no eran más que simples mortales, con esas ganas tremendas de estar bien, pero bien vivos, como todos los demás…

Los oídos me zumbaban y no escuchaba nada de lo que sucedía alrededor. Sin embargo, como una mosca que ve con la nuca, sabía que todo el mundo me miraba. No estaba segura si con asombro, extrañeza, risa o admiración, pero no me importaba, porque cuando entraba en trance nada podía distraerme hasta que terminara. Los dedos tecleaban como rayos cayendo dispares pero ágiles sobre un terreno imantado y magnético; a veces, adelantándose a las vagas órdenes del hemisferio izquierdo de mi pequeño infinito mundo. Una vez leí, creo que de Stephen King, que los escritores tienen cerebros en los dedos. Me parece curioso que…

— ¡Pero si ni siquiera has empezado la valija!
Acto reflejo, cerré la ventana del procesador de texto, y fingí que había estado navegando por Facebook. Mi madre, a mis espaldas, comenzó un exasperante discurso sobre la irresponsabilidad adolescente y sus temibles consecuencias, mientras yo rememoraba lo que había estado escribiendo. Cuando pareció hacer una pausa para respirar, intervine:
—Mamá, ¿te importa? Estaba haciendo algo, ya termino.
Ella me miró con ojos asesinos, y se marchó echando chispas. Suspiré, preguntándome si los padres de Shakespeare lo interrumpirían constantemente cuando el intentaba crear. Como si fuera fácil.
Los que se inclinan hacia la vida práctica, especialmente hoy con toda la basura tecnológica, tienden a pensar que uno puede encender y apagar la creatividad con un botón.
Pero no es así, y la experiencia en el Blogguercedario lo demuestra. Sí, la inspiración tiene disparadores; a veces, puede ser una frase, otras, un chicle pegado en el zapato. El arte es extraño, y la escritura es quizás el más extraño de los artes.
Volteé y miré con desgano la valija vacía, que debería ya estar al menos casi completa. Los viajes me excitaban, pero no los preparativos, al contrario de todo el mundo.
Volviendo la vista al ordenador, volví a cambiar de mundo.

Cuando puse el punto final, respiré hondo y miré alrededor. Allí estaban todos, apretujados en mi pequeña oficinita que olía a jazmines –aunque no hubiese ningún jazmín-, observándome con los labios apretados. Cuando me vieron terminar de trabajar, varios se fueron, apretando el paso, algo abochornados por haberme estado vigilando. Sonvak no se había movido. Tuve la ridícula idea de que ella también había entrado en trance.
—Es bastante confuso—observó Sara tras terminar de leer. — ¿En donde estás ahora? ¿Quiénes somos nosotros?
—No sé—admití.
—Somos el Blogguercedario—murmuró Gorio.
—Somos el Blogguercedario—afirmó Aspective, en voz más alta.
—Somos el lugar en que nuestra poesía se vuelve verdadera. En donde se vuelve tangible. Es un mundo en donde somos libres y también lo son los versos de serpiente que salen de nuestros labios y de nuestros dedos.
Nos miramos entre todos. ¿Quién había dicho eso? ¿Había sido yo? ¿Sara, Lino, Montse, o quizá Mosko o Cuauhtémoc? Lustorgan y Luissiana se miraron y se encogieron de hombros. Vi que Sonvak le echaba un rápido e inseguro vistazo a Sito, y sonreí para mis adentros.
Un lugar extraño, el Blogguercedario.

Próximo turno: N – Sonvak – Activo

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Daniela_

12 Respuestas a “Nuestra poesía

  1. Terminé mareada. Es que tengo sueño 😦

  2. N - Sonvak - Activo

    Pues la verdad… el texto me parece buenísimo (y no lo digo por la descripción que haces de la jefa, je)… Me ha gustado mucho. Tienes un estilo tremendo.

    Ah!! Y que lo pases genial en el viajecito. Besazos!!

  3. La próxima vez avisa y me pongo el cinturón de seguridad. Es como una montaña rusa.
    El texto, Daniela, como siempre, es excelente. Eres una maravillosa creadora y por favor, escribe siempre con sueño si el resultado van a ser composiciones así.
    Estoy de acuerdo contigo en que la jefa fascina pero da un poco de miedo. Impresiona ¿verdad? También comparto contigo esos viajes a mundos paralelos. Supongo que es consecuencia de una imaginación despierta y vívida que te trae y te lleva y finalmente ni sabes dónde estás ni distingues bien cual es el mundo físico. Iba a decir real, pero ambos son igual de reales.
    Me ha gustado mucho, mucho tu escrito.
    Un abrazo

  4. Eso. Y buen viaje y nos leemos a la vuelta….

  5. Joé, lo que estoy disfrutando, bravo Dani, hasta me emociono glups!!!

  6. Gracias =) Bueno, me declaro solemnemente en estado de vacaciones. ¿Como hago?

  7. Impresionante relato…imaginación a raudales… descripciones facinantes de situaciones inversosímiles, que se vuelven terrenales con el tic tac de tus teclas. Enhorabuena y feliz viaje.

  8. Las palabras de todos son muy amables 🙂 Creo que este texto fue uno de esos que escribes casi inconscientemente, y dices más de lo que quieres o de lo que crees que sientes. Porque así me encuentro a veces: totalmente mareada y confundida. La imaginación puede ser engañosa. ¿Es realmente esta mi vida? Si yo puedo darle vida a tantas personas con tantos detalles en mi mente, ¿no podré ser yo, tal vez, una simple imaginación de alguien más? Porque como dices, Aspective, los mundos son -o parecen- igualmente reales.

  9. R - Gorio - Activo

    Bueno…

    ¿Y qué digo yo ahora?, jeje.

    Pues que eres una escritora nata, y que seguro que vas a tener mucho éxito. Anímate a escribir una novela.

    Gracias por regalarnos un trocito de ti.

    Besos.

  10. jajaj gracias a ti Gorio, por esas cosas tan locas que dices 😉

  11. Daniela, poco o nada que te pueda decir no te han dicho antes, sin embargo, y aunque te pueda sonar a manido, el ejercicio de imaginación en este último relato de esta primera fase, me ha fascinado.

    Buen viaje, y a la vuelta nos leemos 😉

  12. Wao, primera vez que aparezco en una historia je, je, me a encantado y sobre todo tienes razón, aquí, en este lugar nuestros sueños, nuestras historias cobran vida. Espero que pronto estés de vuelta de tus vacaciones. Disfrutalas. Estaremos esperandote con la nueva étapa del blogguercedario Danielita.

    Saluditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s