¡¡Venga, Aspec, ponte a escribir!!

Por Aspective

–          Otra vez la perra esta dando órdenes –masculló Aspec entre dientes-

–          ¿Qué has dicho? -Le preguntó Sonvak, su jefa, volviendo sobre sus pasos-

–          Nada, que ahora vuelvo –respondió Aspec levantándose de la silla-

–          Quédate en tu sitio, y acaba de una vez tu texto –gritó Sonvak-

Sin contestar nada y volviéndole la espalda, Aspec agarró su vieja gabardina dejando que la voz que seguía llamándole se difuminara en su mente. Abandonó la redacción, y ya en la calle, cruzó la calzada, entró en el bar que estaba frente al portal y se dejó caer en unos de los taburetes altos que había frente a la barra.

–          Ponme una Castellana, en tubo, con dos hielos. Y no racanees como siempre –le espetó al camarero-

–          ¿Mal día? Le preguntó –inquirió este-

–          Mal siglo –respondió Aspec- No hay quien soporte este trabajo. Estoy hasta los cojones de la redacción, de los gilipollas que trabajan allí y especialmente de la hija de perra de la jefa, que se cree con derecho a esclavizarte por la miserable mierda que me pagan. Debe de pensar que es una modelo, siempre moviendo el culito, con esa falsa sonrisa que no cuela, y medio despechugada. A ver si se cree que porque te enseñe las tetas ya tienes que caer rendido a sus pies. Puta de mierda…

–          Tranquilo tío, que te veo muy alterado –le intentó tranquilizar el camarero-

–          Tomás, métete en tus asuntos que no está el horno para bollos. Ponme otra.

–          Te la has tomado de un trago. Te va a sentar mal…

–          ¡Que me pongas otra, coño! Y déjame en paz. ¿No estás aquí para servir? ¡Pues sirve y cállate!

Tomás optó por servir la segunda copa y retirarse prudentemente al otro extremo de la barra. Conocía al cliente hacía tiempo y sabía de su mal carácter. Si había decidido cogerla, lo mejor era no hablarle.

Aspec bebía y murmuraba, hablando solo, mientras daba vueltas al vaso atrapado entre las dos manos. De vez en cuando, gesticulaba con vehemencia y daba grandes tragos a su bebida.

–          Tomás, rellena esto que se me ha caído dentro –gritó al camarero- Y echa más hielo.

Mientras le servían la nueva bebida, Aspec se acercó a la máquina tragaperras que con su musiquita y brillantes luces, le estaba llamando desde que llegó. Echó varias monedas mientras golpeada los iluminados pulsadores. Sin suerte.

–          ¡Maldita máquina!  Gruñó enfurecido mientras la golpeaba con el puño.

–          ¡Eh, tío! Deja la máquina en paz que ella no tiene la culpa de nada –le gritaron desde la barra-

–          ¡Vete a tomar por culo! ¿y dónde está mi vaso?

–          Aquí tienes, tranquilízate hombre…

Después de una hora de quejas, improperios y gruñidos, y de echarse seis copas al coleto, Aspec inició, algo tambaleante el camino de regreso hacia el Bloggercedario. Logró subir las escaleras y, entrado, se dirigió hacia su sitio y se derrumbó sobre su silla. Al punto, tuvo a su lado a Sonvak, la jefa, a quien no podía tragar.

–          ¿Ya estás de vuelta? ¿Y otra vez borracho? Va a ser la última vez, ya no te soporto más. De esta te vas a la calle.

Aspec la miró. Intentó enfocar la vista sobre ella y sintiendo una ira que desde dentro le ardía y le subía hacia el cerebro se levantó y se echó sobre ella.

–          Perra malnacida, a mí nadie me va a echar. Estoy hasta los cojones de ti, de tus órdenes y de tu careto.

Sonvak comenzó a lanzar un grito de socorro mientras Aspec la agarraba y, trabados, cayeron ambos al suelo.

–          ¡Cállate maldita hija de puta! – chilló Aspec mientras con su mano le tapaba la boca. ¡Cállate de una vez, cállate de una vez…!

Dirigió la otra mano al cuello de ella y apoyándose con todo su peso presionó hasta que notó la relajación debajo de él.

Mientras, los demás componentes de la redacción se iban acercando corriendo al despacho que ocupaba Aspec.

–          ¿Qué pasa? ¿Qué ha sucedido?

Las voces se entremezclaban según se agolpaban en la puerta del despacho, horrorizados, sin atreverse a entrar, los demás trabajadores. Se escuchó un fuerte grito de fondo.

Aspec, sentado en el suelo al lado del cuerpo sin vida de Sonvak, respondió con una sonrisa

–          Nada. Que esta ya no me vuelve a gritar.

 

Próximo turno:  P – Montse – Activo

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Aspective_

10 Respuestas a “¡¡Venga, Aspec, ponte a escribir!!

  1. JAJAJJAJAJAJAJAJAJJA NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

    JAJAJAJJAJ MUY BUENO ASPECTIVE !!!
    EL BROCHE DE ORO PARA EL CIERRE DEL BLOGGUERCEDARIO 1.0 😉

  2. Es que no me gusta que me manden….
    Ja ja ja ja
    Pero que conste que solo atañe a la jefa, que la escritora del mismo nombre siguen incólume.

  3. Ños!!! Cómo se las gasta aquí el personal!!! Cómo para rechistar!!!!!!!!

    Vamos de broches y a cuál mejor!!!!

    Y yo con la caballería rusticana en mi cabeza… cawennn…. 😦

  4. Ainsssss, se me escapó sin decirte Aspec, que buenísimo tu colofón en esta primera etapa 😉

  5. ¡¡¡¡JODEEEER!!!! ¡viva la libertad de expresión! je je… por momentos me ha parecido ver a Tarantino y Almodovar juntos, en el banco de un parque con un portatil, discutiendo para ver quién escribía mas párrafos de tu entrada ja ja. Saludos

  6. Cualquiera le da una orden a éste… jajajaja. me ha encantado!! Menos mal que mi redacción es más ‘normal’, que si no…
    Un beso!

  7. Si solo fue un arrebato, jooo
    Es que con dos copas y un cabreo hay gente que es terrible…
    Gracias a todos

  8. N - Sonvak - Activo

    Ejem…!! qué haya órden por favor!!

    Estimado D. Aspective, pásese por mi oficina en breve. Tenemos que hablar seriamente ud. y yo.

  9. ¡¡A sus órdenes, jefa!!

  10. Uy esto se pone cada vez mejor. Me ha parecido sensacional tu entrada aunque un poco mandada eh. Me refiero a que tu jefa pudo haber tenido un castigo un poquito mas sufrible que morir a manos de su empleado y ahorcada. La hubieras podido matar de mil maneras.

    Saluditos jeje excelente, fantasticoooo.

    AUPA EL BLOGGUERCEDARIO JEJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s